Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Coroides: qué es

Seguramente la coroides o úvea posterior sea una de las partes más desconocidas del ojo humano, puesto que solemos estar más familiarizados con otras partes de su morfología, como la córnea o la retina. No obstante, enseguida entenderemos la importancia de la coroides para el correcto funcionamiento del ojo.

Así, hablamos de una membrana irrigada por innumerables vasos sanguíneos, además de tejido conectivo, cuya función es la de nutrir y suministrar oxígeno a la retina.

También asume la importante misión de absorber la luz directa gracias a su pigmentación, dado que está constituida por melanina. La  coroides impide la reflexión de la luz. De lo contrario, las imágenes se percibirían borrosas.

Dicha membrana, que se emplaza entre la esclerótica del ojo y la retina, se merece todo un artículo como el que le dedicamos a continuación.

New Call-to-action

¿Qué es la coroides?

Como decíamos, la coroides es una membrana cuya parte posterior está perforada por el nervio óptico, mientras que por delante encontramos la conocida como zona ciliar.

Dentro de la coroides podemos citar las siguientes partes:

  • Supracoroides: Ésta consiste en una lámina de colágeno que sirve para separar los capilares de la esclerótica.
  • Capa vascular: Dicha capa es la que ocupa la mayor parte de la coroides.
  • Coriocapilar: También recibe el nombre de Membrana de Ruysch

Como mencionamos anteriormente, una de las funciones de la coroides es absorber luz y para ello está dotada de melanina. De hecho, la carencia de esta última es una características de las personas albinas que, por esta circunstancia, padecen problemas de mala visión.

Ojo verde con reflejos marrones

Enfermedades que pueden afectar a la úvea posterior

En esta zona se puede desarrollar un tipo de uveítis conocida como coroiditis. Además, si la afección llega a la retina se conoce como coriorretinitis.

Este tipo de enfermedades oculares se suelen originar por un caso de artritis reumatoide , infecciones o exposición a toxinas. No obstante, no siempre está claro cuál es la causa que ha desencadenado este problema.

En ocasiones la uveítis afecta a ambos ojos, aunque esto no es lo habitual. Los síntomas se evidencian con cierta rapidez y es preciso acudir a un especialista para que valore nuestro caso y nos ponga en tratamiento.

Entre los síntomas que provoca la uveitis encontramos los siguientes:

  • Una pérdida de la visión
  • Aparición de moscas flotantes
  • Dolor ocular

New Call-to-action

1 Comentario

  1. 3 de abril de 201902:50
    dijo:

    muy buena iformacion eee 100/100

Escribe un comentario