Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Para qué sirve una angiografía ocular?

En este artículo explicaremos de forma detallada qué es y para qué sirve una angiografía ocular, una prueba diagnóstica que estudia la vascularización de la retina y de las áreas adyacentes del ojo.


↓ Descarga la 

Angiografía ocular, ¿qué es?

La angiografía ocular es un procedimiento diagnóstico que sirve para estudiar el sistema vascular de la retina y la coroides. El sistema vascular del interior del ojo está compuesto por venas y arterias y no puede ser observado y valorado por el oftalmólogo a simple vista. La principal arteria de la retina accede a ella a través de una zona llamada papila, situada en la parte posterior del globo ocular. Una vez en la retina, esta arteria se divide en dos ramas, la nasal, que es la mitad que se ramifica en dirección a la nariz, y la temporal, que crece en sentido opuesto. Cada una de estas arterias están acompañadas de sus correspondientes venas.

En la actualidad, existen dos tipos de angiografías oculares, la angiografía ocular con contraste, que es la más tradicional, y la angiografía ocular por OCT, una técnica más moderna e innovadora.

Angiografía ocular con contraste o angiografía con fluoresceína

La angiografía ocular con contraste consiste en inyectar una sustancia colorante hidrosoluble denominada fluoresceína sódica por la vena y, a través de una cámara fotográfica, se visualiza en tiempo real y se toman imágenes del estado de la circulación de los vasos de la retina y otros aspectos de la vista.

Para registrar las imágenes (fotografías o vídeos) de la retina se utiliza un instrumento llamado Angiógrafo Ocular, capaz de lanzar un flash y registrar el paso del contraste por la totalidad de los sistemas vasculares del segmento posterior del ojo.

Para saber cómo se hace una angiografía ocular con contraste  hay que tener en cuenta los siguientes pasos:

  • En primer lugar, se dilata la pupila mediante gotas oftálmicas y se toman unas fotografías preliminares del interior del ojo. Hay que tener en cuenta que se puede realizar una angiografía ocular del segmento anterior del ojo, una angiografía del segmento posterior del ojo, o ambas, en función de las necesidades de cada paciente.
  • A continuación, se inyecta al paciente un contraste de fluoresceína sódica en el brazo. La fluoresceína es una sustancia colorante orgánica que tiene propiedades fluorescentes que facilitan el registro fotográfico mediante una cámara especial, llamada angiógrafo. Por eso, en estos casos, se habla de angiografía con fluoresceína.
  • La sustancia alcanza la retina en unos 10-15 minutos y, a partir de ese momento, los oftalmólogos toman varias fotografías de la red vascular del ojo, conforme los vasos se van llenando con la sustancia inyectada. Se pueden tomar fotografías durante aproximadamente 20 minutos desde que se inyecta el contraste. La duración total de la prueba  no suele superar los 30 minutos.
  • El resultado final es un mapa completo y detallado del sistema vascular del ojo.
  • Durante el paso del contraste algunos pacientes experimentan sensación de calor o leves náuseas, pero los síntomas o efectos secundarios suelen ser leves. Tras la prueba, las pupilas se mantendrán dilatadas por un periodo aproximado de 24 horas. Por efecto de la fluoresceína la orina puede adquirir un color amarillo intenso hasta que se elimine. Esta sustancia también podría influir en los resultados de pruebas de sangre y orina durante tres o cuatro días.
  • La prueba está contraindicada para personas alérgicas a la fluoresceína (en algunos casos puede provocar una reacción alérgica) y para mujeres embarazadas.

Actualmente existen técnicas más avanzadas para estudiar la vascularización del ojo mediante angiografías y sin necesidad de utilizar ningún tipo de contraste, como la angiografía por OCT, que va más allá de la angiografía ocular con contraste. Aún así, la angiografía con fluoresceína se sigue utilizando en muchos casos porque es una prueba muy habitual y eficiente.

Perfil de ojo marrón

Preparación para la prueba

La preparación de la prueba es la siguiente:

  • En primer lugar, se dilata la pupila con unas gotas oftálmicas (colirios), lo que provoca visión borrosa en el paciente de 2 a 6 horas, según su sensibilidad.
  • Si se tienen alergias a algún medicamento o a contrastes como el yodo hay que comentarlo al oftalmólogo.
  • Para la realización de la angiografía ocular no es necesario acudir a la clínica en ayunas, aunque tampoco es recomendable ingerir una comida copiosa antes de la prueba ya que, en algunos casos, la inyección de contraste puede provocar malestar gástrico.

Angiografía  por OCT (Angio-OCT)

La angiografía por OCT o Angio-OCT es una prueba rápida, precisa, sin riesgos y no invasiva, a diferencia de la angiografía con fluoresceína. Este método diagnóstico permite realizar  angiografías de coroides, retina y nervio óptico, basándose en la tecnología de la tomografía  de coherencia óptica y llegando a visualizar, no sólo los grandes vasos sanguíneos, sino también los capilares. Todo ello sin la inyección de ningún tipo de contraste e, incluso en algunas ocasiones, sin la necesidad de dilatar las pupilas del paciente.

La Angio-OCT  ha supuesto un gran avance en los métodos diagnósticos, ya que permite mostrar una imagen que proporciona una alta resolución de visualización de la estructura vascular del ojo en tres dimensiones.

Esta prueba es especialmente útil  para el diagnóstico y seguimiento de los pacientes con glaucoma, ya que permite observar la circulación de sanguínea de la cabeza del nervio óptico y algunos estudios han determinado que existe correlación entre las alteraciones del campo visual provocadas por esta patología y determinadas alteraciones micro vasculares en esta zona que pueden ser detectadas a través del uso de la Angio-OCT.

Ventajas de la Angio-OCT

  • Es una técnica mínimamente invasiva y muy rápida.
  • Es muy segura y cómoda para el paciente.
  • Se puede realizar siempre que la transparencia de los medios oculares (córnea y cristalino) lo permita.
  • No se usa ningún tipo de contraste.
  • Permite la detección temprana de múltiples enfermedades prevalentes a través de imágenes tridimensionales del flujo sanguíneo ocular a nivel de la microvascularización.
  • Es repetible en el tiempo, siempre que el médico lo considere necesario.

¿Con qué fin se realiza la angiografía ocular?

La angiografía ocular es una prueba diagnóstica que puede ser muy útil para la detección de muchas patologías oculares. Se utiliza, sobre todo, para diagnosticar, valorar y analizar enfermedades de la retina y la coroides, es decir, de la parte posterior del ojo. Cuando en una revisión rutinaria un oftalmólogo sospecha de alguna anormalidad en el fondo del ojo, necesitará una exploración en mayor profundidad que le permita verificar si hay una lesión.

La Degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una de las enfermedades que se pueden detectar con esta prueba diagnóstica. La DMAE es la principal causa de pérdida severa de visión central en uno o ambos ojos en personas mayores de 50 años. Su detección y clasificación (hay varios tipos) gracias a la angiografía de retina permite determinar el tratamiento más adecuado para cada caso.

Otra enfermedad que causa daños en los vasos sanguíneos de la retina es la diabetes. La diabetes afecta a algunos pacientes desde muy jóvenes y el seguimiento angiográfico de su efecto en el sistema vascular del ojo permite una pronta intervención con láser que evitaría la pérdida de visión debida a la retinopatía diabética o al edema macular diabético, en fases más avanzadas.

Además de en enfermedades relacionadas con la retina y la coroides, la angiografía ocular también es muy útil en el diagnóstico y seguimiento del glaucoma, la membrana neovascular coroidea o la coriorretinopatía central serosa.

La angiografía de retina también es útil para diagnosticar enfermedades como  la enfermedad venosa oclusiva, inflamaciones o tumores retinianos.

¿Es una prueba que entraña algún tipo de riesgo?

Durante la inyección de contraste se pueden experimentar, en algunos casos, ligeras náuseas  que desaparecen en cuanto finaliza la prueba.

El único riesgo es que el paciente sea alérgico o hipersensible al contraste, si el médico decide utilizarlo. De cualquier modo, esto ocurre pocas veces y, salvo algunos casos de alergias severas que son muy infrecuentes, los síntomas de la alergia no suelen ir más allá de ligeros mareos, urticaria o manchas de la piel que desaparecen tras la prueba.

Fuentes:

MedlinePlus – Angiografía con fluoresceína

Consejo Argentino de Oftalmología – Angiografía de retina por tomografía de coherencia óptica (OCT-A)


ojos sanos todo el año

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario