Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Queratitis herpética: síntomas, causas y posibles tratamientos

Aunque las infecciones del virus herpes suelen estar asociadas a la piel y los labios, en algunos casos, también pueden afectar al ojo. Es en estas situaciones cuando se habla de queratitis herpética, una infección del virus herpes que afecta al ojo y que, si no se trata correctamente, puede dañar gravemente el órgano y la propia visión del paciente. 

New Call-to-action

¿Qué es la queratitis herpética?

La queratitis herpética es la infección del virus herpes que tiene lugar en el ojo. Por lo general, esta infección se produce a partir del virus herpes I (el mismo que suele afectar a la cara, y en especial a los labios). Del mismo modo que este virus puede afectar a las células de la piel, también puede hacerlo a las células del ojo. De hecho, las zonas más comunes donde suele afectar al ojo son los párpados y la conjuntiva (la capa protectora exterior del ojo).

Ojo marrón con mancha roja

Síntomas de la queratitis herpética

En el caso de una infección primaria, la queratitis herpética suele manifestarse de forma muy similar a una conjuntivitis común. Sin embargo, una vez que esta primera infección remite, el virus no desaparece del organismo, sino que permanece en las células infectadas en forma latente. A partir de ahí, es cuando puede reaparecer en forma de nuevos episodios, que suelen ser más peligrosos para el ojo debido a que pueden dejar cicatriz en la zona de la conjuntiva y la córnea, y afectar a la visión del paciente. En estos casos, los síntomas más comunes son enrojecimiento, lagrimeo abundante, sensación de picor y de tener un cuerpo extraño en el ojo, así como fotofobia o molestias ante el exceso de luz o ante luz muy brillante. 

Causas de la queratitis herpética

Como se ha comentado, la causa de la queratitis herpética es la infección del virus herpes en la zona del ojo. Por ello, para que pueda darse la enfermedad, es necesario estar en contacto con el virus. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el virus del herpes es uno de los más comunes y, de hecho, aproximadamente el 90% de la población está en contacto con él a lo largo de su vida, lo que implica que ese mismo porcentaje tendrá en su organismo el virus de forma permanente, aunque esté en modo latente y no se reactive nada más que en situaciones concretas (bajada de las defensas, exposición a la radiación solar, una lesión en la zona, etc.). 

Sin embargo, hay que tener también en cuenta que estar en contacto con el virus del herpes no implica desarrollar queratitis herpética, ya que esta enfermedad solo se padecerá en el momento en el que el virus infecte el área del ojo. En consecuencia, se puede tener el virus latente (en otra parte del cuerpo), y no desarrollar la enfermedad en toda la vida. 

Debido a esto, es fundamental extremar las precauciones ante un brote o erupción del virus herpes para evitar el contagio con la zona de los ojos. Es decir, cuando se sufra un brote de herpes, por ejemplo en los labios, es fundamental evitar que exista un contagio de esta zona a la zona de los ojos, por ejemplo, tocando previamente la zona infectada con los dedos y después tocarse los ojos o la zona de alrededor. 

Cuándo acudir al médico y posibles tratamientos

Como se ha comentado, la queratitis herpética, tanto en su primera infección como en otras posteriores, puede confundirse fácilmente con una conjuntivitis común. Sin embargo, los daños que puede causar en el ojo (especialmente en los brotes posteriores a la primera infección) son mucho mayores, ya que puede producir tejido cicatrizante que afecte a la visión del paciente. Debido a esto, es fundamental acudir al médico en cuanto se tengan los síntomas comunes asociados a una conjuntivitis o queratitis herpética, ya que será el oftalmólogo quien determinará la causa de los síntomas y, a continuación, prescribirá el tratamiento más recomendable en cada situación.

En el caso de que finalmente se diagnostique una queratitis herpética, el tratamiento más habitual será la utilización de medicamentos de tipo antiviral. Estos medicamentos se podrán aplicar por diferentes vías, aunque lo más común será que se conviene el uso de un colirio con principios activos antivirales con medicamentos de aplicación oral. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que siempre deberá ser el médico correspondiente quien recete y prescriba el tratamiento adecuado en cada caso, por lo que resulta fundamental acudir a consulta rápidamente para iniciarlo lo antes posible. 

Fuentes:

Academia Americana de Oftalmología – ¿Qué es la queratitis herpética?

MSD Manuals – Queratitis herpética

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario