Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Cómo prevenir un orzuelo

Los orzuelos son uno de los problemas en los ojos más comunes de todos. De hecho, a lo largo de su vida, es habitual que todas las personas sufran al menos un par de veces o más un orzuelo, lo que genera molestias y escozor hasta que se cura por completo. Debido a esto, son también muchas las personas que se preguntan cómo prevenir un orzuelo. En este sentido, hay que tener en cuenta que, aunque la prevención de un orzuelo no se podrá realizar nunca de forma absolutamente completa, sí que existen ciertos hábitos que van a ayudar a reducir su aparición al mínimo, por lo que es importante contemplarlas y aplicarlas. 

New Call-to-action

Qué es un orzuelo

Un orzuelo se produce cuando un folículo piloso de la pestaña se infecta. Esto produce una inflamación en el lugar donde se ha producido la infección, que toma el aspecto similar al de un grano común, pero ubicado en la piel del párpado (que puede ser superior o inferior). Debido a que la causa de los orzuelos es una infección, a la hora de saber cómo prevenir un orzuelo, lo más importante será evitar que dicha infección llegue a producirse. 

Hombre con un orzuelo

Cómo prevenir un orzuelo

Solo existe una respuesta posible a la pregunta cómo prevenir un orzuelo, y la respuesta es evitando la infección del folículo piloso de la pestaña. Debido a esto, la higiene va a ser un elemento clave en su prevención, así como los siguientes hábitos que se mencionan a continuación:

Extremar la higiene

La mejor manera de prevenir un orzuelo es extremar la higiene, tanto del propio ojo como de la zona de alrededor. En este sentido, es fundamental lavarse habitualmente la cara, especialmente después de estar en zonas que puedan ser sensibles a la presencia de gérmenes como lugares con elevada afluencia de personas o exteriores. 

Lavarse las manos con frecuencia

Muchas infecciones entran por las manos: Aunque la higiene en la cara y la zona que rodea al ojo es fundamental, no lo es menos la higiene de las manos. En este sentido, hay que tener en cuenta que es muy habitual que las manos y los dedos se utilicen para rascarse el párpado, la cara, retirar legañas o elementos extraños que hayan podido entrar en el ojo, etc. Estos actos son la forma perfecta para llevar gérmenes de las manos a los ojos, lo que favorecerá la aparición de infecciones y, en consecuencia, de posibles orzuelos. Por ello, es fundamental lavarse las manos con frecuencia y, sobre todo, antes de tocar el ojo y la zona de alrededor o la cara en general. 

Precaución con el uso de cremas como el contorno de ojos

Las cremas destinadas a las zonas de los ojos pueden ayudar a la piel de la zona, pero no así a prevenir un orzuelo. Estas cremas aumentan la grasa en la zona, lo que puede favorecer la proliferación de gérmenes que terminen por desarrollar un orzuelo. Lo mejor es limitar su uso a solo cuando sea necesario y, después de su uso, lavar la zona por completo antes de acostarse. 

Precaución con el uso de maquillajes

Sucede lo mismo que con las cremas como el contorno de ojos. Añaden grasa y sustancias extrañas a la zona, lo que puede favorecer la proliferación de gérmenes. Lo mejor es limitar su uso y, cuando se haga, limpiar muy bien la zona antes de acostarse. Por supuesto, queda totalmente desaconsejado utilizar los productos de maquillaje de otra persona.

Precaución con el uso de lentillas

De nuevo se trata de una vía que podría facilitar la llegada de gérmenes a los ojos. Es fundamental hacer un uso adecuado de estas, asegurando su correcta higiene y desinfección gracias al líquido para lentillas formulado específicamente para este uso y su conservación. 

Cuidado en el mar y la piscina

Usar gafas de agua y no abrir los ojos en el mar o la piscina: Este tipo de agua puede ser un transmisor de gérmenes, por lo que, a la pregunta de cómo prevenir un orzuelo, hay que añadir las precauciones necesarias en estos ambientes. Lo mejor, sin duda, es el uso de gafas de agua para evitar el contacto directo de los ojos con el agua de la piscina o del mar. 

Proteger los ojos en entornos hostiles

Por ejemplo, en la calle, donde el viento puede arrastrar partículas presentes en el aire que lleven consigo gérmenes potencialmente peligrosos. Lo mejor es utilizar gafas de sol amplias que protejan tanto el ojo como su zona de alrededor en espacios al aire libre. Además, si se trabaja en espacios que supongan un posible peligro para los ojos, es igual de importante cumplir con las medidas de seguridad establecidas en cada caso. 

Dormir boca arriba

Se trata de la mejor posición para evitar la aparición de un orzuelo, ya que no se ejerce presión sobre la zona de la cara y tampoco se está en contacto constante con la sábana. Dormir de lado también es una opción, siempre y cuando los ojos no estén oprimidos contra las sábanas u otros objetos en la cama. 

Evitar los remedios caseros

Una vez que ya se haya producido un orzuelo, o cuando esté en sus primeras fases, es fundamental evitar los mal llamados remedios caseros. Estos supuestos remedios terminan siendo sustancias que no están correctamente desinfectadas, lo que puede terminar empeorando la zona. Lo correcto será acudir al oftalmólogo o médico de cabecera para que recete un tratamiento adecuado para la infección. 

Fuente:

Efesalud – Orzuelo, consejos y recomendaciones de cómo curarlo

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario