Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Lentillas miopía y astigmatismo: pros y contras

Con respecto al uso de gafas para corregir defectos de refracción, como la miopía o el astigmatismo, las lentillas o lentes de contacto presentan una serie de ventajas en diversos aspectos, como ofrecer un mejor campo visual que las gafas o cuestiones relacionadas con la estética o la comodidad.

El reverso de la moneda son los cuidados que necesitan las lentillas miopía y astigmatismo, como la limpieza diaria, y posibles complicaciones que pueden acarrear, como las infecciones corneales o la queratitis.

Mujer poniéndose una lentilla en el ojo

A continuación, analizaremos las principales ventajas y desventajas de las lentes de contacto para los usuarios.

Ventajas de las lentillas 

Las ventas de llevar lentes de contacto son:

  • Un campo de visión limpio y natural. Este es posiblemente la principal ventaja con respecto a las gafas, pues la vista no se ve interferida por las monturas. Es, por lo tanto, una cuestión de calidad de visión y de comodidad.
  • Con las gafas convencionales, una persona no suele tolerar más de tres dioptrías de diferencia entre un ojo y otro sin sufrir graves distorsiones en la visión de los objetos. Este problema queda resuelto con las lentillas.
  • Se eliminan las distorsiones laterales. Como la lente de contacto se desplaza junto con el ojo, la persona siempre está mirando a través del centro de la lente.
  • Las lentes de contacto no se empañan con el calor pues están en contacto con los ojos y mantienen su misma temperatura o, al menos, una temperatura similar.
  • Son más cómodas que las gafas, especialmente para practicar deportes de contacto.
  • En principio, suponen una ventaja estética, permitiendo incluso cambiar el color de los ojos.
  • Permiten proteger los ojos con gafas de sol sin graduar.

Descarga la guía:

Inconvenientes y posibles complicaciones

El uso de lentes de contacto para miopía y astigmatismo juntos puede acarrear la aparición de ciertos riesgos y derivar en posibles complicaciones. A veces estos problemas surgen al cabo de un tiempo de haberlas estado usando con normalidad y pueden llevar, incluso, a tener que abandonar su utilización. Entre las complicaciones más frecuentes asociadas a las lentes de contacto, se encuentran:

  • Infecciones corneales.
  • Queratitis.
  • Hipersensibilidad y procesos alérgicos.
  • Erosiones y lesiones en la superficie del ojo producidas por el roce de la lente.
  • Molestias por sequedad ocular, que pueden estar relacionadas con factores ambientales, como el uso de aire acondicionado o calefacción, con la escasa secreción de la película lagrimal por parte del usuario o a que esta sea de mala calidad y con la presencia de suciedad en las lentes.

Otra desventaja de las lentillas para miopía y astigmatismo son los cuidados que necesitan . Es necesario limpiarlas diariamente (salvo que sean desechables, por lo tanto, todo depende del tipo de lentillas del que estemos hablando) con líquidos especiales y de la manera correcta. Además, debemos manipularlas con las manos limpias y sustituir periódicamente el envase en el que las guardamos, cambiando el líquido para conservarlas. De hecho, algunos de los problemas médicos citados anteriormente son consecuencia de una mala praxis en la higiene o conservación de las lentillas.

Por último, es de vital importancia respetar el número de horas diarias en las que se pueden llevar las lentillas aconsejado por el fabricante. Normalmente es recomendable no usarlas más de 8 o 10 horas cada jornada para evitar contraer infecciones y causarnos otros daños oculares.

Lentillas miopía y astigmatismo: ¿cuándo no son aconsejables?

Finalmente, cabe citar una serie de situaciones, algunas transitorias y otras definitivas, que desaconsejan el uso de lentillas:

  • No son aconsejables en profesiones en las que se manejan productos tóxicos o en ambientes con mucho polvo, ya que se aumentan las posibilidades de que se produzca sequedad o reacciones tóxicas o alérgicas.
  • Deben dejar de usarse cuando aparecen problemas oculares, como algunos tipos de conjuntivitis o blefaritis.
  • Algunas alteraciones tiroideas y el uso de ciertos medicamentos  pueden distorsionar  la secreción normal de nuestra lágrima, provocando serias molestias al usar lentillas.
  • Tampoco son aconsejables para las personas diabéticas, por su mayor sensibilidad y menor capacidad de cicatrización de la córnea.
  • No se recomienda su uso en mujeres embarazadas, sobre todo durante el tercer trimestre, debido a que suelen producirse cambios en la córnea y en la lágrima.

La cirugía refractiva es una alternativa aconsejable con respecto al uso, tanto de gafas como de lentes de contacto, por lo que puede ser una opción a valorar muy interesante para muchas personas. En todo caso debe ser el oftalmólogo el que determine si el paciente es candidato a la intervención y cuál es la mejor técnica para tratar su problema sin afectar a su salud visual.



¿Por qué veo mal?




2 Comentarios

  1. 2 de febrero de 201905:49
    dijo:

    Que buena información gracias

  2. 29 de marzo de 202004:15
    dijo:

    Excelente información

Escribe un comentario