Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Nevus ocular: ¿es grave?

Un nevus ocular es un lunar en los ojos de carácter benigno. Así, al igual que ocurre en la piel donde abundan los lunares, también en el frontal del ojo, alrededor del iris o debajo de la retina (en la zona posterior) podemos encontrar algo semejante: el nevus ocular.

La mayoría de ellos son de nacimiento, pero un pequeño porcentaje aparece más tarde, normalmente antes de que la persona cumpla la veintena. También es posible que sigan desarrollándose hacia la mitad de la vida.

Ciertas razas, como la caucásica, son más propensas a presentar nevus oculares.

New Call-to-action

¿Qué es exactamente un nevus ocular?

No son más que agrupaciones de células llamadas melanocitos que son las responsables de producir el pigmento que hallamos en la piel, el cabello y los ojos.

Normalmente los melanocitos se distribuyen de manera uniforme, pero en ocasiones se agrupan y crean un nevus ocular.

Niño revisándose la vista en el oftalmólogo

¿Qué hacemos ante un nevus ocular?

Sin embargo, como sucede con los lunares, debemos vigilarlos con cierta regularidad para asegurarnos de que no hay cambios y evitar que se conviertan en melanomas. Aunque esto no es muy común y ocurre en un porcentaje muy pequeño de casos. Conviene recordar que el melanoma es un tipo de cáncer de gran agresividad pues presenta células volátiles que pueden esparcirse por el resto de órganos.

Por lo tanto, un nevus ocular requiere control oftalmológico con una frecuencia anual. Para ello, el médico documentará cualquier cambio con fotografías tomadas en los diferentes exámenes. Si se observan cambios entre ellas, serán precisos exámenes adicionales.

¿El melanoma en el ojo presenta síntomas?

Además de esos controles periódicos en el ojo, las alarmas pueden saltarnos ante alguno de los siguientes síntomas:

  • Ojos saltones.
  • Visión deficiente en el ojo en cuestión.
  • Cambio del color del iris.
  • Enrojecimiento y dolor en el ojo.
  • Pequeños defectos en el iris o la conjuntiva.

En raras ocasiones el lunar desprende líquido o los vasos sanguíneos que rodean el ojo crecen de forma anormal, pudiendo derivar en un desprendimiento de retina.

¿Cuál es el tratamiento?

Normalmente el nevus ocular resulta inofensivo y no experimenta cambios, pero si evoluciona hasta melanoma, sería preciso tratarlo. Lo cierto es que existen dos tratamientos posibles:

  • Radiación. La más común es la radioterapia de placa cuyo objetivo es atrofiar el tumor y evitar que crezca a través la radiación que emite esta placa.
  • Cirugía. Es otra de las opciones terapéuticas posibles. En el caso de que el tumor sea pequeño, se suele extirpar tanto el tumor como una parte del tejido sano circundante. Si es más grande y resulta doloroso, la cirugía puede contemplar una extirpación completa del ojo (enucleación) y su reemplazo por una prótesis.

En cualquier caso, lo más aconsejable es que el paciente acuda al oftalmólogo de una manera regular y permanezca atento a cualquier cambio en el aspecto o tamaño del nevus.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario