Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Aprende a mirar con gafas progresivas: las 7 mejores recomendaciones

Las personas que presentan defectos refractivos que les dificultan la visión en las distancias largas y medias, como por ejemplo miopía, hipermetropía o astigmatismo, al llegar a los 45 ó 50 años se encuentran con un problema añadido: empiezan a ver mal también de cerca. Es decir, a los problemas refractivos se le suma la presbicia o vista cansada y esto se traduce en problemas de visión desde prácticamente todas las distancias. En esos casos, una posible solución son las gafas progresivas. Este tipo de gafas tienen la ventaja de que se ajustan a las diferentes necesidades de cada paciente, pero el problema es que la adaptación a veces no es sencilla: hay que aprender a mirar con gafas progresivas.

New Call-to-action

¿Qué son las gafas progresivas y cómo hay que mirar a través de ellas?

Las gafas o lentes progresivas tienen unos cristales con una particularidad: combinan diferentes graduaciones en cada una de sus partes. Para poder ver bien con estas gafas, si el paciente necesita ver de lejos tiene que mirar por la parte superior de la gafa, para la distancias intermedias, tiene que enfocar por la parte central y para enfocar  los objetos que se encuentran a una distancia cercana, deber mirar a través de la parte inferior de los cristales.

Dicho así puede parecer fácil, pero lo cierto es que el usuario necesita acostumbrarse a las mismas, es decir, adaptarse a este tipo de cristales multifocales y aprender a desviar la mirada hacia una dirección u otra para poder enfocar con precisión desde todas las distancias.

Tres gafas en un expositor

Recomendaciones para adaptarse a las gafas progresivas

  1. Date el tiempo suficiente. No hay un periodo fijo de adaptación y este puede ir desde unas pocas horas a algunas semanas, dependiendo de las características de cada paciente: defecto o defectos refractivos que presente, número de dioptrías o si ha usado o no lentillas con anterioridad. En cualquier caso, es importante tener paciencia e irse adaptando poco a poco, procurando usarlas de forma progresiva e irlas introduciendo escalonadamente en todas nuestras actividades diarias: conducir, ver la televisión, leer…
  2. Es muy importante que el optometrista, contactólogo u oftalmólogo te gradue las gafas progresivas con precisión y de forma personalizada, teniendo en cuenta los requerimientos de nuestra vida laboral y actividades diarias.
  3. Infórmate bien a través de tu óptico de las distintas áreas de los cristales y la forma de dirigir la mirada a través de ellos.
  4. Úsalas con frecuencia y en todas las actividades que realices, ya que de lo contrario te llevará mucho más tiempo adaptarte.
  5. Intenta coordinar la mirada con un ligero movimiento de cabeza y no únicamente con los ojos, ya que esta forma lograrás enfocar correctamente y evitarás mareos.
  6. Cuando subas y bajas las escaleras, procura mover la cabeza hacia abajo para mirar los escalones. De esta forma, evitarás desorientarte.
  7. Procura no usar la visión periférica o, dicho de otro modo, trata de acostumbrarte a no mirar por el rabillo del ojo.

Hoy en día, es posible operarse con la técnica adecuada de cirugía refractiva para poder ver bien desde todas la distancias sin tener que recurrir a gafas o lentillas.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario