Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Prueba de daltonismo: sal de dudas sobre si eres capaz de distinguir bien los colores

¿Qué es el daltonismo?

El daltonismo es una afección de la vista caracterizada por la dificultad, en mayor o  menor grado, para distinguir correctamente los colores. Lo más frecuente es que la persona daltónica no pueda distinguir los verdes de  los rojos, llegando a confundirlos, aunque también puede tener problemas con los azules y otros colores. Para saber si tenemos este problema y cuál es su grado de afectación, podemos realizar una prueba de daltonismo.

New Call-to-action

¿Por qué se produce este problema?

El daltonismo tiene lugar por la ausencia o mal funcionamiento de los conos, que junto a los bastones son los dos tipos de células existentes en la retina. Los bastones se encargan de detectar la luz, mientras que los conos son las células encargadas de detectar los colores y están concentrados en el centro de la retina .

Existen tres tipos de conos en función de si detectan el color rojo, el verde o el azul, puesto que el resto de colores se produce por una combinación de estos tres, que son los básicos. Los conos envían la información sobre los colores al cerebro y este se encarga de procesarlos y distinguirlos. La ausencia o mal funcionamiento de estos conos es lo que produce el daltonismo.

Gafas negras enfocando una ciudad

Tipos de daltonismo

Existen diferentes grados de daltonismo: el daltonismo grave se da cuando los tres tipos de conos están dañados, mientras que en las tipologías más leves solamente es uno de los conos el que no funciona bien, por lo que la persona es incapaz de distinguir adecuadamente algún color básico (el rojo, el verde o el azul), o lo hace de una forma deficiente.

Aunque se podría decir que ningún daltónico ve exactamente igual que otro, una clasificación bastante aceptada de los casos de daltonismo es la siguiente:

  • Dicromatismo. Las personas que presentan este tipo de daltonismo tienen sólo dos tipos de conos, por lo que al faltar uno de los tipos celulares, el otro se encargará de recoger los estímulos que corresponderían al primero. De esta forma, presentan dificultad para establecer la diferencia entre el rojo y el verde o entre el azul y el amarillo.
  • Tricromatismo anómalo. Otra de las formas de daltonismo que tiene efectos similares, aunque más leves. En este caso el individuo presenta los tres tipos de conos, pero existe alguna deficiencia en los mismos que impide un funcionamiento totalmente normal.
  • La forma más extrema de daltonismo, afortunadamente muy poco frecuente, es la acromatopsia, afección que provoca que la persona no sea capaz de distinguir ni un solo color, percibiendo el mundo en distintas tonalidades de grises.

Prueba daltonismo, un test para identificarlo

La prueba de daltonismo más utilizada y más rápida se conoce como Cartas de Ishihara y consiste en una serie de tarjetas (concretamente, 38 láminas) con círculos configurados con puntos de colores diversos. Esta prueba, ideada por el Dr. Shinobu Ishihara, fue utilizada por primera vez en 1917.

Al mirar dichas cartas, las personas sin daltonismo (personas con visión normal) son capaces de identificar sin problemas un dibujo, texto o número en su interior, mientras que los daltónicos no son capaces de distinguirlos o presentan muchas dificultades para lograrlo.

Veamos un ejemplo:

Prueba de daltonismo

Al mirar este círculo, una persona no afectada por daltonismo será capaz de distinguir el número 6 en su interior.

Por contra, los resultados para una persona con daltonismo serán que no verá el número.

Cómo detectar el daltonismo en niños

Detectar si un niño sufre daltonismo es importante para mejorar y garantizar su proceso de aprendizaje y formación. Existen pruebas para daltónicos y signos que marcan la conducta que pueden indicar que el pequeño tiene algún problema para identificar los colores:

  • Realizar pruebas en las que se pide a los niños elaborar dibujos con peticiones específicas o a participar en juegos en los que se les pida distinguir los tonos de forma amena y didáctica.
  • Fijarnos en cuáles son los colores que usa en cada caso para retratar en sus dibujos o deberes los objetos de la realidad. La repetición de los mismos colores o las confusiones, por ejemplo pintar un mar rosa o un sol verde, puede ser indicativo de  un posible daltonismo
  • Sin tenemos sospechas, acudir al oftalmólogo para que le practique a los pequeños un test de daltonismo como el test de Ishihara. También se les pueden someter al test de matices de Farnsworth-Munsell 100,  un test para personas daltónicas que detecta los distintos tipos de ceguera hacia los colores entre 15 grupos cromáticos diferentes. Esta última prueba ofrece un análisis más detallado de la ceguera al color que tiene el paciente con daltonismo y permite evaluar la capacidad de una persona para percibir los colores con precisión.
  • El daltonismo puede tener un origen hereditario, ya que como hemos dicho la base  del problema es una alteración de los genes encargados de producir los pigmentos de los conos de los ojos. Este defecto es hereditario y afecta a un gen recesivo ligado al cromosoma X. Por lo tanto si los padres, abuelos o hermanos sufren daltonismo, hay una mayor probabilidad de que el niño también lo sea.

Niña haciendo un test de daltonismo

Un problema menor en la mayoría de los casos

El daltonismo afecta, en mayor o menor grado, a un porcentaje significativo de la población masculina (aproximadamente un 10%), mientras que en las mujeres dicho porcentaje se reduce muchísimo (menos de un 1%).

Su origen es genético y, aunque no tiene curación efectiva (aunque existen unas gafas especiales que ayudan a las personas afectadas a distinguir mejor los colores), lo cierto es que para la mayoría de personas esta condición no les supone un problema real en su día a día. Es más, muchos afectados de daltonismo ni siquiera son conscientes de ello hasta que no acuden al especialista en oftalmología por otro problema.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario