Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Trucos para ponerse las lentillas con facilidad

Las lentillas, o lentes de contacto son una de las formas más utilizadas por muchas personas para corregir algunos defectos de la vista. Hoy en día se pueden encontrar de muchos tipos, desde aquellas que son de un solo uso a aquellas que están pensadas para aguantar varios meses. Sin embargo, uno de los problemas que surge al respecto del uso de estos tratamientos es la manera en que se deben colocar. Las lentillas se sitúan directamente sobre los ojos, una zona del cuerpo especialmente sensible a cualquier contacto. Por ello, su colocación no siempre es sencilla o fácil. Si quieres conocer algunos trucos para ponerse las lentillas con facilidad, sigue leyendo y te los contamos.

New Call-to-action

Qué son las lentillas

Las lentillas con un tipo de tratamiento que permite corregir los defectos de refracción  de los ojos. Su aspecto es el de una lente circular cóncava, con un tamaño que no suele superar el centímetro de diámetro y que, para su correcto uso, se deben colocar directamente sobre la parte central del ojo, cubriendo la zona del iris y la pupila.

Las lentillas cumplen la misma función que las gafas al ser lentes con una forma especial que hacen que la refracción de la luz sea la adecuada para corregir los defectos de la vista. De esta forma, se pueden solucionar diversos problemas, como pueden ser la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo.

Hombre joven poniéndose una lentilla

Trucos para ponerse las lentillas con facilidad

Sin embargo, ponerse las lentes de contacto no siempre es fácil debido, precisamente, al hecho de que tienen que colocarse directamente sobre el ojo. Esto hace que, para muchas personas, pueda resultar una tarea complicada y que, en algunos casos, opten por otras soluciones (por ejemplo usar gafas) debido precisamente a esto. A continuación, te presentamos una serie de trucos para ponerse las lentillas de un modo sencillo y rápido, y que además te permitirá reducir las molestias al hacerlo.

  • Lubricación adecuada:

Uno de los aspectos que tenemos que tener en cuenta a la hora de ponernos las lentillas es que la lubricación del ojo sea la adecuada. Un ojo demasiado seco dificultará que la lentilla pueda desplazarse con facilidad por su superficie, mientras que un exceso de lágrima hará que la lentilla termine nadando, lo que también dificultará su correcta colocación. En este sentido, lo más adecuado es colocar la lentilla cuando todavía está bien lubricada al extraerla de la caja, donde debe estar sumergida en contacto con el líquido de lentillas formulado expresamente para ello. Si no conseguimos colocar la lentilla en el primer o segundo intento, es posible que la lentilla se seque demasiado, por lo que convendrá volver a sumergirla unos instantes en el propio líquido de la lentilla para conseguir la lubricación correcta y facilitar su colocación. Así mismo, si tenemos el ojo demasiado seco, se recomienda usar una o dos gotas de lágrima artificial para mejorar su lubricación antes de colocar la lentilla.

  • Preparar el ojo:

Otro de los trucos para ponerse las lentillas con mayor facilidad es preparar el ojo adecuadamente. En este sentido, es importante tener en cuenta que, recién levantados, es habitual que el ojo pueda estar más seco que de costumbre, así como que pueda presentar legañas. Por ello, recién levantados, es aconsejable lavarse correctamente la cara con abundante agua para retirar cualquier resto de legañas y dejar pasar unos cuantos minutos antes de colocarse las lentillas. De esta forma, el ojo estará más receptivo a la colocación de la lentes de contacto. Una buena idea puede ser lavarse la cara, desayunar y, después, colocarse las lentillas.

  • Colocarlas en un lado del ojo:

Finalmente, uno de los trucos para ponerse las lentillas que mejor resultado da es colocar la lentilla en un lado del ojo en lugar de hacerlo directamente sobre la pupila, que es mucho más sensible. Para ello, lo que deberemos hacer es estirar con cuidado el párpado (superior o inferior según nos sea más cómodo en cada caso) y colocar la lentilla cuidadosamente con la otra mano (la lentilla deberá estar colocada sobre la yema de uno de los dedos de dicha mano) sobre la parte blanca del ojo (esclerótica ). Después, bastará con cerrar los ojos, parpadear un par de veces, y la lentilla, por su propia forma cóncava, se desplazará a su posición correcta, situada sobre la pupila.

Cómo conservar las lentillas y cuidados a tener en cuenta

Por otro lado, también hay que tener en cuenta que, más allá de los trucos para ponerse las lentillas con mayor o menor facilidad, otro de los factores que tendremos que tener en cuenta y van a ayudar a su correcta colocación será que estas estén en buen estado. En este sentido, es fundamental que sigamos siempre las recomendaciones facilitadas tanto por el oftalmólogo como por el fabricante de las lentes de contacto.

Además, también es muy importante que, antes de colocar las lentillas, nos lavemos con agua y jabón las manos, así como conservarlas en un recipiente homologado y con la cantidad de líquido necesaria para que se conserven en buen estado. Finalmente, también tendremos que tener en cuenta que las lentillas tienen un período de vida útil determinado que nunca deberemos superar, ya que, pasado ese período, no se puede garantizar su buen estado, lo que podría provocar daños en la superficie ocular y molestias.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario