Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Orzuelo enquistado: causas, tipos y tratamientos

El orzuelo es un hinchazón del párpado que se produce como consecuencia de una inflamación de las glándulas sebáceas en la base de las pestañas (en el folículo piloso) o del párpado. En concreto, se trata de una infección de la glándula de Zeiss, que produce grasa y de la glándula de Moll, que es sudorípara, y la bacteria que la produce se llama Staphylococus. En los casos más severos se puede llegar a formar una bolita de grasa que es molesta y antiestética, por lo que se suele extirpar con una pequeña intervención: es lo que conoce como orzuelo enquistado.

Los síntomas más comunes del orzuelo son: hinchazón, color rojizo y dolor ocular (normalmente al tocarlo). En algunos casos se puede producir visión borrosa, aunque esto solamente ocurre cuando el abultamiento es muy grande y llega a presionar el globo ocular.

New Call-to-action

Causas del orzuelo enquistado

Los orzuelos tienen su origen en un bloqueo en alguna de las glándulas sebáceas de las pestañas o los párpados. Cuando esto ocurre, las bacterias se multiplican dentro de la glándula bloqueada, produciendo la infección.

En el caso concreto del orzuelo enquistado lo que ocurre es que la obstrucción de la glándula es más severa, formándose una molesta bolita de grasa.

Aunque los orzuelos pueden producirse en cualquier persona, existen una serie de factores que predisponen a tenerlos: edad avanzada, blefaritis (inflamación de los párpados), papilomas (protuberancias de color carne o rosa) y quistes (pequeños saquitos llenos de líquido).

 

Ojo de mujer mayor con un orzuelo

Tipos de orzuelos

Se distinguen dos tipos de orzuelos, el externo y el interno, en función del lugar donde se produce la inflamación:

  • Orzuelo externo. La inflamación se produce en la base de las pestañas (glándula de Zeiss o glándula de Moll).
  • Orzuelo interno. En este caso la ubicación de la inflamación se localiza en el párpado (glándula de Meibomio).

Tratamientos más comunes

El orzuelo enquistado no es una infección grave y en la mayoría de casos desaparece espontáneamente en un máximo de 10 días con la ayuda de las siguientes medidas:

  • Colocación de compresas calientes sobre el párpado para aumentar la circulación de la sangre y así fomentar la cicatrización.
  • Colirios o antibióticos (solo en los casos en que el médico oftalmólogo lo prescriba).

En un número pequeño de casos se hace necesario una pequeña intervención quirúrgica con el fin de extirpar completamente la protuberancia de grasa. Se trata de una operación con anestesia local, de carácter ambulatorio (no es necesario ingreso), muy rápida y sin apenas molestias para el paciente.

Para terminar, recalcar que, aunque no suelen revestir gravedad, los orzuelos deben ser controlados por un especialista, con el fin de que nos indique el tratamiento adecuado y, llegado el caso, la posible intervención quirúrgica.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario