Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Nevus: tratamiento más eficaz

Un nevus ocular es la denominación técnica de la aparición de un lunar en el ojo, semejante a los que nos salen en la piel. Casi siempre son benignos y únicamente requieren tratamiento en los infrecuentes casos en que evolucionan hasta convertirse en un problema mayor .

Son agrupaciones de células llamadas melanocitos, que son las responsables de producir el pigmento que hallamos en la piel, el cabello y los ojos. Lo normal es que los melanocitos se distribuyan de manera uniforme, pero a veces se agrupan y crean un nevus ocular.

New Call-to-action

Características del nevus ocular

  • La mayoría de nevus son de nacimiento y los que salen más tarde suelen aparecer antes de los 20 años.
  • Se suelen ubicar en dos partes del ojo: alrededor del iris (es decir, en la parte frontal del ojo) o debajo de la retina.
  • La inmensa mayoría son de carácter benigno. Aunque tienen que controlarse, ya que existe la probabilidad (aunque muy baja) de que pueden transformarse en melanomas. Este tipo de cáncer es muy poco frecuente, pero muy grave y agresivo,  pudiendo llegar a diseminarse a otras partes. Su comportamiento puede ser similar al de los lunares de la piel.

¿Qué hacer ante un nevus ocular?

Como sucede con los lunares, si detectamos un nevus ocular lo primero que tenemos que hacer es acudir a un oftalmólogo para que lo controle con regularidad (normalmente la frecuencia es anual). El médico se encarga de vigilar que no se produzcan cambios de tamaño o de color, que podrían hacer sospechar que se trata de un melanoma.

Primer plano de un ojo con un reflejo

Asimismo, la visita con el especialista debes ser inmediata en estos casos:

  • Nosotros mismos detectamos cambios en el lunar, ya sea de color, tamaño o forma. Debemos actuar igual que con los lunares de la piel.
  • De repente notamos una visión deficiente en el ojo afectado por el lunar.
  • Percibimos cambios en el color del iris.
  • Notamos un súbito enrojecimiento o dolor en el ojo.
  • Presencia de pequeños defectos en el iris o la conjuntiva.

Aunque es muy infrecuente, puede ocurrir que el lunar desprenda líquido o los vasos sanguíneos que rodean el ojo crezcan de forma anormal, pudiendo derivar en un desprendimiento de retina. Obviamente, estas circunstancias requieren atención médica inmediata, ya que pueden provocar daños irreparables en la visión.

¿Cuál es el tratamiento más eficaz

Normalmente el nevus ocular resulta inofensivo y no experimenta cambios, aunque si  evoluciona hasta melanoma, sí que es preciso tratarlo. Para estos casos existen dos tratamientos posibles:

  • Radiación. La más común es la radioterapia de placa con el objetivo es atrofiar el tumor y evitar que crezca a través la radiación que emite esta placa.
  • Cirugía. Es otra opción terapéutica. En el caso de que el tumor sea pequeño se suele extirpar tanto el tumor como una parte del tejido sano circundante. Si es más grande y resulta doloroso, la cirugía puede contemplar una extirpación completa del ojo (enucleación) y su reemplazo por una prótesis.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario