El cerclaje ocular es una intervención quirúrgica que busca corregir los efectos del desprendimiento de retina, una anomalía visual que puede ser causada por desgarros, traumatismos, una miopía muy elevada o simplemente por el envejecimiento corporal.

New Call-to-action

cerclaje ocular

Paso a paso del cerclaje ocular para el desprendimiento de retina

Aunque suele ser un procedimiento sencillo y cómodo para el paciente, debe realizarse en una sala de operaciones y bajo el efecto de anestesia local o general. En los casos en que el desprendimiento de retina no sea tan complejo, el especialista puede valorar la posibilidad de una cirugía ambulatoria.

En este vídeo puedes obtener más información sobre el desprendimiento de retina:

En cualquier caso, la cirugía de cerclaje ocular debe seguir una serie de pasos para lograr que la retina se adhiera nuevamente en su posición habitual:

1) Colocación del anillo escleral. El cirujano coloca este artefacto, que en realidad es un pedazo de esponja de silicona, en la capa exterior del ojo. Dicho material se adhiere allí y se deja de forma permanente.

2) Presión sobre la esclerótica. A continuación, el anillo escleral que hemos puesto en la fase inmediatamente anterior realiza una presión continua sobre la esclerótica, que, recordemos, es la parte más externa del ojo. Esta presión hará que el desgarro de la retina se asiente y que ésta se adhiera a la pared del ojo. Si es un solo desgarro, el cierre se realizará solo en la zona del desprendimiento; si son varios desgarros, rodeará todo el globo ocular.

3) Drenaje y cierre de suturas. Para finalizar, el cirujano realiza un corte en la esclerótica para permitir el drenaje del líquido que se ha acumulado debajo de la retina durante el desprendimiento. Inmediatamente después procede a atar las suturas, de las cuales queda poca evidencia en el postoperatorio.

Cabe señalar que existen cirujanos que optan por realizar un cerclaje ocular temporal, sobre todo en los casos de desprendimientos simples de retina. Sin embargo, lo más habitual es que una vez cicatrice la incisión, el cerclaje quede allí para toda la vida.

Cerclaje ocular: complicaciones en el postoperatorio

El cerclaje ocular es una operación eficaz en el 80% de los casos de desprendimiento de retina, aunque eso no significa que no existan complicaciones en el postoperatorio ni que el paciente deba obviar una serie de cuidados.

La intervención resultará más o menos exitosa en función del estado de la mácula, que es la parte de la retina que nos ayuda a percibir el movimiento y los detalles de todos los objetos que apreciamos a diario. Si la mácula estaba desprendida antes de la cirugía, lo más probable es que la visión no regrese a la normalidad.

La cicatrización tras la operación es generalmente exitosa. No obstante, en un 10% de los casos la retina no se adhiere o se desprende en los días posteriores. En esos casos, el especialista debe recurrir a una segunda operación.

Otras complicaciones que pueden presentarse en el postoperatorio del cerclaje ocular son el sangrado debajo de la retina o en la cavidad del vítreo, el aumento de la presión dentro del globo ocular o la visión doble temporal o parcial.

New Call-to-action

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes