Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Escozor de ojos: ¿por qué ocurre?

El escozor de ojos es bastante común y su causa principal suele ser una alergia una infección, aunque también puede deberse a una lesión ocular o a la presencia de algún tipo de cuerpo extraño en el ojo.

Cuando el origen del escozor es un agente alérgeno, suele tener lugar en los meses de primavera. Pero en todo caso, el picor de ojos es una molestia que puede estar causada por otras múltiples causas: fatiga visual, infecciones oculares, sequedad, síndrome visual informático o síndrome del ojo seco.

A continuación, vamos a desarrollar un poco más las causas más habituales del escozor en los ojos.


↓ Descarga la

Alergias y escozor en los ojos

Las alergias se producen por una hipersensibilidad del organismo ante ciertas sustancias a las que se encuentra expuesto. Esto supone una liberación de histamina y, en consecuencia,   distintas partes del cuerpo, como la piel o los ojos, sufren alteraciones en función del tipo de alergia que padezca el paciente. La histamina tiene un doble papel en el organismo: hormonal y neurotransmisor, provocando reacciones alérgicas e influyendo en el sistema inmunitario.

La alergia, que puede estar ocasionada por diferentes alérgenos, siendo los más habituales el polen, el moho, las mascotas y el polvo, es la  causa más común de picor de ojos.

Fatiga visual

La concentración durante muchas horas y sin descanso en objetos situados a corta distancia y, sobre todo, ante las pantallas electrónicas, puede provocar fatiga visual. Esto se debe a que nuestros ojos tienen que hacer un esfuerzo acomodaticio cuando enfocan a corta distancia.

La fatiga visual provoca escozor y picor de ojos, además de otros síntomas como: enrojecimiento de los ojos, hinchazón de los párpados, dolor, lagrimeo y visión borrosa.

Ojo seco  

El síndrome del ojo seco es una alteración que se produce en la superficie de la córnea como consecuencia de una escasa producción de lágrima, o bien porque esta sea de baja calidad.

La prevalencia del ojo seco ha aumentado mucho en los últimos años debido al uso masivo de pantallas electrónicas: ordenadores, teléfonos móviles, tablets, consolas de vídeojuegos, etc.  Cuando miramos durante mucho rato a este tipo de pantallas, aumenta la concentración visual y la frecuencia de parpadeo disminuye. Esto supone un estrés ocular que incrementa el riesgo de sequedad y de picor de ojos.

Los descansos, el parpadeo frecuente y voluntario o el uso de lágrimas artificiales constituyen las principales medidas para aliviar y prevenir este problema.

La sequedad ocular también se puede deber a la exposición a condiciones ambientales, al aire acondicionado o a los sistemas de calefacción.

Infecciones de los ojos

Cuando la causa del escozor de ojos es una infección, suele ir acompañada de otros dos síntomas: ardor en los ojos y secreción. Estos síntomas suelen denotar la presencia de algún cuerpo extraño en los ojos, que son la causa de que el ojo reaccione de esta manera.

No obstante, aunque las infecciones sean una de las posibilidades más comunes, no siempre son la única causa que motiva la aparición de escozor o secreción en los ojos. De hecho, también es posible que una causa diferente debilite la protección del ojo y, en consecuencia, se pueda llegar a producir la infección.

De este modo, las causas más comunes de las infecciones oculares son:

  • Alergias (conjuntivitis alérgica).
  • Acción de ciertas bacterias o virus, como el del herpes.
  • Un hongo o un parásito.
  • Mal uso de las lentillas, ya sea por mala higiene o por ser usadas durante un tiempo demasiado prolongado.
  • Higiene deficiente, sobre todo en las manos, que terminan siendo el vehículo que permite que se produzca la infección.

La infección ocular más común es la conjuntivitis, que en algunos casos además es muy contagiosa, por lo que hay que tener cuidado y tomar medidas profilácticas cuando nosotros, o alguien de nuestro entorno, la padece. La conjuntivitis es una infección que afecta a la conjuntiva, que es una membrana fina situada en el párpado y en parte del ojo mismo, provocando así un característico color rojizo en el ojo.

La conjuntivitis se suele tratar con fármacos de aplicación oftálmica tales como gotas. Existen diferentes tipos de fármacos indicados para tratar la conjuntivitis. Según sea el caso, el oftalmólogo nos recomendará el uso de un tipo u otro. Por lo general, lo más habitual es que se utilice un colirio destinado a la limpieza de la superficie del ojo y de la conjuntiva, que se suele aplicar de forma conjunta con otro fármaco en forma de gotas o pomada que cuente con un principio activo antibiótico, que será el que combata la infección. En cualquier caso, siempre será necesario que sea prescrito por un profesional médico.

Niña morena con camiseta blanca se frota un ojo

Cuerpo extraño en el ojo

Por otro lado, la entrada de un cuerpo extraño en el ojo también puede causar ardor en los ojos, picazón, escozor y secreciones. Existen multitud de cuerpos extraños que pueden ser los causantes de estos síntomas en los ojos. Por lo general, algunos de los más comunes son el polvo, una pestaña, insectos o el polen que segregan las plantas. Debido a la variedad de tipos de cuerpos extraños que pueden alojarse en los ojos y causar el e escozor de ojos, será necesario adecuar el tratamiento a cada caso en particular.

Si bien es cierto que existen diferentes formas de tratar este escozor, en todos los casos, lo primero que deberemos hacer es limpiar la zona con abundante agua, incluyendo tanto la parte de los párpados como el propio ojo. Esto permite que los cuerpos extraños sean retirados de la superficie del ojo, lo que, en muchos casos, basta para solucionar el problema. Después de la limpieza con agua, es recomendable aplicar lágrimas artificiales o gotas oftálmicas para recuperar la lubricación normal, ya que el agua también eliminará parte de la lágrima natural del ojo.

En el caso de que el escozor o ardor se deba a algún tipo de alergia, por ejemplo el polen, además de lavar la zona con abundante agua, también es importante proteger la zona del alérgeno, por ejemplo usando gafas de sol con cristales grandes, ya que protegen más la zona del contacto con el polen en suspensión. Asimismo, también es importante utilizar un medicamento que pueda mejorar los síntomas de la alergia, tal y como sucede con los antihistamínicos de venta libre.

Lesiones oculares

Estos síntomas también podrían estar causados por una lesión en el área de los ojos, lo cual puede ocurrir cuando se practican determinados deportes (sobre todo los de contacto físico o de velocidad) o trabajos peligrosos sin la protección adecuada. En el caso de que se sospeche que existe una lesión ocular, es imprescindible acudir de inmediato al médico para que pueda realizar una exploración y descartar cualquier lesión grave o, en caso de encontrarla, aplicar el tratamiento más adecuado en cada caso.

Tratamiento y prevención

Una vez que el problema haya sido debidamente diagnosticado por un especialista, que es posible que tenga que realizar un examen del fondo del ojo o alguna otra prueba concreta, las infecciones bacterianas de los ojos se tratan con colirios y, en algunos casos, con antibióticos administrados por vía oral.

En ocasiones, las infecciones derivan en úlceras en los ojos, las cuales deben tratarse cuanto antes, ya que pueden llegar a provocar daños importantes en la vista. En estos casos, los colirios con esteroides también suelen ser muy eficaces, por lo que suelen ser el tratamiento más común.

Si la infección es de origen viral, no existe un tratamiento específico para este tipo infecciones, las cuales suelen curarse solas en no más de dos o tres semanas. En estos casos, la mayoría de los tratamientos están destinados a mantener la zona lo más limpia y protegida posible, por lo que sí que se suelen complementar con colirios o lágrimas artificiales específicas para estos casos de infección.

Por otro lado, para minimizar los riesgos de sufrir una infección que se disemine por otras partes del cuerpo o que se pueda contagiar a otras personas, es importante tomar una serie de medidas de higiene importantes:

  • Lavarse muy bien las manos después de tocarse los ojos.
  • Prevenir el contagio del otro ojo lavándose las manos después de tocar el ojo infectado o cualquier otra área facial.
  • Evitar compartir ropa de cama, lentes de contacto, gafas de sol, gafas, toallas o maquillaje para los ojos con alguien que tenga una infección ocular.
  • Si se usan lentes de contacto, no se debe exceder del tiempo de uso que haya sido recomendado por el óptico y, sobre todo, mantenerlas con una muy higiene excelente: no se debe olvidar limpiarlas cada día con una solución desinfectante, tanto las lentillas como el estuche donde se guardan.
  • Tampoco se deben usar colirios caducados, pues pueden ser causa de infección.
  • Es importante proteger los ojos con gafas especiales o máscaras al practicar deportes o trabajos peligrosos, ya que estas actividades pueden favorecer la entrada de gérmenes o cuerpos extraños en los ojos.

En cualquier caso, sea cual sea el motivo del escozor de ojos no es recomendable frotarse los ojos ,  ya que esto favorece la liberación de histaminas, aumentando la sensación de picor. Si tienes la manos sucias, puede empeorar o provocar una infección y aumentar el problema en la vista. Lo mejor es buscar alternativas a rascarte los ojos para calmar el picor: aplicar frío, dar un masaje o, simplemente, descansar los ojos durante un rato en una habitación oscura o con luz tenue o mirar al vacío.


ojos sanos todo el año

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario