Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Herpes oculares: síntomas principales

Los herpes oculares son una enfermedad visual provocada por un virus que se instala alrededor de las zonas nerviosas del ojo.

Habitualmente se cree que su irrupción en dicha zona es repentina. Sin embargo, en realidad están presentes durante mucho tiempo antes de manifestarse y solo cuando nuestro sistema inmunológico está debilitado lo hacen por causas como el estrés, la falta de sueño o algunas enfermedades.

En esos casos, los virus se multiplican y se diseminan por la zona visual, generando molestias notables y una significativa reducción de la capacidad visual.

Por lo tanto, el herpes ocular es una enfermedad vírica cuyos signos se manifiestan en los ojos y que afecta a una gran cantidad de personas, normalmente adultas, y es contagiosa, tanto por contacto físico como por la saliva.

New Call-to-action

¿Quién puede sufrir herpes oculares?

El más conocido de los herpes oculares es el herpes simplex HSV o de tipo 1, el cual afecta principalmente a los ojos y a algunas zonas de la cara.

Cualquier persona, incluidos los recién nacidos, está expuesta a sufrir herpes oculares. Solo hace falta que el virus se multiplique en la zona visual (o sus alrededores) para que la enfermedad como tal se desarrolle.

Casi todos hemos estado expuestos alguna vez a este tipo de herpes visuales, aunque eso no significa que se hayan activado. Si se cuenta con un sistema inmunológico fuerte y sano, lo más probable es que el cuerpo haya sabido hacer frente a la enfermedad antes de que esta muestre síntomas visibles.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que algunas personas que han sufrido este problema en algún momento de su vida tienden a recaer con bastante frecuencia. Es decir, el virus se reactiva y vuelve a multiplicarse por la zona ocular causando el mismo efecto que las veces anteriores. De ahí, por supuesto, la importancia de contar con un sistema inmunológico en buenas condiciones, así como saber identificar los herpes oculares en cuanto se presenten los primeros síntomas.

Casi todas las personas somos portadores del virus que provoca los síntomas del herpes ocular y la mayoría de ocasiones es asintómático. El problema es que, en ocasiones, este tipo de virus se multiplica en exceso por estrés, falta de sueño y determinadas enfermedades, provocando molestias y problemas visuales.

Mujer abriéndose un ojo

Herpes oculares: síntomas para detectarlos

Como dijimos antes, la gravedad de los herpes visuales dependerá del tipo de defensas que tenga nuestro organismo. De ahí que, por ejemplo, los síntomas sean mucho más notorios en personas mayores de 50 años que en adolescentes. 

Dichos síntomas se pueden resumir de la siguiente manera:

  • Dolor ardiente alrededor de los ojos, continuo y palpitante, y, en los casos más graves, acompañado de fuertes punzadas.
  • Inflamación de los párpados o irritación y sarpullido de los mismos.
  • Cuando el virus se extiende a la córnea, lo más habitual es que esta capa se inflame, presente nubosidad o, incluso, desarrolle cicatrices. En estos casos, se pueden producir, incluso, perforaciones en la córnea.Si la superficie del ojo resulta afectada, la zona ocular tiende a adquirir un color rojo, hay lagrimeo constante e hipersensibilidad a la luz.
  • Cefaleas y sensación de tener un objeto o algo molesto dentro del ojo.
  • Si el virus llega a la retina, provoca una inmediata disminución de la visión.
  • Enrojecimiento del ojo.
  • Fotofobia.
  • Sensación de cuerpo extraño.
  • Lagrimeo excesivo y constante.

De todas formas, el diagnóstico definitivo de un herpes ocular lo debe realizar siempre un especialista basándose en: los síntomas explicados por el paciente, su historial clínico y un examen ocular.

 

¿Puede ser peligroso tener un herpes ocular?

Aunque la gran mayoría de episodios de herpes en el ojo desaparecen a los pocos días de forma, sin más problemas ni secuelas de ningún tipo, en un porcentaje pequeños d casos puede provocar infecciones. Por este motivo, un herpes visual puede llegar a provocar afecciones visuales importantes, como cicatrices en la córnea e incluso algun tipo de pérdida de visión.

¿Es fácil diagnosticar los herpes visuales?

El diagnóstico de los herpes visuales únicamente lo puede realizar el oftalmólogo tras la detección de los síntomas Un examen ocular en profundidad en la consulta y la revisión del historial clínico del paciente es lo que permitirá afirmar o descartar el diagnóstico. Es fundamental evitar intentar autodiagnosticarse este tipo de enfermedades, ya que requerirán tratamiento específico que solo un profesional médico puede prescribir. De ahí, la importancia de acudir a la clínica ante los primeros síntomas. 

La lesión clásica del virus que causa los herpes oculares se sitúa en la córnea, que es la superficie transparente del ojo que tiene forma de cúpula. Sin embargo, cuando es más profunda puede afectar a otros órganos oculares y solo puede ser detectada con otros instrumentos empleados por el profesional, por ejemplo los oftalmoscopios directos.

Tratamiento de los herpes oculares

El  tratamiento más habitual para los herpes oculares son los medicamentos antivirales que deben ser recetados por nuestro oftalmólogo. Si el virus afecta la córnea, lo más probable es que debamos usar gotas con corticosteroides. 

Además, hay que tener en cuenta que si la infección no remite, esta podría llegar a evolucionar hasta convertirse en una queratitis herpética, lo que podría causar daños permanentes en la visión del paciente. Debido a esto, es imprescindible acudir a la consulta para que el oftalmólogo pueda llevar a cabo un diagnóstico adecuado y prescribir el tratamiento preciso en cada caso. 

New Call-to-action

Fuentes:

Medigraphic – Herpes Zoster Oftálmico. Presentación de un caso

Cornea: The Journal of Cornea and External Disease – Herpes Zoster Virux. Epidemiology and Ocular Importance

Science Direct – The ocular manifestations of herpes zoster, varicella, infectious mononucleosis, and cytomegalovirus disease

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario