Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Sangre en el ojo: ¿cómo actuar?

Uno de los problemas más llamativos que podemos sufrir en los ojos son los derrames, que se manifiestan como sangre en el ojo. Estos episodios suelen provocar mucho nerviosismo y preocupación debido, principalmente, a lo impactante de ver una parte del ojo que, hasta hace unas horas, era blanca, de color rojo. Sin embargo, a pesar de lo vistoso de estos episodios, la buena noticia es que la sangre en el ojo no suele requerir tratamientos específicos y suele curarse por sí sola.

New Call-to-action

Posibles situaciones en las que aparece sangre en el ojo

Lo primero que hay que tener en cuenta es que hay partes del ojo, al igual que el resto de órganos de nuestro cuerpo, están llenas de capilares que se ocupan de hacer llegar el oxígeno y demás nutrientes a las células que las conforman. De hecho, del mismo modo que pueden surgir hematomas en otras partes del cuerpo, pueden surgir también en los ojos, en concreto en la conjuntiva. La conjuntiva es una membrana transparente que cubre gran parte del ojo y que se ocupa de mantenerlo hidratado y protegido. En ocasiones, cuando algún capilar de esta membrana se rompe, puede producir un derrame, lo que se manifiesta como sangre en el ojo.

Estas roturas, a pesar de lo impactante de su aspecto, suelen ser inofensivas y no requieren de ningún tratamiento especial. Por el contrario, la sangre será reabsorbida por el propio cuerpo en un plazo que puede ir desde los tres días a las dos semanas. Así mismo, también es importante matizar que, después de las primeras horas de la aparición de la sangre en el ojo, es habitual que el derrame aumente de tamaño. Pasado ese tiempo, lo normal es que se estabilice y que, a partir de ese momento, se inicie el proceso de reabsorción natural.

Las causas que pueden llevar a que se produzca un derrame en el ojo son variadas. Pueden ir desde algo tan simple como toser o estornudar con fuerza, a estar motivadas por la toma de medicamentos anticoagulantes o debido a la hipertensión.

Ojo azul con un derrame

La mayoría de las veces, la presencia de sangre en el ojo no requerirá de la atención del médico. De hecho, se trata de una dolencia que se curará por sí sola de forma natural sin que sea necesaria la ingesta de ningún medicamento específico. No obstante, si observásemos que la presencia de sangre en el ojo dura más tiempo de lo normal (aproximadamente más de dos semanas), o si sintiéramos dolor en el ojo, sí que se recomienda acudir al especialista para que pueda llevar a cabo una exploración y descartar otros posibles trastornos. Otra situación en la que se recomienda acudir al médico es cuando estos derrames se repiten de forma muy ocasional, lo que podría ser un síntoma de sufrir hipertensión no diagnosticada o no tratada adecuadamente.

Así mismo, también hay que tener en cuenta que, cuando se sufre un derrame en el ojo,  suele ser habitual sentir molestias. Estas molestias se producen como consecuencia del roce del párpado con la zona afectada. Sin embargo, no se debe confundir con dolor, sino, simplemente, con molestia al notar un cuerpo extraño en la zona ocular. En estos casos, el uso de lágrimas artificiales para mejorar la lubricación de la conjuntiva suele ser suficiente como para evitar dichas molestias.

Diagnóstico y tratamiento

En el caso de que finalmente acudamos al oftalmólogo por la presencia de sangre en el ojo, el especialista llevará a cabo la exploración pertinente para descartar otras dolencias o de mayor gravedad. Según el resultado, el médico determinará un diagnóstico y el tratamiento más adecuado en cada caso.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario