Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

El blog de la Oftalmología

Lateralidad cruzada, ¿debo visitar al oftalmólogo?

Así como para realizar actividades cotidianas tenemos una mano o pierna dominante, pasa lo mismo con nuestra capacidad visual: somos diestros o zurdos en función del ojo que mejor enfoca y procesa la información visual que recibimos todos los días. Sin embargo, no todas las personas lo tienen tan claro.

New Call-to-action

Mujer de ojos azules frente a optotipo

Existe algo que se llama lateralidad cruzada o dominancia cruzada, una situación que se presenta cuando una persona es natural diestro o zurdo y, sin embargo, su ojo dominante es el que está en el lado contrario.

O dicho en otras palabras: si son diestros, tienen predominio del ojo izquierdo; y si son zurdos, el predominio es del ojo derecho. Esto, que en principio no puede catalogarse como una anomalía en sentido estricto, sí que tiene algunas consideraciones que es necesario tener en cuenta para evitar eventuales complicaciones.

¿Cómo saber si tengo lateralidad cruzada?

Existen distintos tipos de test de lateralidad cruzada para determinar cuál es nuestro ojo dominante. El más habitual es el que nos invita a formar un círculo con las manos al frente y enfocar un objeto cualquiera con ambos ojos.

La idea es cerrar un ojo y enfocar el objeto con el otro a través del círculo. Y viceversa. Tras el ejercicio, solo uno de los dos ojos mantendrá el objeto dentro círculo. Ese ojo será el dominante; con el otro, en cambio, ese objeto se percibirá ligeramente desplazado o desenfocado.

Otra forma de saber cuál es nuestro ojo dominante es realizando a un ejercicio habitual entre los practicantes de deportes de tiro. Consiste en elegir un objeto que esté a una distancia aproximada de 10 metros y señalarlo con el índice. Debes mirarlo con un ojo cerrado y después con el otro. El dominante será aquel que lo señale directamente.

Lateralidad cruzada: complicaciones y tratamiento

Aunque como decíamos antes la lateralidad cruzada no es en sí misma una anomalía visual, sí que puede influir de distintas formas en el desarrollo de las personas y en la realización de sus tareas cotidianas. Por ejemplo, puede causar:

  • Problemas de concentración.
  • Dificultad para enfocar y fijar los objetos que tenemos delante.
  • Descompensación del cuerpo en ciertas actividades.
  • Cansancio de la vista.
  • Dificultad para calcular las distancias.

Al ser una condición natural, la mejor manera de tratar la lateralidad cruzada es con un diagnóstico precoz y oportuno, sobre todo en los primeros 4 ó 5 años de edad. Eso sí, las terapias deben ser adaptadas a las necesidades de cada caso y, sobre todo, tener en cuenta el grado de disfuncionalidad de cada persona.

El método más conocido para corregir los efectos de esta situación es la denominada reorganización neurofuncional, la cual busca reorganizar el desarrollo de la persona, sus sistema nervioso y, a la vez, aprovechar la plasticidad neuronal que le caracteriza.

Sin embargo, no olvides que antes de asistir a cualquier otro especialista, es esencial que visites a tu oftalmólogo para confirmar si realmente sufres lateralidad cruzada y comenzar el tratamiento oportuno. Lo ideal es tratar primero el problema visual para después corregir tu lateralidad.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario