Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Vista cansada frente al ordenador: ¿necesito gafas de cerca?

En este artículo vamos a explicar la diferencia entre fatiga visual y vista cansada, dos términos que se tienden a confundir.

Muchas personas acuden a la consulta de oftalmología quejándose de que tienen vista cansada, a pesar de ser jóvenes. Si bien se entiende lo que quieren decir, la vista cansada o presbicia no tienen que ver con el uso del ordenador o las horas de estudio, sino con la edad.

New Call-to-action

Vista cansada o presbicia

La vista cansada o presbicia es  la principal anomalía visual que afecta a las personas mayores de 40 ó 45 años. El ojo, en estado de reposo, está adaptado a la visión de lejos. Cuando miramos a objetos cercanos, el ojo debe cambiar el foco, para lo que el cristalino se contrae haciendo un esfuerzo que se llama acomodación. Con los años, el cristalino va perdiendo su elasticidad, haciéndose cada vez más difícil este cambio de foco. Sólo el tiempo es el culpable de la vista cansada. El uso del ordenador, el móvil o la televisión no tienen nada que ver. Naturalmente, al trabajar frente al ordenador, mirar el móvil o leer, la presbicia se hace notar, ya que son tareas de cerca, pero no son la causa de que aparezca.

¿Se puede prevenir la presbicia?

La presbicia o vista cansada, al tratarse de un defecto refractivo como consecuencia de la pérdida de elasticidad del cristalino, no tiene una prevención eficaz, ya que se trata de un déficit  a la hora de enfocar de cerca como consecuencia totalmente natural del paso del tiempo.

De hecho, a partir de una cierta edad todos la acabaremos padeciendo.  Por eso es importante revisar la visión de forma periódica para detectar cuanto antes este problema y  ponerle solución para no perder calidad de vida.

Vista cansada por el uso del ordenador

Pero entonces, ¿a qué se refieren las personas jóvenes cuando dicen tener vista cansada? Cuando una persona joven habla de vista cansada, se refiere a síntomas como dolor de cabeza y de ojos, picor, enrojecimiento, sequedad e incluso somnolencia. Estos síntomas apuntan a que el paciente sufre fatiga visual.

Se trata de pacientes jóvenes que pasan muchas horas trabajando frente a la pantalla del ordenador, o realizando tareas como costura, joyería, o diseño que requieren una gran concentración y que nos obligan a mirar pequeños objetos de cerca. Las molestias también podrían derivar de una hipermetropía no tratada y es, por tanto, importante asegurarse de que no existe ningún problema refractivo sin tratar.

La fatiga visual responde a un sobreesfuerzo de los ojos y habrá, por tanto que aprender a relajar la vista para aliviarla.

Relacionado directamente con la vista cansada por el ordenador y la fatiga visual se encuentra el síndrome visual informático. Se trata de un trastorno provocado por el sobreesfuerzo de los ojos como consecuencia de un uso prolongado de las pantallas electrónicas: ordenador, tablets, teléfonos móviles, consolas de videojuegos, etc. 

El trabajo prolongado y centrado en las pantallas electrónicas provoca que los ojos tengan que hacer un alto esfuerzo acomodativo y reducirse el número de parpadeos. Esto provoca síntomas como:

Estos síntomas oculares producidos por el uso de dispositivos digitales son temporales y, normalmente, desaparecen al poco tiempo de dejar de usarlos. No son graves pero pueden llegar a ser muy molestos.Para evitarlos es importante aprender a gestionar adecuadamente el tiempo que pasamos delante de las pantallas electrónicas, haciendo los descansos adecuados, para evitar o minimizar este problema.

10 Consejos para evitar la fatiga visual

  1. Sentarse a una distancia de 60 centímetros aproximadamente de la pantalla 
  2. Situar la pantalla de forma que su visión se dirija hacia abajo. 
  3. Optimizar la resolución de pantalla 
  4. Trabajar siempre con una iluminación de ambiente adecuada 
  5. No trabajar con la pantalla del dispositivo como única fuente de luz. Siempre tenemos que colocar alguna otra luz de apoyo.  
  6. Descansar durante períodos regulares
  7. Utilizar lágrimas artificiales si se nota sequedad ocular.
  8. No abusar de las lentes de contacto.
  9. Darse masajes y otros ejercicios visuales.
  10. Parpadear voluntariamente a menudo.

Hombre con chaqueta y camiseta a rayas trabajando frente a un portátil

Entonces, ¿necesito gafas de cerca?

Pues depende. En caso de que el paciente sufra presbicia, sólo es posible la corrección mediante gafas, lentillas o cirugía. No hay otra manera de solucionarlo y de hecho, más pronto o más tarde, todas las personas acaban por sufrir presbicia con los años. En el caso de que el paciente opte por la cirugía, podrá también corregir los defectos refractivos que tuviera de antes, pudiendo así liberarse de las gafas de una vez por todas y, además, evitará la futura aparición de cataratas.

En el caso de que el paciente sea joven, lo más probable es que sufra fatiga visual si tiene problemas para ver de cerca, aunque existe la posibilidad de que tenga hipermetropía y no se la hayan detectado antes, ya que el ojo tiende a compensar este problema refractivo a edades tempranas. La hipermetropía también puede operarse, la fatiga visual, en cambio es un problema que solo puede mejorar con un cambio de hábitos.

La mayoría de las personas pasan hoy en día mucho tiempo frente a las pantallas y, por eso, es especialmente importante que aprendamos ejercicios que nos ayuden a relajar nuestra vista.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario