Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Ametropías: los defectos de refracción que nos impiden ver bien

Las ametropías son los defectos oculares que causan un enfoque deficiente de las imágenes sobre la retina, lo cual impide una visión óptima desde todas las distancias. La ametropía es, por lo tanto, una defecto de la refracción ocular, bien porque la imagen se forma delante de la retina, en la parte posterior o porque se creen varios puntos de enfoque.

Las principales ametropías son: miopía, hipermetropía y astigmatismo, pudiendo producirse combinaciones entre la mismas, es decir, un ojo con ametropía (amétrope) puede tener miopía y astigmatismo, por ejemplo.

New Call-to-action

¿Por qué se producen las ametropías?


Las ametropías se producen como consecuencia de la incapacidad del ojo para formar la imagen de un objeto sobre la la retina debido a una desproporción entre la longitud del ojo y la potencia de su sistema de lentes. Esto hace que, en vez de formarse una imagen bien enfocada sobre la retina (que es lo que ocurre en las personas que no padecen ningún defecto de refracción), lo que se configura es una imagen borrosa en lugar de un punto nítido.

Gafas negras enfocando tres optotipos

El defecto de refracción se mide en dioptrías, la cuales van precedidas del signo – (menos) para los defectos de miopía y el + (más) para la hipermetropías. Cuanto más dioptrías tenga una persona peor será su visión en determinadas distancias.

Tipos de ametropías

Se distinguen entre dos tipos de ametropías: las esféricas y las no esfèricas.

  • En las ametropías esféricas la superficie del dioptrio (sistema óptico del ojo humano) es uniforme, cosa que ocurre en la miopía y la hipermetropía.
  • Las ametropías no esféricas se caracterizan por no conservar la uniformidad.

Corrección y tratamiento

Tradicionalmente, los problemas de visión provocados por las ametropías se han solucionado con lentes correctivas: divergentes en el caso de miopía, convergentes para la hipermetropía y cilíndricas en la corrección del astigmatismo. Estas lentes pueden ser gafas o lentes de contacto y deben personalizarse y adaptarse al número de dioptrías de cada paciente.

En la actualidad, es posible ver bien desde todas las distancias sin tener que depender permanentemente de gafas o lentillas gracias a la cirugía refractiva, un conjunto de técnicas quirúrgicas mediante láser o con la introducción de una lente intraocular con un alto nivel de eficacia y seguridad en la mayoría de pacientes.

Una de las grandes ventajas de la cirugía refractiva es que las personas con defectos refractivos candidatas a operarse son la mayoría, puesto que los requisitos son pocos y fáciles de cumplir: que la graduación lleve al menos un año estabilizada y no padecer alguna otra patología ocular, diferente al problema de refracción, que desaconseje la intervención.

Además, es una operación de carácter ambulatorio, por lo que no es necesario ingreso hospitalario, reduciéndose de esta forma al máximo las molestias para el paciente. La mayoría de personas operadas pueden volver a emprender su trabajo y resto de actividades cotidianas en unos pocos días.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario