Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

El blog de la Oftalmología

La cuenca del ojo y su morfología

 

La cuenca del ojo, también conocida como  órbita del ojo, es la cavidad donde se aloja el globo ocular.

New Call-to-action

Morfología de la cuenca del ojo

La cuenca del ojo está formada por las cavidades orbitarias, las cuales se sitúan de forma simétrica a cada uno de los lados de las fosas nasales. Cada una de estas fosas adopta una forma de pirámide cuadrangular, presentándose un vértice en la base que se abre, por diversas fisuras, a la cavidad craneal.

Por lo tanto, en dichas cavidades orbitales podemos distinguir:

  • Una base.
  • Un vértice.
  • 4 caras: suelo, pared medial, pared lateral y techo.

En lo que respecta a las paredes, estas se encuentran formadas por 7 huesos del cráneo:

  1. Esfenoides.
  2. Frontal.
  3. Cigomático.
  4. Maxilar.
  5. Lacrimal.
  6. Etmoides.
  7. Platino.

Las fracturas de la cuenca del ojo

A nivel de enfermedades y problemas de la cuenca del ojo, las más frecuentes son las fracturas, existiendo 3 tipos principales:

  1. Fractura de reborde orbitario. Son fracturas causadas por un golpe directo en el rostro, la mayoría de veces debido a un accidente automovilístico (impacto del volante o del tablero). Este tipo de fracturas suelen ser importantes y, en ocasiones, provocan daños en el nervio óptico o el cerebro.
  2. Fractura indirecta de piso orbitario. Es lo que se conoce como “fractura por estallido” y ocurre cuando, tras un impacto, el reborde óseo del ojo no sufre ningún daño, pero el suelo de la órbita, al ser más delgado, se rompe o se quiebra. En bastantes ocasiones, estas lesiones se producen practicando deporte, debido al golpe fortuito con una bola o un contrario.
  3. Fractura directa de suelo orbitario. Esta situación tiene lugar cuando la fractura se disemina por las partes circundantes del suelo de la órbita y del reborde. Las lesiones más comunes de esta clase se suelen dar en accidentes laborales.

Perfil de ojo azul y pestañas

Principales síntomas de una fractura de la cuenca del ojo

Los síntomas son muy variables, en función de lugar donde se produce la fractura y su intensidad o gravedad:

  • Ojo morado.
  • Inflamación y una pigmentación azul o negra alrededor del ojo donde se ha producido la lesión.
  • Enrojecimiento y áreas con sangrado ubicadas en la parte blanca del ojo y/o en el revestimiento interno de los párpados.
  • Dificultades para centrar la mirada.
  • Anomalías de la visión: visión doble o borrosa.
  • Abultamiento o hundimiento del ojo.
  • Entumecimiento de párpados, pómulos o labios
  • Inflamación o deformación de los pómulos o la mejilla.

Posibles tratamientos

Si la fractura de la órbita no es muy importante, el tratamiento no suele ir más allá de la administración de antibióticos y el control de la lesión. Sin embargo, aquellos pacientes que presentan una fractura importante, sobre todo si va acompañada de hundimiento ocular, enoftlamos, o bien visión doble o borrosa, es posible que precisen de un tratamiento quirúrgico.

La cirugía de la cuenca de los ojos consiste en elevar, con máximo cuidado, los elementos de la órbita que se han desplazado y, a continuación, colocar una placa, tornillos o microplacas de titanio con el objeto de reemplazar el hueso roto.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario