Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Orzuelo: qué es y cuáles son los remedios para su tratamiento

3.9/5 - (31 votos)

Las causas de un orzuelo suelen estar relacionadas con infecciones de las glándulas de Meibomio y blefaritis.

¿Qué es un orzuelo?

Un orzuelo es una infección que se manifiesta como inflamación y molestia en el párpado del ojo, ya sea en el párpado superior o en el inferior. Por lo general, los orzuelos se producen como consecuencia de la infección aguda de alguna de las glándulas sebáceas del borde del párpado o de la base de las pestañas, cuya función es producir los lípidos y las proteínas encargados de proteger la córnea y que forman parte de la lágrima.

Cuando esto sucede, la glándula no puede expulsar su contenido de forma natural, lo que provoca que aumente de tamaño y se endurezca, además de producirse la inflamación y enrojecimiento de la zona.

Un orzuelo es, por lo tanto, un absceso que se produce por la aparición de un tapón debido a la solidificación de la grasa que sale por los orificios de la piel de esta parte de los ojos.

Las principales causas de su aparición son las infecciones de origen bacteriano, ya sean las que aparecen en el propio párpado o en la piel de alrededor de los ojos.

 

orzuelo causas

¿Cuáles son las principales causas para la aparición de un orzuelo?

  • La causa más habitual para que se produzca un orzuelo es la proliferación de un tipo de bacterias llamadas Staphylococcus aureus (estafilococo) en la zona de las glándulas de Meibomio (glándulas de los párpados).
  • El orzuelo también puede estar provocado por una blefaritis, que es una inflamación crónica del borde del párpado justo en la zona donde nacen las pestañas (es decir, donde se encuentran los folículos) debido a un crecimiento de bacterias muy superior a lo normal. Esta anomalía suele tener lugar por la obstrucción de una serie de glándulas que se encargan de drenar la grasa de dicha zona y es muy común que se reproduzca con el tiempo.
  • En algunos casos, existe también una predisposición familiar a las enfermedades de la piel que favorece la aparición de los orzuelos. Por ejemplo, este problema es muy común en pacientes con acné, dermatitis seborreica o con rosácea, factores de riesgo para padecer orzuelos. En estos casos lo primero que va a notar el paciente es que se le hincha el párpado y, además, percibirá dolor.
  • Las personas diabéticas o cuyo sistema inmunitario es más débil son más propensas a padecer enfermedades inflamatorias de los párpados.

Los orzuelos pueden producirse a cualquier edad, aunque las personas mayores tienen más posibilidades de tenerlos, ya que este problema se suele asociar a enfermedades de los ojos que son más comunes en la tercera edad, como la blefaritis, los papilomas y los quistes.

¿Cuáles son las causas menos comunes que pueden provocar un orzuelo?

En un número sensiblemente menor de los casos, la aparición del orzuelo está motivada por causas diferentes a las señaladas en el apartado anterior. Dentro de este grupo de causas desconocidas y porcentualmente menos considerables que provocan un orzuelo encontramos:

  • Infección generalizada de todo el párpado e, incluso, de la piel de los alrededores de los ojos o de la nariz que acaba afectando a las glándulas sebáceas por contagio, al frotarnos los ojos con los dedos, si estos han estado anteriormente en contacto con la zona afectada.
  • Cambios hormonales.
  • Estrés.

¿Existen diferentes tipos de orzuelos?

Los orzuelos se clasifican en función de las zonas donde se desarrollen:

  • Orzuelos internos. Crecen en la cara interna del párpado y suelen estar provocados por una infección en alguna de las glándulas de Meibomio.
  • Orzuelos externos. Aparecen en la base de las pestañas y suelen venir provocados por una infección en alguna de las glándulas de Zeiss o de Moll, situadas en la base de las pestañas. En ocasiones se confunden con una espinilla.

¿Cuáles son los síntomas de un orzuelo?

El síntoma principal del orzuelo es la aparición de una protuberancia roja y dolorosa en el párpado con una pequeña mancha amarilla en el centro, muy característica. Con mucha frecuencia, esta protuberancia es sensible al tacto.

Otros síntomas de carácter secundario, los cuales no se producen en todas las personas afectadas son:

  • Hinchazón de los párpados.
  • Sensibilidad o dolor en los párpados. A veces, el orzuelo tarda varios días en materializarse, pero su presencia se puede intuir por la inflamación o protuberancia de las zonas cercanas a los párpados y la coloración roja que adquieren las mismas.
  • Legañas alrededor de los párpados.
  • Lagrimeo excesivo.
  • Sensación de arena en los ojo o de que haya entrado en ellos un cuerpo extraño.
  • Sensibilidad a la luz.

 

¿Cómo se pueden prevenir?

Existen una serie de medidas higiénicas y profilácticas que reducen en parte las posibilidades de aparición de un orzuelo.

  • No tocarse los ojos con las manos sucias para evitar el contagio de bacterias a los párpados. 
  • Extremar las medidas higiénicas en caso de usar lentes de contacto: desinfectarlas y conservarlas en su estuche correspondiente y con los líquidos adecuados, lavarse muy bien las manos al manipularlas, desecharlas una vez ha transcurrido el tiempo de uso recomendado por el fabricante, etc.
  • No abusar del maquillaje alrededor de los ojos y nunca dejar restos del mismo en la piel al acostarnos. También está desaconsejado intercambiar productos con otras personas.
  • Eludir las situaciones de estrés.
  • Evitar los ambientes contaminados y usar gafas para proteger los ojos en zonas con mucha contaminación ambiental.
  • Poner especial cuidado cuando nos bañamos en el mar o en la piscina. Usar gafas de agua y no abrir los ojos cuando buceamos.
  • Si el paciente es propenso a tener orzuelos o blefaritis, puede ser recomendable que se limpie diariamente, antes de acostarse y con mucho cuidado, el exceso de grasa de los bordes de los párpados.

No obstante, existen personas con una predisposición a generar orzuelos y a que les aparecen de forma recurrente.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El médico oftalmólogo generalmente suele diagnosticar los orzuelos al realizar un simple examen visual. Aun así, es habitual que el especialista emplee diversos dispositivos para examinar el párpado y la córnea, por si se han producido daños en estas estructuras.

¿Cuánto tiempo suele durar un orzuelo en el ojo?

La mayoría de los orzuelos tienen un carácter benigno y desaparecen al cabo de una semana o diez días a lo sumo. Pero, en ocasiones, se enquistan y pueden durar varias semanas e, incluso, meses.

¿Es posible acelerar el proceso de curación de un orzuelo?

La aplicación de compresas tibias (no compresas calientes) con una frecuencia, aproximadamente, de cuatro veces al día y una duración de cada una de ellas de aproximadamente un cuarto de hora puede acelerar el proceso de desaparición del orzuelo, en algunos casos.

Para la aplicación de estas compresas se suele utilizar un paño empapado con agua tibia  (no demasiado caliente para evitar quemaduras). 

¿Cuándo debemos acudir al médico?

Es el momento de acudir al médico para evitar que la situación provocada por el orzuelo pueda complicarse en los siguientes casos:

  • Si el paciente presenta problemas de visión.
  • Cuando el orzuelo empeora.
  • Si no mejora pasados unos días.
  • Cuando el orzuelo reaparece al cabo del tiempo.
  • Si el paciente tiene una ampolla en el párpado o la protuberancia sangra.

¿Cómo curar un orzuelo?

Cuando aparece el orzuelo, deberemos tratarlo con una serie de medidas con el fin de acelerar su curación y mitigar las molestias.

Medidas higiénicas

Cuando tenemos un orzuelo debemos extremar aún más las medidas higiénicas de los párpados:

  • Es necesario mantenerlos muy limpios y evitar tocarlos con las manos. También está desaconsejado manipular, apretar o intentar reventarse el orzuelo.
  • Es aconsejable lavar delicadamente el párpado afectado con jabón suave y agua tibia.
  • Debemos lavarnos las manos antes y después de tocar el orzuelo.
  • No compartir toallas, sábanas, almohadas o pañuelos con otras personas.
  • La higiene también se puede realizar con toallitas húmedas que se compran en la mayoría de las farmacias y son de venta libre, sin necesidad de receta médica.

Compresas de agua tibia

Podemos aplicar compresas de agua templada o paños limpios, húmedos y tibios en el ojo afectado durante 10 o 15 minutos tres o cuatro veces al día. Esta medida puede ayudar a aumentar la circulación de la sangre y así calentar los fluidos atrapados en el orzuelo para que este se abra, drene y cure por sí mismo.

Precaución con el uso de lentes de contacto

Debemos evitar usar lentillas mientras tengamos el orzuelo.. En este caso, es recomendable usar las gafas.

Uso de maquillaje

No debemos aplicar maquillaje en los ojos hasta que el orzuelo haya desaparecido, ya que esto puede retrasar el proceso de curación. Además, es aconsejable desechar el maquillaje viejo o los aplicadores que pueden resultar contaminados.

Medicamentos

Siempre con prescripción y control del oftalmólogo o del médico general, se puede iniciar un tratamiento con colirios tópicos y/o antibióticos que suele prolongarse  durante varias semanas.

Cirugía

Solo en los casos en que el orzuelo se enquista y no desaparece se recurre a la extirpación quirúrgica. Se trata de una intervención sencilla, de carácter ambulatorio (sin ingreso) y se realiza con anestesia local.

Estos son los pasos que se suelen seguir durante la intervención:

  • Se limpia muy bien el área afectada.
  • Se aplica anestesia local en el borde del párpado.
  • La cirugía propiamente dicha comienza con una pequeña incisión en la cara interna del párpado
  • El paso final consiste en un drenaje del contenido del orzuelo. No suelen ser necesarios puntos de sutura ni curas posteriores.

Durante el postoperatorio, el tratamiento suele limitarse a la aplicación de una pomada antibiótica y/o antiinflamatoria 1 o 2 veces al día para evitar que la herida pueda infectarse durante el periodo de cicatrización. Además, el paciente deberá acudir al oftalmólogo para que pueda llevar a cabo las revisiones pertinentes hasta que la herida haya sanado por completo.

Esta cirugía suele permitir que el paciente retome su vida normal pasados un par de días.

En todo caso, lo más recomendable es acudir a un médico especialista en oftalmología para que valore el caso y determine cuál es el tratamiento más adecuado.

¿Cómo se trata un orzuelo en niños?

La aparición de un orzuelo en niños es mucho más común de lo que aparentemente creemos, ya que a edades tempranas normalmente somos mucho menos cuidados con la higiene de los ojos y esto favorece la aparición de infecciones bacterianas en la zona.

El tratamiento de los orzuelos en los niños no es diferente a si el paciente se trata de un adulto, aunque sí existen ciertas recomendaciones para favorecer su curación y desaparición:

  1. Insistir a los niños en que no toquen el orzuelo ni intenten apretarlo, ya que esto podría agravar la infección.
  2. Procurar que los niños mantengan una buena higiene de las manos y de los párpados.

Cualquier tratamiento adicional tiene que contar con el aval de un oftalmólogo o de un pediatra.

¿Qué es un orzuelo enquistado?

El orzuelo enquistado es el resultado de un proceso por el que un orzuelo normal, debido a sus características particulares, ha terminado formando una pequeña bola de grasa en el interior del párpado.

Esta bola de grasa no es especialmente peligrosa para la salud del ojo ni suele poner en peligro la visión del paciente. Sin embargo, sí que es cierto que puede ser molesta y antiestética y, en estos casos, lo más recomendable es realizar una cirugía para extraerla y así solucionar el problema.

En muchas ocasiones, el orzuelo enquistado presenta menos síntomas que un orzuelo normal o estos son menos evidentes o molestos.

¿Cuál es el pronóstico de un orzuelo?

El pronóstico de los orzuelos es muy bueno en la gran mayoría de casos, mejorando a los pocos días y desapareciendo completamente a las pocas semanas sin causar mayores  complicaciones.

¿En qué se diferencia un orzuelo de un chalazión?

Aunque a veces es difícil determinar la diferencia entre un orzuelo y un chalazión, existen algunas características propias de cada uno de ellos:

  • Mientras el orzuelo suele ser un problema aguda que causa dolor, el chalazión tiene un carácter crónico y no es doloroso en la mayor parte de las ocasiones.
  • El chalazión tiende a desarrollarse a mayor distancia del borde del párpado que el orzuelo.
  • Si el chalazión se hace muy grande puede llegar a ejercer presión sobre el globo ocular y provocar que la visión se vuelva borrosa.

¿Está relacionado el uso de lentes de contacto con la aparición de orzuelos?

En teoría, las lentillas no deberían constituir un problema para los ojos pero, si no se tratan de la forma adecuada, su uso puede llegar a favorecer la acumulación de gérmenes en el ojo provocando una infección.

  • Si la infección afecta a la conjuntiva del ojo, puede desarrollarse una conjuntivitis.
  • Si la infección afecta al folículo piloso de alguna pestaña, puede aparecer un orzuelo.

Es importante recordar una serie de precauciones que deben poner en práctica los usuarios de lentes de contacto:

  1. No usar las lentillas durante más horas de las recomendadas por el fabricante y, por supuesto, retirarlas siempre antes de dormir.
  2. Cumplir con las medidas de higiene que afectan al uso y conservación de las lentes de contacto y usar productos específicos y que tengan todas las garantías (solución única o líquido de lentillas).
  3. Respetar las fechas de caducidad de las lentillas y de los líquidos para higienizarlas y conservarlas.

Artículo revisado por la Dra. Ángeles Giménez-Almenara, oftalmóloga de Clínica Baviera.

Fuentes

Depósito de investigación de la Universidad de Sevilla – Patología inflamatoria localizada del párpado: orzuelo y chalación. Estudio clínico retrospectivo

Clínica Mayo – Orzuelo

Efesalud – Orzuelo, consejos y recomendaciones de cómo curarlo

Academia Americana de Oftalmología – ¿Qué son los chalaciones y los orzuelos?

New call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario