Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Tratar un orzuelo en niños, ¿es distinto que en los adultos?

La aparición de un orzuelo en niños es más común de lo que creemos. Si bien es una anomalía de carácter bacteriano que puede surgir en cualquier momento de la vida, las edades tempranas son especialmente idóneas para ello.

Muchos padres se han enfrentado alguna vez a esta situación tras comprobar que a sus hijos les salen pequeños bultos en los párpados, tanto el inferior como el superior, así como síntomas como la hinchazón de la zona afectada y su enrojecimiento, el lagrimeo constante, el dolor y otras molestias relacionadas.

Ahora bien, la pregunta es: ¿qué tan diferente resulta el tratamiento de un orzuelo en niños? ¿Es igual que cuando estas anomalías aparecen en los adultos? A continuación te damos algunas claves sobre este asunto.

New Call-to-action

Orzuelo en niños, ¿por qué es más frecuente?

La detección de un orzuelo en niños no es una situación excepcional, aunque sí que es verdad que por los condicionantes de la edad es necesario tomar algunos consejos, recomendaciones y consideraciones generales para un buen tratamiento.

Si los niños son más propensos a este tipo de anomalías no es porque la edad sea un factor fisiológico para ello. Simplemente, la cuestión radica en que los pequeños aún no tienen conciencia de la importancia de cuidar la vista y por sí mismos no toman todas las recomendaciones para ello.

De ahí que sea tan importante la orientación y los hábitos que los padres inculquen en los menores, pues a través de ellos se logra reducir el riesgo de padecer ésta y otro tipo de anomalías asociadas al mal cuidado de los ojos.

O dicho de otro modo: un orzuelo en niños no requiere de un tratamiento singular, pero sí que exige, tanto de los padres como de los menores, mayores cuidados y constancia en lo que se refiere al tratamiento.

 

Niño rubio con jersey rojo guiñando un ojo

 

¿Cuál es el tratamiento ante un orzuelo en niños?

Los orzuelos suelen desaparecer por sí solos después de un período de entre 3 y 7 días, incluso cuando los afectados son los niños. Sin embargo, si en ese plazo la anomalía persiste, es importante seguir recomendaciones como:

  • No tocar ni intentar eliminar el orzuelo en niños apretándolo o tocándolo con los dedos, pues de esta forma la protuberancia podría agravarse y la infección que da hado lugar al mismo podría aumentar.
  • Insistir a los niños en que no se toquen el orzuelo con las manos, pues esto podría retrasar su proceso de drenaje, que es la última fase de esta tipo de anomalías.
  • Es importante, además, procurar que los niños mantengan sus manos limpias y que practiquen una buena higiene en sus párpados y, en general, en lo que se refiere a la salud visual.

Para finalizar, no está de más recordar que cualquier otra medida de tratamiento de un orzuelo en niños debe tener el aval del oftalmólogo o del pediatra. En casi todos los casos, y con mayor razón los más graves, se requiere el uso de antibióticos.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario