Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Quieres saber cómo se produce la visión?

De un modo muy genérico, podemos responder a la pregunta de cómo se produce la visión definiendo el proceso como el reconocimiento e interpretación en la corteza cerebral de las imágenes que llegan desde el ojo, que es el órgano receptor de la información. Estas imágenes se forman gracias a la luz y el color que percibe el ojo.

New Call-to-action

Las 4 fases del proceso de producción de la visión

Aunque explicado de esta manera pueda parecer simple, lo cierto es que el mecanismo de producción de la visión es sumamente complejo, puesto que los estímulos visuales recogidos por el ojo tienen que llegar en perfectas condiciones al cerebro, donde acaban transformándose en sensaciones visuales. Explicado de un modo sencillo: el ojo ve y el cerebro interpreta lo visto.

Para completar el proceso completo de la visión es necesaria la ejecución de 4 fases diferenciadas:

Percepción

En la primera etapa del proceso de la visión, la luz entra en el ojo atravesando una serie de órganos transparentes: córnea, humor acuoso y humor vítreo. Es en este momento cuando se busca, se sigue y se enfoca la imagen. En este momento el iris y la pupila se encargan de regular la cantidad de luz que entra en el interior del ojo. Si hay mucha luz, la pupila se hace pequeña porque no necesitamos más luz, pero si hay poca, se dilata por completo para intentar captar la máxima cantidad de luz posible. En este momento, el cristalino enfoca el objeto cercano o lejano, para ajustar la imagen y que se enfoque en la retina.

Transformación

La imagen llega a la retina, que actúa como una pantalla,  y allí se activan las células sensoriales, que son fundamentales para el proceso de la visión, ya que son las que transforman la luz en impulsos nerviosos (impulsos eléctricos). Estas células sensibles a la luz son los bastones y los conos: los bastones se ocupan de la visión periférica y de la visión nocturna; mientras que los conos permiten al ojo humano tener agudeza visual y diferenciar los colores.

Transmisión

Los impulsos nerviosos creados en la retina inician su camino hasta el cerebro para completar cómo se produce la visión, en concreto a la corteza cerebral, a través del nervio óptico.

Interpretación

El cerebro se encarga de reconocer, procesar e interpretar los impulsos conducidos por el nervio óptico, convirtiéndolos en imágenes con sentido para nosotros. En concreto, este fenómeno se produce en una zona del cerebro llamada cuerpo geniculado lateral que está ubicado en el lóbulo occipital. Cabe destacar que, como ocurre en las cámaras fotográficas tradicionales, la imagen que se forma en la retina se encuentra invertida, pero nosotros no nos damos cuenta gracias a la labor interpretativa del cerebro, el cual se encarga de darle la vuelta para que la veamos correctamente.

Además de la imagen invertida en la retina, existen más paralelismos entre el proceso de la vista a través de estas cuatro fases y el funcionamiento de una cámara fotográfica analógica tradicional. Por ejemplo, la pupila del ojo actuaría como el diafragma de la cámara, regulando el paso de la luz, la retina (tejido sensible a la luz) sería la película o carrete donde se forman las imágenes, la córnea actuaría de modo similar a una lente y el cristalino sería el equivalente al zoom de la cámara para conseguir un buen enfoque del objeto que nos interesa.

Mirador sobre una ciudad

Siguiendo con la analogía entre el proceso visual y la fotografía, la cantidad de luz juega también un papel importante en la visión del hombre y otros muchos seres vivos.  De esta forma, en condiciones de buena iluminación (más de 3 cd/m2) la percepción visual es nítida y detallada, distinguiéndose muy bien los colores: a esto se le llama visión fotópica. La denominada visión estocópica es la que tiene lugar en niveles inferiores a 0.25 cd/m2  y se caracteriza por una visión mucho menos nítida de los colores y una mayor sensibilidad de la luz. Por último, en situaciones intermedias, visión mesiópica, la capacidad para distinguir los colores disminuye a medida que baja la cantidad de luz y que se observa una especial sensibilidad hacia el amarillo y el azul.

La visión como fenómeno complejo

La visión es un fenómeno complejo que está integrado, a su vez, por tres tipos de procesos:

  • Un proceso óptico: fenómeno físico por el cual la luz atraviesa los diferentes medios transparentes del ojo hasta llegar a la retina y estimular las células fotorreceptoras.
  • Un proceso químico: reacciones bioquímicas que se producen en la retina y que constituyen un proceso denominado fototransducción.
  • Un proceso neurológico: incluye la conducción neurológica por la vía visual o vía óptica y la formación final de la imagen en la corteza cerebral.

Otras funciones visuales

Para que el proceso de la visión funcione de forma óptima, son también necesarias una serie de funciones visuales complementarias como:

  • La acomodación o enfoque para poder ver con nitidez todos los objetos, independientemente de la distancia a la que se encuentren.
  • La visión cromática o facultad del ojo para distinguir los colores gracias a los conos.
  • La visión desde distintos ángulos: visión binocular, visión periférica, etc.

Existe un importante número de enfermedades, ya sean de carácter congénito o hereditario, así como varios defectos de refracción que impiden o dificultan el perfecto funcionamiento del proceso de visión del ojo. Afortunadamente, la mayoría de ellos pueden solucionarse con medios ópticos (gafas o lentillas) o procedimientos quirúrgicos, como la cirugía refractiva.

New Call-to-action

2 Comentarios

  1. 26 de febrero de 201918:53
    dijo:

    Gracias por la información

  2. 7 de noviembre de 201901:38
    dijo:

    esta informacion es muy util gracias por esta informacion pude acabar mi tarea de biologia

Escribe un comentario