Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Graduar la vista: cómo se hace

4/5 - (2 votos)

Una de las labores más importantes que pueden llevar a cabo tanto oftalmólogos como ópticos es graduar la vista. Cuando se gradúa la vista se va a conocer exactamente cuál es el problema de visión que el paciente padece, así como el grado en el que dicho problema se manifiesta. De esta forma, se podrá optar por el tratamiento más adecuado en cada caso, lo que permitirá que el paciente pueda recuperar una visión correcta. 

¿Cómo se gradúa la vista?

La graduación de la vista se lleva a cabo a partir de varias pruebas que permiten que el oftalmólogo u óptico identifique los problemas visuales que tiene el paciente y el grado en el que estos se manifiestan en cada ojo. Es decir, al graduar la vista, se va a poder saber qué problema concreto se padece (miopía, hipermetropía, astigmatismo, vista cansada, etc.), así como el grado concreto en el que afecta al paciente. 

New Call-to-action

Al referirse al grado en el que afecta al paciente, se hace referencia a las dioptrías, que es la unidad de medida en que los problemas de la vista se pueden presentar en los ojos. Según el número de dioptrías que presente en paciente, será necesario adecuar el tratamiento a las mismas, lo que permitirá que el paciente recupere la visión normal perdida. Además, también hay que tener en cuenta que las dioptrías que pueden tener que corregirse en un ojo y otro pueden ser distintas, por lo que es importante identificarlas correctamente. 

A la hora de graduar la vista el profesional encargado de hacerlo llevará a cabo diferentes pruebas en el paciente. Estas pruebas se pueden realizar de diferente manera y con distintos dispositivos. En todos los casos, se trata de pruebas que no son invasivas (en ningún momento se llega a tocar el ojo), y el proceso de graduar la vista suele completarse en menos de 15 minutos aproximadamente. 

¿Para qué sirve graduar la vista?

La principal utilidad que tiene graduar la vista es conocer los problemas de la vista del paciente y el grado en el que están presentes en cada ojo. Sin embargo, llevar a cabo la graduación de la vista también sirve, cuando se realiza varias veces separadas en el tiempo, para conocer si los problemas de visión del paciente han aumentado o disminuido. 

Es decir, que sirve tanto para diagnosticar el problema y aplicar el tratamiento adecuado, como para realizar un seguimiento adecuado de un problema de visión ya diagnosticado y que puede evolucionar de distinta forma (especialmente en pacientes jóvenes que todavía están creciendo o en personas que tienen más de 45 años y empiezan a manifestar los primeros síntomas de vista cansada o presbicia).

De esta forma, se podrá aplicar el tratamiento más adecuado en cada caso. Por lo general, los tratamientos más habituales a la hora de corregir los problemas refractivos de los que hemos hablado previamente  pasan por el uso de lentes (ya sea en forma de gafas o lentes de contacto) que permiten corregir los problemas de refracción de la luz en el ojo y conseguir que el paciente vea correctamente. Por otro lado, también se puede optar por la cirugía, que permite corregir el defecto del ojo del paciente y evitar que este tenga que hacer uso de lentes adicionales para ver correctamente. 

¿Cuándo se debe acudir a un profesional?

Como norma general, se debería acudir a un profesional para graduar la vista siempre que se aprecie una visión borrosa o con falta de agudeza visual (tanto si es de cerca como de lejos, así como si se trata de ambos casos). Cuando se vea borroso en alguna situación, así como cuando sea necesario entrecerrar los ojos para agudizar la vista y conseguir ver correctamente, se puede estar casi seguro de que existe un problema de visión no diagnosticado, por lo que es importante acudir al oftalmólogo u óptico para que pueda graduar la vista y llevar a cabo el diagnóstico correspondiente. 

Asimismo, existen personas que ya utilizan gafas o lentes de contacto y que aprecian que, a pesar de este uso, hay situaciones en las que creen que no ven todo lo bien que debieran. En estos casos, lo más probable es que, de forma natural, las dioptrías de los problemas de visión hayan variado, lo que hará necesario llevar a cabo una nueva graduación de la vista y, si es necesario, adaptar los cristales de las gafas o las lentillas a la nueva graduación.

Teresa Delgado
24/05/2022
100% recomendable, trato, profesionalidad y eficacia al mismo nivel, top
Santiago Esponda Chaux
23/05/2022
Juan Carlos Cuenca
20/05/2022
David Tores
13/05/2022
Carolina Vicent Toril
03/05/2022
Christian Martinez Garcia
20/04/2022
Sierri León Vega
06/04/2022
Marta Acero
02/04/2022
Contenta con el momento de la operación y cómo nos han tratado, aunque sí es cierto que me dijeron que iba a quedar después de la operación totalmente perfecta y que mi visión iba a ser del 100% y NO HA SIDO así. Ayer mismo me dieron el alta y avisé a mi Doctora Belén que no veía 100% bien desde mi ojo izquierdo y me dijo que me había quedado un poco de astigmatismo en ese ojo y que no hacía falta ningún retoque. Esto ha sido bastante feo para mí, porque crees que vas a quedar perfecta al 100% y te quedas viendo mal de un ojo, la verdad que ha sido un final un tanto amargo. Tengo dos amigas que se iban a operar aquí, y ya me encargaré de avisarlas por lo menos que no se quede como yo, con ese mal sabor de boca.
Flora Rascón Rascón
24/03/2022
Jorge Gallego
23/02/2022
Le pongo 5 estrellas porque no se pueden poner mas. El trato es espectacular desde que entras por la puerta, el personal muy profesional y agradable que no escatima en tiempo y dedicacion al paciente, Un 10.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario