Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

El blog de la Oftalmología

¿Existe la operación de cataratas con láser?

¿Qué son las cataratas?

New Call-to-action

Operación de cataratas con láser: ¿se pueden operar?

Hay que tener en cuenta que no existe la operación de cataratas con láser utilizando solo esta técnica. La única forma de solucionar las cataratas es mediante una intervención quirúrgica, pero no exclusivamente a través del láser, sino que está basada mayoritariamente en la implantación de una lente intraocular que sustituye al cristalino natural del ojo. 

En la actualidad, la técnica más frecuente para operar las cataratas es la facoemulsificación, que se basa en la aplicación de ultrasonidos, que apenas es invasiva y que se realiza de  forma ambulatoria. Sin embargo, esta será una fase previa a la colocación de una lente intraocular, que será la que realmente va a permitir al paciente ver correctamente y solucionar su problema de cataratas.

Diagrama sobre ojo marrón

¿En qué consiste la facoemulsificación?

La facoemulsificación (que se debe realizar tanto si la primera parte de la cirugía de cataratas se lleva a cabo con láser, como si se emplea otra técnica) se basa en la fragmentación del cristalino opacificado por las cataratas mediante el uso de ultrasonidos de muy alta velocidad. El segundo paso pasa por la extracción de dicho contenido opaco del cristalino, dejando la parte que lo envuelve para que se pueda alojar una lente intraocular que se implanta en el ojo a continuación. Dicha lente realizará las mismas funciones que el cristalino deteriorado, y será a que permitirá al paciente recuperar la visión normal.

La facoemulsificación es una técnica segura. No requiere ingreso hospitalario, se realiza con anestesia local y sus complicaciones son mínimas.

Ventajas de la facoemulsificación

La mayoría de operaciones de cataratas que se realizan en la actualidad tienen lugar mediante esta técnica por presentar importantes ventajas respecto a otros métodos:

  • No suele ser necesaria la utilización de puntos de sutura.
  • En la mayor parte de los casos, se utiliza anestesia tópica (con forma de gotas).
  • La recuperación es muy rápida.
  • El paciente puede hacer vida normal en un plazo de tiempo muy corto.

Cómo es la vida después de una operación de cataratas

El uso de técnicas mínimamente invasivas, la experiencia de los profesionales que se dedican a este tipo de operaciones, así como los avances tecnológicos sobre todo aplicados a la fabricación de las lentes, han provocado que la calidad de visión de los pacientes operados de cataratas sea muy buena al poco tiempo de realizar la cirugía. Todo esto mejora enormemente la calidad de vida de estos pacientes, que pueden disfrutar de una visión óptima desde todas las distancias: leer cómodamente, ver la televisión, contemplar paisajes y hasta conducir un vehículo si se emplean las lentes intraoculares apropiadas.

¿Por qué no existe la operación de cataratas 100% con láser?

El principal problema que hace que no se pueda realizar una operación de cataratas 100% con láser es que el láser permite modificar algunas estructuras del ojo, pero no sirve a la hora de solucionar la opacidad del cristalino. En el caso de las cataratas, el problema se presenta en que el cristalino, al volverse opaco, no permite que la luz entre de forma natural en el interior del ojo, lo que conlleva la visión borrosa asociada a las cataratas. 

Una operación de cataratas 100% con láser no es factible a día de hoy porque, al localizarse el problema en el cristalino, es necesario sustituir esta estructura del ojo por una lente que permita que la luz sea percibida correctamente. Actualmente, esto solo se puede conseguir mediante el uso de lentes artificiales que sustituyan al cristalino natural del paciente. 

Las lentes multifocales trifocales

Gracias a la aparición de la última generación de lentes intraoculares, denominadas multifocales trifocales, la calidad de la visión de los pacientes operados de cataratas y/o de presbicia o vista cansada ha mejorado muchísimo. Además, muchos de ellos no tendrán que llevar gafas tras la intervención. 

El motivo es que este tipo de lentes son capaces de ofrecer tres planos diferentes de enfoque:

  • Plano lejano.
  • Media distancia.
  • Distancia corta.

Esto hace que los pacientes puedan recuperar un rango de visión completo tras la operación y que, además, tengan la posibilidad de realizar actividades de todo tipo sin necesidad de utilizar gafas ni lentillas en la mayor parte de las ocasiones. Por otro lado, este tipo de lentes tienen la capacidad de corregir cualquier defecto refractivo anterior que pudiera padecer el paciente, incluida la presbicia o vista cansada.

Otra ventaja de estas lentes es que eliminan, o reducen de forma significativa, efectos secundarios que antes eran muy molestos y habituales en pacientes de cataratas, como por ejemplo sucede con los halos nocturnos.

A pesar de la existencia de este tipo de lentes trifocales, en muchos casos los oftalmólogos emplean otras lentes intraoculares multifocales o lentes monofocales. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que cada paciente presenta unas características propias, por lo que será decisión final del oftalmólogo recomendar el uso de un tipo de lente u otra. 

Complicaciones de la operación de cataratas

Las complicaciones de la operación de cataratas son poco frecuentes y existen múltiples alternativas para frenarlas y/o corregirlas.

En un 20% de los casos de pacientes operados de cataratas se produce una opacificación de la cápsula posterior del cristalino. Esta afectación puede tener lugar durante la recuperación de la cirugía, o incluso meses después de la operación. El motivo es una reacción automática del organismo a la lente introducida, a la que considera un cuerpo extraño, consistente en el crecimiento de células epiteliales alrededor de dicha lente con el fin de aislarla. De esta forma, la cápsula queda opacificada, y la visión se vuelve borrosa.

El tratamiento para solucionar esta complicación de la cirugía de cataratas es una capsulotomía con láser YAG, un procedimiento no quirúrgico que se lleva a cabo en la consulta y que permite que el paciente vuelva a ver con claridad. Más que una complicación, se dice que esta circunstancia es un efecto secundario de la cirugía, que puede suceder cierto tiempo tras la intervención. No obstante, la aparición de nuevos materiales en las lentes y las innovaciones en su diseño estructural, han hecho que se consiga reducir, en gran medida, la incidencia de este efecto.

Otras complicaciones de la operación de cataratas mucho menos habituales son:

  • Problemas durante la operación para tratar completamente la catarata (ruptura quirúrgica de la cápsula posterior, caída de la catarata a la cámara vítrea o caída de la lente intraocular a la cámara vítrea.
  • Desgarros en la cápsula del cristalino, sangrados en el ojo o daños en diferentes partes del ojo en el momento de la intervención.
  • Hinchazón y enrojecimiento del ojo durante el postoperatorio.
  • Inflamación de la retina, lo que se conoce como edema macular cistoide (es macular porque afecta a la mácula, la parte central de la retina de la que depende la visión de los detalles). El problema es que se acumula líquido entre las capas de la retina, lo cual puede afectar a la visión.
  • Acumulación de líquido en la córnea, justo en la zona frontal el ojo (edema corneal o edema en la córnea).
  • Desprendimiento de la retina, que se produce especialmente en el caso de la cirugía de cataratas realizada con técnicas anticuadas. En estos casos, las complicaciones intraoperatorias pueden predisponer al paciente a sufrir un desprendimiento de retina, ya que al producirse tracciones vitreorretinianas, la retina puede sufrir desgarros y desprenderse.
  • Infecciones en el ojo. Esta es la complicación más grave de la intervención de cataratas, pero es muy poco frecuente. Si se diagnostica a tiempo y se trata correctamente, no tiene consecuencias graves.

Hace unos años, se esperaba a que la catarata estuviese lo suficientemente madura (es decir que el cristalino hubiese perdido buena parte de su transparencia) antes de operarla. Durante la operación de cataratas podían surgir complicaciones, era compleja y el postoperatorio molesto y complicado.

Sin embargo, los últimos avances, caracterizados por el empleo de técnicas no invasivas y el implante de lentes de última generación, han dado totalmente la vuelta a la situación. Ahora los especialistas recomiendan operar cuanto antes, puesto que los procedimientos son muy sencillos, el postoperatorio breve, y los resultados obtenidos muy buenos, lográndose un óptimo nivel de visión en la gran mayoría de casos, y con complicaciones muy poco frecuentes.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario