Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Dolor o pinchazos en el ojo: todo lo que debes saber

Sentir dolor o pinchazos en el ojo es relativamente habitual y, a lo largo de la vida, casi todas las personas suelen experimentarlo sin que ello revierta mayor gravedad. Hay que tener en cuenta que estos síntomas, precisamente por ser habituales, pueden estar vinculados a muchas causas. La mayoría de las veces desaparecerán por sí solos, pero hay ocasiones en las que es importante prestarles la atención que se merecen y, si es necesario, acudir al médico oftalmólogo. 

Qué significa sentir pinchazos en los ojos

El dolor o pinchazos en el ojo no suele ser un problema en sí mismo, sino un síntoma que nos indica que es posible que algo en nuestros ojos o en nuestra cara no está funcionando todo lo bien que debería. En este sentido, es importante prestarle atención tanto a la intensidad como a la frecuencia con la que aparece esta sensación de dolor y/o pinchazos. Si desaparecen por sí solos, lo más probable es que no impliquen mayor gravedad. No obstante, en el caso de que se prolonguen en el tiempo (más de dos días seguidos, aproximadamente) lo más aconsejable será acudir al médico.

New Call-to-action

¿Hay alguna diferencia entre sentir los pinchazos en el ojo izquierdo o el ojo derecho?

En este sentido, no suele haber diferencia entre sentir dolor o pinchazos en el ojo derecho o en el izquierdo. De hecho, se pueden sentir de forma indistinta en cada uno de ellos o, en otros casos, sentirlos por igual en ambos ojos. En cualquier caso, las recomendaciones y posibles causas serán las mismas.

Por qué se producen dolor o pinchazos en el ojo

Como se ha mencionado, sentir dolor o pinchazos en el ojo es un síntoma que nos indica que algo no está funcionando todo lo bien que debería en nuestros ojos. Debido a esto, lo más importante será identificar correctamente la causa y, de este modo, adoptar las medidas o tratamiento más aconsejable en cada caso. 

Posibles causas del dolor o pinchazos en el ojo

En la mayoría de los casos, el motivo de sentir dolor o pinchazos en el ojo estará vinculado con alguna de las siguientes causas.

  • Fatiga ocular: Una de las causas más comunes que pueden motivar la aparición de dolor o pinchazos en el ojo es la fatiga ocular. Esta se suele producir después de que los músculos de los ojos o los propios ojos, hayan trabajado mucho. Se manifiesta en situaciones que suelen requerir mucha atención, como puede ser estar delante de una pantalla, conducir durante muchas horas (especialmente si es por la noche), o, simplemente, después de leer o estudiar durante muchas horas (o haciéndolo con una iluminación insuficiente). 
  • Traumatismo: Otra posible causa de sentir dolor o pinchazos en un ojo es si se ha recibido un golpe recientemente. Debido a la delicadeza que presentan los ojos, después de haber sufrido un traumatismo en esta zona o cerca de ella, es indispensable acudir a un médico de forma urgente para que el paciente sea examinado dico y se puedan descartar daños mayores. Incluso cuando no se aprecien síntomas evidentes es importante ser revisado por un profesional.
  • Síndrome del ojo seco: El síndrome del ojo seco suele manifestarse conjuntamente con  la fatiga ocular y también puede producir dolor y pinchazos en los ojos. Se produce cuando el ojo no genera suficiente lágrima como para lubricar correctamente el ojo o cuando la calidad de esta lágrima no es la adecuada a pesar de ser abundante. Suele ir acompañado de sensación de arenilla o picor en el ojo, así como enrojecimiento y fotofobia.
  • Infección ocular: Por otro lado, otra de las causas de síntomas como dolor y pinchazos en los ojos puede encontrarse en una infección ocular. Esta puede ser de muchos tipos (conjuntivitis, orzuelo, endoftalmitis, etc.). Se puede manifestar como dolor ocular o una punzada en el ojo, y suele ir acompañada de enrojecimiento de la esclerótica, fotofobia, sensación de arenilla o escozor en el ojo y, en ocasiones , secreción viscosa. Además, en algunos casos, se trata de un dolor que suele aumentar cuando se mueven los ojos (por ejemplo cuando se tiene un orzuelo).
  • Inflamación ocular: Otra de las causas que pueden producir dolor en el ojo es la inflamación ocular. En este caso, la inflamación será de nuevo un síntoma, por lo que habrá que identificar correctamente la causa que la ha provocado. En algunas situaciones, esta inflamación ocular puede llegar a convertirse en exoftalmia, y puede indicarnos que existen otros problemas en el organismo, por ejemplo vinculados con la tiroides. 
  • Problemas sinusales: Por otro lado, sentir pinchazos en el ojo y dolor de cabeza puede estar más relacionado con problemas sinusales que con un problema en el propio ojo. Cuando las fosas nasales se inflaman y no pueden evacuar correctamente la producción de mucosidad, esto puede producir dolor que se irradia a otras partes de la cara. Como por ejemplo a los ojos. 
  • Constipado, gripe o enfermedad similar: De forma paralela a los problemas sinusales, encontramos infecciones que afectan a esta parte del cuerpo, como por ejemplo sucede con los constipados, la gripe o ciertos tipos de alergia estacional. Esto puede llegar a producir la inflamación de las fosas nasales y, en consecuencia, el dolor o pinchazos en el ojo al irradiar la presión hacia esta zona de la cara. 
  • Problemas de refracción no corregidos: Otras posibles causas de sentir dolor en el ojo podrían encontrarse en los problemas de refracción (miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia) no corregidos o mal corregidos. En estos casos, suele ser habitual que el paciente tenga que forzar la vista para adecuar la vista y conseguir ver correctamente, lo que podría manifestarse como dolor o pinchazos en el ojo.
  • Migrañas: Otra de las causas más comunes que pueden llegar a producir dolor y pinchazos detrás del ojo son las migrañas. Las migrañas deben ser tratadas por un médico, que recomendará el tratamiento más adecuado para cada situación. Acostarse en silencio y a oscuras suele ayudar a mitigar los síntomas más molestos en algunos casos. Estas migrañas suelen ir acompañadas de otros síntomas. Como mareos o fotofobia, así como dolor más intenso cuando se mueven los ojos.
  • Cefaleas tensionales: Otra causa que puede producir este tipo de síntomas en los ojos son las cefaleas tensionales. Los dolores de cabeza producidos por una mala higiene postural son comunes cuando se pasan muchas horas delante de una pantalla o al dormir sin la columna vertebral correctamente alineada. En algunos casos, este dolor se puede proyectar hacia otras partes del cuerpo y la cabeza, como sucede en el caso de los ojos. 
  • Problemas vinculados con la cafeína: Además de las causas ya mencionadas, un consumo excesivo de cafeína (o verse privado de ella cuando dicho consumo es elevado) puede presentar diversos síntomas de malestar. Lo más habitual son las migrañas, dolores de cabeza y sensación de fatiga. Sin embargo, un consumo inadecuado de productos con cafeína también puede llegar a producir dolor o pinchazos en los ojos, que suelen asociarse a los otros síntomas mencionados.
  • Problemas en los oídos o en los dientes: Otra causa de estos síntomas oculares se puede encontrar en un problema localizado en los oídos o, incluso, en los dientes. Por ejemplo, es común en el caso de otitis o bruxismo. Cuando se produce tensión en alguna de estas partes de la cabeza, esta se puede irradiar hasta la zona de la cara, provocando el dolor y las sensación de pinchazos detrás del ojo. 
  • Problemas neuronales: Por otro lado, el dolor o pinchazos en el ojo también puede ser un síntoma vinculado a problemas neuronales de diversa índole. En este caso, su diagnóstico suele realizarse después de haber descartado el resto de posibilidades, y será necesario adaptar el tratamiento a las características de los problemas concretos que presente cada paciente. Por ejemplo, el dolor o pinchazos en el ojo son síntomas habituales en el caso de la neuritis óptica
  • Presión intraocular elevada: La presión intraocular está determinada por la cantidad y velocidad de renovación del humor acuoso (el líquido que rellena la cámara anterior y la cámara posterior del globo ocular). Cuando esta presión intraocular es elevada puede llegar a producir dolor o pinchazos en el ojo, además de suponer un riesgo severo en el desarrollo del glaucoma
  • Glaucoma: El glaucoma es una enfermedad grave del ojo que se produce por un aumento incontrolado de la presión intraocular. Esto conlleva un proceso degenerativo en el que se daña el nervio óptico, por lo que es necesario administrar un tratamiento adecuado para su corrección. Además, se trata de un problema del ojo que suele ser asintomático, aunque, en algunas ocasiones, puede manifestarse con dolor severo o sensación de pinchazos en el ojo, la frente o la cabeza. En este caso se trata de un problema grave que requiere atención médica urgente, por lo que a continuación nos referimos a él con más detalle.

Dolor o pinchazos en el ojo: relación con la presión intraocular

La presión intraocular hace referencia a la presión que el humor acuoso del interior del ojo ejerce  dentro del globo ocular. El humor acuoso del ojo se renueva constantemente. Pero cuando la producción es más elevada que su eliminación, la presión intraocular aumenta. En consecuencia, crece el riesgo de padecer glaucoma, que sería la enfermedad ocular que daña el nervio óptico de forma irreparable. 

Respecto a la presión intraocular, hay que decir que no está en relación con la presión sanguínea y, por ello, una baja tensión arterial no es indicativo de una correcta presión intraocular y viceversa. De hecho, para medir la presión intraocular será necesario acudir al oftalmólogo, que utilizará un tonómetro. La tonometría es una prueba sencilla y que no implica ningún dolor. 

Por lo general, las principales causas que aumentan la posibilidad de sufrir presión intraocular elevada y glaucoma son las siguientes: 

  • Antecedentes de familiares con glaucoma. 
  • Padecer diabetes.
  • Miopía elevada o con muchas dioptrías. 
  • Tener más de 50 años. 

Uno de los problemas que presenta el glaucoma es que únicamente aparecen síntomas en estados normalmente ya bastante avanzados. Debido a esto, la mejor manera de prevenirlo es acudir al oftalmólogo con frecuencia para que realice una revisión periódica de la presión intraocular y pueda detectarlo a tiempo. El primer tratamiento para la presión ocular elevada y el glaucoma consiste en la administración de fármacos por vía oftálmica en forma de colirio que se echa el propio paciente. Si los medicamentos no funcionan, se puede recurrir a tratamientos quirúrgicos.

Algunos de los síntomas que suelen estar asociados al glaucoma son los siguientes: 

  • Reducción del campo periférico y sensación de visión en túnel. 
  • Fotofobia o hipersensibilidad a la luz. 
  • Sensación de percepción de halos alrededor de las fuentes de luz. 
  • Dificultad para ver en la oscuridad. 
  • Dolor o pinchazos en los ojos o la cabeza, que pueden ser ligeros o más intensos según el paciente.

Cuándo acudir al médico 

Son muchos los pacientes que llegan a la clínica asustados diciendo: me pincha el ojo. Sin embargo, como hemos podido ver, este síntoma puede estar vinculado a muchas causas posibles, por lo que es importante identificar el origen correctamente para poder administrar el tratamiento más adecuado en cada caso.

En cualquier caso, si el dolor o pinchazos en el ojo se prolongan en el tiempo (durante más de uno o dos días aproximadamente), lo más recomendable será acudir de forma inmediata al oftalmólogo. De esta forma se podrá llevar a cabo una revisión rutinaria del paciente y descartar cualquier situación complicada (como pudiera ser una tensión ocular elevada no diagnosticada) y, si fuera necesario, aplicar el tratamiento más adecuado en cada caso.

No obstante, es importante remarcar que la mejor forma de prevenir el glaucoma y otras enfermedades de la vista es a través de un seguimiento continuado del paciente. Por ello, independientemente de que se tengan síntomas o no, se recomienda que toda persona a partir de 40 años se realice una revisión rutinaria anual con su oftalmólogo de confianza. De esta manera, se podrá detectar a tiempo cualquier enfermedad o problema visual que pueda aparecer. Lo que mejora de forma considerable el pronóstico de curación en todos los casos.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario