Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Riesgos y problemas de la operación PRK

Coloquialmente se conoce como operación PRK a una técnica de cirugía oftalmológica aplicada desde 1996 y que busca corregir defectos refractivos como la hipermetropía, la miopía o el astigmatismo sin necesidad de usar gafas o lentillas.

New Call-to-action

Se trata de una de las dos principales opciones que tiene a mano cualquier paciente con uno de estos diagnósticos visuales. La otra es la operación Lasik, muy similar a la técnica PRK, puesto que ambas emplean el láser Excímer para reacomodar el tejido de la córnea y corregir los defectos de visión.

No se puede realizar una valoración categórica sobre cuál de las dos alternativas es mejor para los pacientes. La elección de una u otra técnica dependerá de la información recabada por el oftalmólogo en las consultas previas, el defecto refractivo y su grado, el historial de la persona, así como el estado actual de la misma.

¿Cuándo se recomienda una operación PRK?

La operación PRK se diferencia de la técnica Lasik básicamente en un elemento: no requiere un corte lamelar de la córnea. Esto hace que sea idónea para deportistas de alto rendimiento como futbolistas, luchadores de artes marciales, o incluso para personas que trabajan como bomberos, policías u otros puestos similares.

También es la mejor alternativa para los pacientes que no quieren que se haga un corte en la córnea, sino que esta se corrija simplemente con los beneficios del láser.

La gran ventaja del tratamiento PRK es que solo elimina entre el 5 y el 10 % del grosor de la córnea superficial, que es más o menos similar al grosor de un cabello. De esta forma, este procedimiento permite corregir entre 5 y 6 dioptrías en miopías y 3 dioptrías en astigmatismo. Además, se puede usar tanto en córneas finas como irregulares.

¿Qué riesgos supone una operación PRK?

No es una pregunta poco frecuente. De hecho, casi todos los pacientes que tienen la posibilidad de someterse a una intervención de este tipo suelen hacérsela a su especialista para despejar todas las dudas al respecto.

Aunque se trata de una operación, el riesgo de que suceda algo fuera de lo esperado durante una intervención PRK es significativamente bajo, de apenas el 1%. Esto se debe a la alta tecnología con la cuentan los centros y las clínicas especializadas, lo que ayuda a que el número de problemas que se puedan derivar de la operación sean realmente bajos.

El riesgo como tal se empieza a gestionar y a mitigar desde el mismo momento en que el paciente acude al primer control preoperatorio con su oftalmólogo, quien se encarga de determinar si, dado el historial de la persona y las circunstancias actuales, podría presentarse alguna circunstancia excepcional.

Aplicación del láser en un ojo durante una operación con PRK

Operación PRK: principales cuidados postoperatorios

El día posterior a la operación PRK el paciente debe descansar lo máximo posible. No se recomienda realizar ningún esfuerzo físico ni visual que pueda producirle jaqueca u otro tipo de malestares derivados de la intervención.

Aunque estará en casa el mismo día de haber sido intervenido, lo más aconsejable es que guarde reposo, duerma cuanto pueda y que inicie un tratamiento farmacológico, con medicamentos en forma de colirio (gotas), que se extenderá durante las próximas semanas hasta su completa recuperación.

Operación PRK: posibles problemas posteriores a la operación

Aunque, como ya se ha mencionado, la operación PRK es una intervención segura que solo presenta problemas en apenas el 1% de las intervenciones, es importante tener en cuenta que no está completamente exenta de riesgos. Debido precisamente a esto, es fundamental que la realización tanto del diagnóstico como de la propia operación y los cuidados de postoperatorio sean realizados y supervisados por profesionales médicos expertos. Esta será la mejor garantía que permitirá evitar problemas posteriores, algunos de ellos podrían ser los siguientes:

  • Haze:

Un haze es una cicatriz corneal. Estas cicatrices pueden aparecer después de una cirugía en la córnea, como es el caso de la operación PRK. Estas cicatrices pueden implicar visión borrosa u opacidad corneal en determinadas partes del campo de la visión. Se suelen clasificar entre 0 y 4 dependiendo de las alteraciones que puedan producir, siendo 0 una alteración visual nula, y 4 el grado más elevado.

  • Aberraciones visuales:

Bajo este término, se engloban una serie de problemas visuales que pueden aparecer después de cualquier operación que afecte a los ojos. Algunos de estos problemas visuales serían la disminución de sensibilidad al contraste, mala visión nocturna, facilidad de deslumbramiento o dificultad para conducir por la noche.

  • Ojo seco o dolor ocular crónico:

Por otro lado, otro de los problemas que pueden estar asociados a una operación PRK o una intervención ocular de cualquier índole son el síndrome del ojo y el dolor ocular crónico que este síndrome produce. Esto se debe a que tanto la calidad como la cantidad de la lágrima de los ojos no son las adecuadas y, en consecuencia, el ojo presenta molestias que, en los casos más graves, pueden llegar a ser dolorosas. En estos casos, se recomienda complementar la lágrima natural del ojo con lágrima artificial para mejorar su lubricación.

Entonces, ¿es segura la operación PRK?

Como hemos podido ver, la operación PRK no está completamente exenta de riesgos. Sin embargo, esta es una realidad común a cualquier cirugía. Por ello, antes de tomar la decisión de si se trata de una operación aconsejable o no, lo mejor será consultar con nuestro oftalmólogo de confianza, que será la persona mejor capacitada para recomendar cuál es la mejor solución en cada caso. Para ello, se tendrán que tener en cuenta muchos elementos diferentes, tanto relativos al propio paciente como al grado de defecto visual que se quiera corregir, y, además, se valorarán los riesgos y los beneficios que se derivarán de la operación en particular.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario