Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Moscas volantes: la ansiedad las empeora

Las moscas volantes o miodesopsias son unas condensaciones en el humor vítreo que, al ser atravesadas por la luz, producen sombras sobre la retina, la capa de tejido más interna del ojo. Dichas sombras son visibles para muchas personas en forma de puntos o manchas móviles de diferentes formas, tamaños y espesor. Son más evidentes al mirar sobre fondos claros, luminosos y con poco contraste.

Se trata de una condición muy frecuente que casi nunca reviste gravedad, no suelen comprometer la visión ni tampoco es habitual que  anuncien una enfermedad importante ni una complicación posterior.

New Call-to-action

¿Son producidas por el estrés?

De forma directa no. Las miodesopsias se visualizan por cambios en el humor vítreo que tiene lugar por una contracción de este, básicamente por la edad. Sí que existen factores como ser miope o la diabetes que favorece la formación de estas condensaciones cuyas sombras se proyectan sobre la retina. 

Manchas en la visión sobre paisaje

Sin embargo, las miodesopsias suelen ser más visibles en estados de mucha fatiga, ansiedad o estrés. Por este motivo, uno de los factores de prevención es intentar gestionar el estrés, descansando lo suficiente y respetando las horas de ocio y esparcimiento.

Los tratamientos existentes no suelen ser recomendables 

El problema de los tratamientos para la miodesopsias es que son bastante agresivos (extracción del humor vítreo y sustitución por una solución salina) y existe bastante riesgo de generar desprendimiento de retina, cataratas u otros problemas oculares.

Por ello, este tratamiento quirúrgico solo se usa si las miodesopsias interfieren mucho en la visión del paciente, algo que solo ocurre en un número muy limitado de casos, o bien si hay  alguna otra patología que esté afectando al humor vítreo.

Sí que es cierto que en el momento de su aparición las moscas volantes son muy molestas, sobre todo en circunstancias de mucha luz o al mirar pantallas brillantes. Pero con el tiempo en casi todas las personas tiene lugar una neuroadaptación que hace que apenas se perciban o, al menos, no les demos importancia.

En realidad, las miodesopsias por sí mismas no están consideradas una patología por los especialistas en oftalmología, sino más bien una circunstancia o defecto de la visión que, por la edad u otras circunstancias, muchísimas personas experimentan en algún momento de sus vidas. 

Pueden ser molestas pero, en la mayor parte de las personas, no provocan una incapacidad visual importante. Sí que es cierto que, cuando se colocan en el centro de la visión, pueden ser un auténtico estorbo y poner nerviosa a la persona que las sufre. En estos casos, debemos pestañear para que se desplacen hacia los laterales. 

No obstante, debemos ir al oftalmólogo cuando las miodesopsias son de aparición repentina o cambian de tamaño o número y, sobre todo, si se quedan fijas o van acompañadas de otros síntomas:. destellos de luz, pérdida de visión lateral, dolor en los ojos, etc.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario