Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Consejos para evitar que la pantalla de tu ordenador dañe tu vista  

En la actualidad, una buena parte de la población mundial pasa muchas horas delante de la pantalla del ordenador. Los trabajos nos lo exigen cada vez más y, con el paso del tiempo, se ha convertido en uno de tantos hábitos propios de nuestra era. De hecho, el auge de los smartphones y de la tabletas incrementa el tiempo que estamos sometidos a la luz de las pantallas, ya que estos períodos no se limitan únicamente al entorno laboral, sino que es habitual su uso también en el tiempo libre y de ocio.

No obstante, existen determinados consejos que podemos seguir para minimizar los problemas que se pueden derivar de pasar tantas horas delante de una pantalla, y que son especialmente peligrosos para la salud de nuestros ojos.

New Call-to-action

Salud visual y sobreexposición a dispositivos electrónicos

Organismos internacionales como la OMS (Organización Mundial de la Salud)  reconocen que estar expuestos a la luz emitida por las pantallas de los dispositivos electrónicos supone un riesgo que debe ser mitigado lo más posible. 

Entre algunas de las medidas más importantes a este respecto, cabe mencionar el uso de gafas o lentillas especiales (adaptadas para filtrar la denominada luz azul, que es la más dañina para nuestros ojos), contar con una buena iluminación en el lugar de trabajo, conservar la distancia recomendada entre la pantalla del ordenador y nuestros ojos, así como la puesta en marcha de hábitos y rutinas saludables que ayuden a minimizar el impacto que el abuso de estos dispositivos tiene en nuestra salud visual.

Efectos de las pantallas sobre la salud visual

Según el uso que se haga de los dispositivos electrónicos , así como de las características particulares de cada paciente, los efectos de las pantallas sobre la salud visual serán de un tipo u otro. En cualquier caso, algunos de los efectos más comunes y que más atención merecen son los siguientes: 

  • Fatiga visual: Se manifiesta con sensación de cansancio en los ojos y dificultad para mantener la atención y la vista fija en distintos objetos. Suele ir acompañada de enrojecimiento y ardor en los ojos.
  • Ojo seco: Se produce por una cantidad o calidad insuficiente de lágrima, lo que implica que el ojo no se lubrica correctamente. Se manifiesta como sensación de tener arenilla en el ojo, así como con picor y enrojecimiento, entre otros síntomas. 
  • Pérdida de agudeza visual: Se trata de un problema que suele producirse a largo plazo, y que se manifiesta principalmente como la pérdida de nitidez a la hora de observar objetos a larga distancia. 
  • Factor de riesgo asociado a la DMAE: La DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad) es una enfermedad que afecta a la mácula de la retina y que está asociada con la pérdida de la visión central del campo de visión del paciente. Lo más habitual es que su aparición se dé a partir de los 75 años de edad, pero, según algún estudios, un uso excesivo de dispositivos digitales puede adelantar su aparición. 
  • Factor de riesgo para la miopía: El uso excesivo de pantallas se ha vinculado con un mayor desarrollo de la miopía, especialmente en en caso de pacientes jóvenes y niños. 

Consejos para contrarrestar el efecto de la pantalla del ordenador

El uso de dispositivos electrónicos (teléfono móvil, ordenador, tabletas, etc.) no es la causa propiamente dicha de los problemas visuales. El problema surge del uso excesivo que se hace de este tipo de dispositivos. No se trata, entonces, de evitar todo contacto posible con este tipo de dispositivos, sino de hacer un uso responsable de los mismos y de ser conscientes del peligro que supone la sobreexposición de nuestros ojos a la luz de las pantallas.

Algunas de las medidas más importantes para contrarrestar el efecto de la pantalla del ordenador en los ojos son las siguientes: 

  • Realizar períodos de descanso: Tanto si se estudia como si se trabaja delante de un ordenador, es fundamental realizar períodos de descanso que permitan relajar los ojos y la vista. Por lo general, lo más recomendable es que estos descansos se lleven a cabo cada hora, y lo más aconsejable es que duren al menos cinco minutos antes de volver a sentarse delante de la pantalla. 
  • No usar otras pantallas durante los descansos: Parece muy obvio, pero usar el teléfono móvil se ha convertido en un acto reflejo que implica que sea necesario recordarlo. Durante los descansos, no sirve de nada dejar de mirar el ordenador para ver el móvil (por ejemplo, para consultar las redes sociales o los chats activos). En su lugar, lo recomendable es parpadear bastante y fijar la mirada en objetos lejanos, por ejemplo a través de una ventana. 
  • Hidratar y lubricar frecuentemente los ojos: Al parpadear hidratamos y lubricamos nuestros ojos. Pero cuando estamos delante de una pantalla este acto reflejo se reduce de manera considerable. Por ello, tanto cuando estamos delante de una pantalla como cuando realizamos descansos, es importante recordar la importancia del parpadeo. Lo ideal es que no pasen más de 10 segundos entre un parpadeo y otro.
  • Usar lágrimas artificiales: Aunque el parpadeo natural debería ser suficiente para lubricar e hidratar nuestros ojos, en aquellos casos en los que se padece de síndrome de ojo seco (tanto de forma crónica como eventual), puede no ser suficiente. En estos casos, lo más recomendable es complementar la lubricación natural del ojo con lágrimas artificiales. Este producto se vende libremente en las farmacias, y tienen una composición muy similar a la lágrima natural del ojo que, al aplicarlo, ayudará a que se lubrique e hidrate correctamente. 
  • Mantener una distancia adecuada respecto a la pantalla: Otro elemento que no se puede pasar por alto para proteger nuestros ojos del daño que causa la pantalla del ordenador es conservar una distancia adecuada entre estos y dicha pantalla. En este elemento también cumple un papel fundamental la silla que utilicemos, que ayudará a conservar una correcta higiene postural y a colocar nuestros ojos a la distancia correcta de la pantalla. En términos generales, la pantalla del ordenador debe estar situada a una distancia de entre 50 y 60 cm de distancia de nuestros (ni más ni menos), y justo enfrente de nuestros ojos, de modo que el cuello pueda conservar una posición neutral y no forcemos ni las vértebras cervicales ni los músculos de esta parte del cuerpo.
  • Correcta iluminación ambiental: De forma paralela a la pantalla y nuestros propios ojos, también es indispensable contar con una iluminación ambiental correcta. Si puede ser luz natural (de una ventana) mejor. Si no, la luz artificial también es adecuada, y siempre debe ser una luz suficiente como para ver correctamente tanto la pantalla como el resto de la habitación. Así mismo, también es importante el punto de origen o foco de esta luz ambiental. Es importante que no cree reflejos en la pantalla. Por ello, la luz deberá venir siempre del techo o de un lateral (respecto a la posición de la pantalla). Se debe evitar colocar la pantalla del ordenador frente a una ventana o contra esta, lo correcto será que la ventana de la habitación quede en un lateral del escritorio, lo que evitará que el foco de luz ambiental se refleje directamente en la pantalla o que cree un contraste que pueda ser un problema para nuestros ojos. 
  • Utilizar gafas o lentillas adecuadas para mirar pantallas: Actualmente existen tanto gafas como lentillas especialmente diseñadas para mirar pantallas. Estos dispositivos se pueden graduar (por lo que son aptos tanto para personas con miopía, hipermetropía y astigmatismo), o se pueden presentar sin graduación alguna. Su principal función es actuar como un filtro de la denominada luz azul, que es la luz emitida por las pantallas que más daño causa a nuestros ojos. Gracias al uso de este tipo de dispositivos, ya sean gafas o lentillas, se consigue minimizar de forma considerable el impacto que el uso excesivo de pantallas electrónicas tiene en nuestros ojos. 

Con cualquiera de estas recomendaciones puedes proteger tus ojos del efecto generado por la pantalla del ordenador. No obstante, lo más recomendable es que hagas caso de todas y, además, siempre que notes molestias importantes retires la vista del ordenador y, en caso de que fuera necesario, consultes a tu oftalmólogo.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario