Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Suero fisiológico ojos y otros productos para la higiene ocular

Los ojos requieren de un cuidado e higiene especial que, a menudo, olvidamos. Normalmente, los ojos se limpian por si solos mediante las lágrimas, pero cuando se dan ciertas circunstancias, debemos hacerlo con cuidado y empleando productos específicos. En este artículo vamos a hablar del suero fisiológico y de otros productos para limpiar los ojos.

New Call-to-action

¿Cuándo es necesario limpiar los ojos?

Normalmente, con el lavado de cara diario es suficiente para limpiar la zona alrededor de los ojos, pero distintos factores externos pueden causar inflamación en los ojos (principalmente, la inflamación conocida como conjuntivitis) o en los párpados (blefaritis). Estas enfermedades producen secreciones y se forman escamas que podrían causar daños en la córnea de no eliminarse adecuadamente. También cuando se están aplicando tratamientos oftalmológicos y antes y después de cirugías, como la cirugía refractiva, se debe tener un especial cuidado con la higiene ocular.

¿Qué es el suero fisiológico y para qué se usa?

El suero fisiológico es una disolución acuosa de sustancias biocompatibles, lo que quiere decir que es compatible con los organismos vivos. Se trata de una solución estéril de cloruro de sodio al 0,9% en agua y también es conocido como solución salina normal.

Se trata de un producto inocuo para nuestros ojos, no les hará daño, pero en ningún caso es un sustituto de las lágrimas artificiales o de ningún otro colirio. Gracias a su inocuidad es un buen aliado de la higiene ocular y se puede usar para limpiar los ojos en casos de alergias oculares o cuando existe conjuntivitis. También resulta útil para limpiar los ojos antes de aplicar un tratamiento, asegurándonos que no habrá sustancia alguna que le reste eficacia.

La particularidad de este suero es que es una sustancia isotónica en la sangre, lo que significa que su concentración de sal es igual a la de nuestra sangre. Esta particularidad hace del suero fisiológico un importante aliado en medicina.

Aunque originalmente se inventó para la investigación científica, su uso se ha extendido para muchas aplicaciones clínicas como:

  • Rehidratación de pacientes que sufren deshidratación, como soporte para la aplicación intravenosa de medicamentos o incluso como sustituto de la sangre cuando los niveles son bajos.
  • En cuanto a sus aplicaciones a nivel doméstico, el suero fisiológico se suele usar para la limpieza de ojos, nariz e incluso heridas.
  • Cuando se tiene conjuntivitis es habitual levantarse con legañas y con los ojos pegados. En este caso, se deben limpiar cuidadosamente los párpados con una gasa estéril y suero fisiológico y luego aplicar algunas gotas en el interior del ojo.
  • En caso de alergia, el mismo proceso nos puede servir para eliminar las partículas pegadas al párpado, acabando así con los alérgenos. En todos estos procesos se debe tener cuidado de no hacerse daño.
  • Cuando se sufre de blefaritis (inflamación de los párpados). Esta enfermedad produce secreciones y se forman escamas que pueden causar daños en la córnea de no eliminarse adecuadamente.
  • Antes y después de una  cirugía refractiva, se debe tener un especial cuidado con la higiene ocular, por lo que es muy recomendable aplicar baños de suero fisiológico con mucho cuidado utilizando gasas o toallitas, siempre sin frotar los ojos.
  • Si hablamos de la higiene de las lentillas, sin embargo, siempre es preferible usar productos específicos para su limpieza y cuidado, ya que estos productos no sólo limpian las lentes de contacto, sino que las rehidratan y preparan para que al volver a entrar en contacto con el ojo estén en perfecto estado.

higiene ocular en caso de conjuntivitis bacteriana

Suero fisiológico para los ojos

Existe un gran número de productos diferentes para los ojos, desde colirios hasta lágrimas artificiales pasando por el suero fisiológico. Si te preguntas si el suero fisiológico es bueno o malo para los ojos, la respuesta más acertada sería  que ni una cosa ni la otra. Este producto es inocuo para nuestros ojos, no les hará daño, pero en ningún caso es un sustituto de las lágrimas artificiales o de ningún otro colirio.

Un buen remedio para la conjuntivitis

El suero fisiológico suele recomendarse para la limpieza de los ojos precisamente por su inocuidad; se trata de una sustancia que no los irritará ni los dañará. Esto es especialmente útil para personas con alergias oculares o con conjuntivitis, por ejemplo. También resulta útil para limpiar los ojos antes de aplicar un tratamiento en colirio; de esta manera nos aseguramos del máximo aprovechamiento del medicamento.

Cuando se tiene conjuntivitis es habitual levantarse con legañas y con los ojos pegados. En este caso, se deben limpiar cuidadosamente los párpados con una gasa estéril y suero fisiológico y luego aplicar algunas gotas en el interior del ojo. En el caso de que se tenga alergia, el proceso es similar; aunque no haya legañas, puede haber partículas pegadas al párpado, por lo que habrá que eliminarlas con cuidado de no frotar el ojo, ya que eso empeoraría la irritación. Una vez los ojos están perfectamente limpios se puede aplicar el colirio que haya recetado el médico.

Formatos

Si vamos a la farmacia a comprar suero fisiológico nos encontraremos con que se vende en una multitud de formatos: desde botellas grandes de medio o un litro hasta pequeñas monodosis.

Cuando usamos el suero fisiológico para los ojos, el formato más práctico es el de monodosis, ya que resulta más fácil de aplicar y transportar. Este formato presenta una ventaja adicional: preserva la esterilidad de la solución hasta el momento del uso, lo que nos asegura unas excelentes condiciones higiénicas. Es importante recordar que cualquier producto que pongamos en nuestros ojos debe ser estéril, por este mismo motivo se desaconsejan los remedios tradicionales como la manzanilla.

Hombre se echa lágrimas artificiales

Toallitas estériles para ojos

Las personas con pieles grasas tienen más tendencia a sufrir de blefaritis, debido a la acumulación de escamas en el borde del párpado, en el cual se encuentran las glándulas sebáceas, que pueden obstruirse.  El borde del párpado puede limpiarse a diario con un bastoncillo de algodón mojado en algún producto específico o con toallitas especiales. También se recomienda masajear regularmente esta zona para descongestionar las glándulas sebáceas.

Sin embargo existen unas toallitas especiales para hacer este proceso de limpieza que pueden resultar mucho más prácticas e higiénicas, ya que se venden envasadas individualmente, de manera que no se pueden contaminar.

Estas toallitas vienen ya humedecidas con productos específicamente diseñados para los ojos que no solo higienizan, sino que también contribuyen a desinflamar la piel alrededor del ojo. Estas toallitas también alivian la sensación de sequedad en los ojos.

No obstante, se debe tener en cuenta que estas toallitas son para uso externo y en ningún caso deben tocar en interior de los ojos, ya que podrían irritarlos. La limpieza de párpados debe hacerse siempre en dirección a la base de la nariz.

Otro producto que se puede encontrar fácilmente en farmacias es el gel limpiador. Se trata de productos especialmente pensados para la higiene ocular. Estos geles deben aplicarse con una toallita de papel o gasa estéril. Se debe tener cuidado de no tocar el borde del tubo que contiene el producto, ya que podría contaminarse con bacterias u otras sustancias y causar una infección.

Maquillaje y desmaquillantes

Los maquillajes son, a menudo, causantes de irritaciones en los ojos, por lo que se debe evitar abusar de su uso y comprar siempre productos de calidad que cumplan con la normativa sanitaria. Se debe tener en cuenta, también, que podemos estar contribuyendo a bloquear la salida de lágrimas con el uso de estos productos, por tanto, no deben usarse en las zonas más sensibles del ojo

Las irritaciones pueden ser causadas, en ocasiones, por los propios productos que usamos para eliminar el maquillaje, ya que al usarlos pueden entrar en contacto con los ojos e irritarlos. Para evitar esto, se debe recordar siempre usarlos con cuidado y si hay que desmaquillar los párpados, hacerlo en dirección a la nariz y sin frotar mucho los ojos, al igual que decíamos de las toallitas limpiadoras. Las toallitas limpiadoras pueden ser, de hecho, unas buenas aliadas para eliminar restos de maquillaje.

Por supuesto, debemos evitar irnos a dormir con el maquillaje aún puesto o tocarnos los ojos mientras lo llevamos puesto, ya que todas estas acciones pueden hacer que entre en contacto con la córnea, causando así irritación de la misma.

Diferencias entre suero fisiológico y lágrimas artificiales

Las lágrimas artificiales se utilizan para hidratar los ojos y mantenerlos húmedos  en el caso de que estos no produzcan, en la cantidad y/o calidad suficiente, lágrimas naturales: es lo que se conoce como ojo seco.

Sin embargo, el suero fisiológico, al tratarse de una solución salina, se utiliza sobre todo para conseguir una buena higiene del ojo en caso de conjuntivitis u otros problemas, pero en principio no está recomendado para el ojo seco, ya que al tener una alta concentración de sal puede provocar el efecto contrario: que se reseque más.

Cuidado con los remedios naturales

Debemos evitar usar remedios naturales para tratar estos problemas. Los ojos son muy delicados y estos supuestos remedios pueden acabar causando una irritación. Limpiar los ojos con manzanilla ha sido un remedio tradicional para la conjuntivitis y otras enfermedades oculares, pero, a pesar de las  propiedades terapéuticas que pueda tener, su uso en los ojos se debe evitar a toda costa por varias razones:

  • Una infusión de manzanilla no es una solución estéril y podemos acabar con una infección mayor de la que intentábamos aliviar. Aunque se hierva el agua, ésta se puede volver a contaminar fácilmente antes de usarla.
  • Aunque pudiese estar libre de bacterias, una manzanilla sigue estando llena de restos de plantas que pueden irritar nuestros ojos por abrasión e incluso incluye el polen de la planta, un potencial agente alérgeno.
  • Finalmente, es difícil medir cuál es la cantidad necesaria de producto o la temperatura a la que se debe aplicar para que haga efecto.

Existen, como vemos, muchos productos específicos para la higiene ocular, así que mejor no te la juegues y usa productos estériles y específicos. En caso de duda, el médico te indicará cuál es el más adecuado y te asesorará sobre cómo usarlo según tus necesidades.

New Call-to-action

1 Comentario

  1. 2 de noviembre de 201912:19
    dijo:

    Gracias muy útil

Escribe un comentario