Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Operación láser y embarazo: ¿son compatibles?

Está demostrado que, durante el periodo de gestación, los ojos de la mujer experimentan una serie de cambios. Por este motivo, dado que uno de los requisitos para someterse a una cirugía refractiva, es tener una graduación estable, es recomendable que las mujeres embarazadas o aquellas  que tengan planeado estarlo en breve, dejan pasar un tiempo antes de someterse a una operación con láser en en el embarazo.

New Call-to-action

¿Qué cambios se pueden producir en el ojo durante el embarazo?

Durante el periodo del embarazo pueden producirse algunos cambios en el ojo, siendo casi siempre de carácter temporal, volviendo a la situación normal una vez transcurrida la gestación y el periodo de lactancia. Estos son los más frecuentes:

  • Aumento del grosor y la curvatura de la córnea.
  • Disminución de la producción lagrimal.
  • Disminución de la presión intraocular.

Embarazo y cirugía refractiva mediante láser

La cirugía refractiva engloba un conjunto de técnicas quirúrgicas cuyo objetivo principal es eliminar o reducir la dependencia de  gafas o lentillas para los casos de miopía, hipermetropía o astigmatismo

Aunque existen otras opciones, la mayoría de operaciones de cirugía refractiva se realizan mediante técnicas láser, básicamente LASIK o técnicas de superficie (PRK/LASEK), por sus evidentes ventajas: son muy seguras, se consiguen normalmente muy buenos resultados y el postoperatorio es rápido y sencillo.

Aunque la mayoría de personas son candidatas a operarse la vista con láser, existen una serie de requisitos de obligado cumplimiento:

  • Tener más de 18 años.
  • Contar con una graduación estable desde hace al menos un año.
  • Disfrutar de una buena salud ocular.

Mujer embarazada y con gafas leyendo

La mayor parte de estos requisitos están relacionados con la necesidad de que la graduación esté estabilizada y este es el punto que afecta a las mujeres embarazadas o que estén amamantando a su bebé, ya que en este periodo es frecuente sufrir cambios en la graduación, que suelen revertir pasada esta etapa.

Por todo ello, la recomendación a las mujeres embarazadas que deseen operarse de la vista es que esperen hasta que su graduación se haya estabilizado, lo que suele ocurrir una vez finalizado el periodo de postparto y de lactancia.

Para terminar, remarcaremos que la aplicación del láser en una cirugía ocular no implica ningún tipo de riesgo ni para la madre ni para el feto. La recomendación de esperar está motivada por el hecho de que un cambio de graduación puede restar eficacia a la operación o precisar de retoques posteriores que pueden evitarse simplemente esperando un tiempo prudencial.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario