Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

7 tips para una correcta higiene ocular

Los diversos factores ambientales, como los rayos UV, el aire acondicionado, la contaminación o el polvo pueden perjudicar la salud de nuestros ojos, favoreciendo la aparición de diversas enfermedades como infecciones, sequedad ocular o cataratas. Además de estas cuestiones, no tomar las debidas precauciones en el trabajo también puede llegar a erosionar nuestra vista. Para contrarrestar estos efectos negativos es necesario llevar a cabo una buena higiene ocular.

New Call-to-action

¿Qué es la higiene ocular?

La higiene ocular es un concepto amplio que va más allá de la limpieza correcta y frecuente de los ojos y lo que se encuentra a su alrededor, como las pestañas o los párpados. También incluye medidas de prevención en el trabajo y hasta en las actividades de ocio.

Mujer limpiándose los párpados en su rutina de higiene ocular

Consejos sobre higiene ocular

  1. Limpiar la zona ocular con cuidado y frecuentemente. Los párpados y las pestañas protegen a los ojos de la desecación y de los cuerpos extraños. Por este motivo, hay que cuidar especialmente estas zonas, usando para ello toallitas y geles especiales y quitando con mucho cuidado los restos de maquillaje (en caso de que los usemos) y las lagañas al despertar.
  2. Cuidar el ambiente donde nos encontremos. Tanto en nuestra propia casa como en aquellos lugares donde vayamos a pasar muchas horas debemos procurar crear un ambiente sano: aireado, bien iluminado y sin exceso de humedad.
  3. Factores de prevención en el trabajo. Los dispositivos electrónicos pueden llegar a irritar nuestros ojos, provocando la temida fatiga visual. Con simples medidas como colocar el ordenador a unos 40 centímetros de distancia e inclinado 20 grados para evitar reflejos, así como bajar el brillo de las pantallas, reduciremos los impactos negativos sobre nuestros ojos.
  4. Descansar los ojos. Debemos acostumbrarnos a realizar pausas de cinco minutos cada dos horas de trabajo al menos. Un simple masaje ocular o, más sencillo aún, mirar por la ventana hacia el horizonte es lo más efectivo para evitar la fatiga de los ojos, además de relajar nuestra mente.
  5. No tocarnos los ojos con las manos sucias. Una cuestión de lógica que a veces olvidamos o la realizamos de forma inconsciente y que puede provocarnos infecciones.
  6. Proteger nuestros ojos del exterior. Unas buenas gafas de sol, preferentemente polarizadas, nos van a proteger eficazmente de los rayos UV y de otras inclemencias del tiempo, como el viento.
  7. Practicar deporte con seguridad. El deporte es muy bueno para nuestra salud general y de nuestros ojos siempre que se tomen las medidas adecuadas. Las gafas protectoras son esenciales en los deportes de aventura o de velocidad, como el esquí o el ciclismo.

Productos para la higiene ocular

Suero fisiológico

El suero fisiológico es una solución estéril de cloruro de sodio al 0,9% de agua. Tiene una gran ventaja: su concentración de sal es igual a la de la sangre humana, lo que lo convierte en un producto excelente para el cuidado de nuestro organismo.

En lo que respecta a los ojos, es un producto totalmente inocuo, por lo que no les hace daño alguno. Por este motivo, es perfecto para la higiene ocular, ya que no provoca ningún tipo de irritación.

Se puede usar en caso de conjuntivitis para limpiar los ojos ayudándonos de una gasita y luego aplicar los colirios específicos que nos haya prescrito el médico.

Gasas o toallitas estériles

Son muy prácticas para la higiene ocular, aunque en el caso de blefaritis y otros problemas, puede ser desaconsejables usarlas para no empeorar la irritación, debiendo sustituirse por bastoncillos o toallitas especiales

Productos para desmaquillar

Los desmaquillantes son prácticos para quitar los restos de maquillaje, que pueden ser causa de infección. Lo que ocurre es que el propio producto desmaquillante puede causar irritación ocular, por lo que debe usarse siempre con cuidado y en dirección a la nariz, para evitar que entre en contacto con los ojos.

Infusiones y otros remedios naturales

Los ojos son unos órganos extremadamente delicados, por lo que no se debe abusar de infusiones y otros remedios naturales para tratar la conjuntivitis y otros problemas, ya que pueden causar una infección más fuerte de la que se pretende curar.

Además de todo este conjunto de medidas, debemos añadir una aún más importante: acudir con regularidad al oftalmólogo para que revise nuestra vista y compruebe que todo marcha bien. Determinadas patologías oculares, como el glaucoma, no dan síntomas en sus etapas más primarias. Sin embargo, sí pueden detectarse con las pruebas adecuadas para, de esta forma, empezar un tratamiento temprano que elimine el problema sin provocar ningún tipo de secuelas.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario