Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Limpiar los ojos: cómo hacerlo de forma segura

Los ojos son una de las partes del cuerpo más sensibles y, cuando entra algo en ellos, es habitual que nos demos  prisa en limpiarlos para sacar el cuerpo extraño, ya que resulta extremadamente molesto. Sin embargo, en este proceso, es más normal de lo que parece que se haga daño al propio ojo, por lo que se deberán extremar los cuidados en el proceso de limpiar los ojos si se quieren evitar estos daños. 

New Call-to-action

La limpieza de los ojos

Al hablar de limpiar los ojos hay que tener en cuenta que se trata de un proceso natural que el propio ojo realiza por sí solo. Es decir, en realidad no es necesario que se limpien los ojos de la misma forma que se puede tomar una ducha para lavar el resto del cuerpo, o del mismo modo que sí que es necesario limpiar los dientes y el resto de la boca después de cada comida. 

A diferencia de estos casos, los ojos son órganos que se limpian de forma natural y eficaz por sí mismos mediante el lagrimeo natural y el continuo parpadeo. Gracias a las lágrimas y los párpados, la superficie de los ojos permanece limpia por sí sola sin necesidad de que se lleve a cabo una limpieza específica de estos. De esta forma, únicamente cuando haya un cuerpo extraño o algún elemento fuera de lo normal (por ejemplo una infección como la conjuntivitis), será necesario llevar a cabo una limpieza especial y específica de los ojos. 

Mujer rubia de pelo corto lavándose la cara

¿Cuándo sí es necesario limpiar los ojos?

A grandes rasgos, se pueden distinguir dos situaciones en las que sí que será necesario limpiar los ojos: cuando entre algún cuerpo extraño en los ojos, y cuando se deban limpiar por causa de una enfermedad concreta. 

Limpiar los ojos cuando entra un cuerpo extraño

El motivo más habitual para tener que limpiar los ojos es que entre en ellos algún cuerpo extraño, lo que se sabe rápidamente debido al picor y la molestia que suele causar. Los cuerpos extraños que pueden entrar en los ojos son muy variados, algunos de los más comunes pueden ser una pestaña o pelo, arena o polvo del ambiente, o incluso un insecto pequeño. En estos casos, lo que hay que hacer es lavar el ojo directamente con abundante agua. El agua es el líquido que, en estos casos, mejor va a ayudar a eliminar el cuerpo extraño del ojo, ya que lo arrastrará con facilidad debido a la abundancia (otra opción es utilizar suero fisiológico o lágrima artificial, pero si no se tiene a mano, el agua suele ser la mejor alternativa ). 

Limpiar los ojos cuando hay una enfermedad o infección

Por otro lado, otro momento en el que suele ser necesario limpiar los ojos es cuando se padece una infección ocular, por ejemplo una conjuntivitis. En estos casos, lo más habitual es que el propio ojo segregue exceso de mucosidad que no puede eliminar por sí mismo. En consecuencia, esta mucosidad se puede endurecer y crear pequeñas costras que suele depositarse en el párpado y en las pestañas. Para este caso, lo más aconsejable será limpiar los ojos con colirios específicos o suero que el oftalmólogo o el médico de cabecera recomendará para cada caso en concreto. Estos colirios suelen ayudar tanto a limpiar los ojos como a controlar la infección, ya que muchos de ellos están formulados con elementos antibióticos que ayudan a eliminar las bacterias. En cualquier caso, ante una infección en los ojos, lo correcto será acudir inmediatamente al médico para que valore qué solución es la más adecuada en cada caso. 

Consejos para proteger los ojos

Por otro lado, existen ciertas medidas que nos van a ayudar a proteger los ojos y, en consecuencia, minimizar las veces que tengamos que limpiar los ojos de forma específica. Algunas de las más importantes son las siguientes:

  • Usar gafas de sol en exteriores. No se debe pasar por alto que en los exteriores es donde mayor posibilidad de que un cuerpo extraño entre en los ojos. Debido a esto, es recomendable usar gafas de sol como protección general de nuestros ojos más allá de la luz solar
  • Usar gafas de agua en piscina y playa. Por otro lado, otra de las medidas que nos van a ayudar a evitar que tengamos que limpiar los ojos es evitar el agua de la piscina y el mar, ya que,  el cloro de una y la sal de la otra, pueden afectar a la conjuntiva ocular. La mejor forma de evitar sus daños es usar gafas de agua cuando estemos en estos ambientes. 
  • Usar gafas y medidas protectoras en situaciones especiales. En cualquier situación en la que nuestros ojos puedan verse dañados, ya sea en el trabajo o practicando deporte. Es importante usar gafas protectoras, cascos con máscara o cualquier otra medida que sirva para proteger nuestros ojos y evitar así que entren cuerpos extraños que puedan implicar tener que limpiar los ojos posteriormente. 
  • Lavarse la cara y las manos con frecuencia: Finalmente, para evitar posibles infecciones en los ojos, es fundamental que nos lavemos la cara y las manos con bastante frecuencia. De esta forma evitaremos la acumulación bacterias, tanto en la piel de alrededor de los ojos como en las propias manos, que son una de las principales vías de contaminación bacteriana de nuestros ojos. 

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario