Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Lente divergente: qué es y para qué se usa

Muchas personas corrigen sus problemas de refracción (miopía, hipermetropía y astigmatismo) gracias a gafas o lentes de contacto. Sin embargo, no todo el mundo sabe exactamente qué es una lente y cómo funciona. Si quieres saber qué es una lente divergente y qué usos tiene en oftalmología sigue leyendo y te lo contamos.

¿Qué son las lentes?

Las lentes son objetos transparentes limitados por dos superficies, de las que, al menos, una es curva. Las lentes no se usan solo para corregir los problemas refractivos. Entre sus muchas utilizaciones, también se pueden encontrar aplicaciones en los telescopios, los microscopio, o las cámaras de fotos, entre otros. 

New Call-to-action

Tipos de lentes

Las lentes pueden ser convergentes o divergentes, dependiendo de la forma que adopten. Estas lentes tienen distintos efectos en la luz, por lo que forman distintos tipos de imagen según se utilicen unas u otras. 

Lentes convergentes

Las lentes convergentes (también llamadas convexas o positivas) son aquellas cuyo espesor va disminuyendo del centro hacia los bordes. Es decir, los bordes son más finos.

En este caso, los rayos de luz llegan a la lente desde un objeto de manera paralela. La lente hace converger esos rayos (o sea, unirse) en un solo punto llamado foco principal. Las lentes convergentes enfocan los rayos de luz y forman una imagen real de los objetos. 

Existen tres tipos de lentes convexas:

  • Lentes bi-convexas: son convexas por ambas caras.
  • Lentes plano-convexas: una de sus caras es plana y la otra convexa.
  • Lentes cóncavo-convexas: una de las caras es convexa y la otra cóncava o divergente.

Recordemos que la potencia de las lentes se mide en dioptrías, que pueden ser positivas o negativas. Pues bien, la potencia de este tipo de lentes se mide en dioptrías positivas

Lentes divergentes

Por otro lado, una lente divergente (también llamada cóncava o negativa) es aquella cuyo espesor va disminuyendo de los bordes hacia el centro. Es decir, es más gruesa en los bordes. 

Estas lentes refractan los rayos de luz que llegan a ella de manera que se separan entre ellos o, dicho de otro modo, divergen. En este caso, el foco principal es aquel del cual provenían los rayos de luz. Estas lentes forman imágenes virtuales de los objetos, que son más pequeñas que en la realidad. 

Existen tres clases de lentes divergentes:

  • Lentes bi-cóncavas: son cóncavas en las dos caras
  • Lentes plano-cóncavas: una cara es plana y la otra, cóncava
  • Lentes convexo-cóncavas: una cara es convexa y la otra cóncava.

La potencia óptica de este tipo de lentes se mide en dioptrías negativas.

La lente divergente y su uso para corregir la miopía

El ojo miope tiene una lente natural excesivamente positiva, lo que causa que el punto focal se enfoque por delante de la retina. Para conseguir corregir este defecto, lo que se hace es poner delante del ojo una lente que lo contrarreste. Como decíamos, las lentes divergentes hacen la imagen más pequeña, por eso sirven para contrarrestar el  exceso de convergencia del ojo miope. Es decir, una lente divergente corregirá la miopía, mientras que una lente convergente podrá ser usada para corregir el defecto visual contrario (la hipermetropía).

Gafas sobre fondo de paisaje verde

¿Qué pasa cuando se padece miopía y astigmatismo juntos?

En algunos casos, el paciente tiene, además de miopía, también astigmatismo. ¿Qué tipo de lente se utiliza en estos casos? Recordemos que el astigmatismo se produce porque la superficie de la córnea es irregular, por lo que la imagen se enfoca en más de un punto, provocando que sea borrosa y distorsionada. En estos casos, se emplean las lentes tóricas

Este tipo de lentes constituyen una tipología especial cuya curvatura se compone de una superficie esférica (con la que se corrige la miopía) y otra cilíndrica, que es la encargada de corregir el astigmatismo. De este modo, este tipo de lentes complementan ópticamente al cristalino, haciéndolo trabajar como si tuviera una forma esférica perfecta.

Consecuencias estéticas

A pesar de ser muy útiles para corregir la miopía, las lentes montadas en gafas traen consigo una serie de consecuencias estéticas negativas.

  • Al deformar la imagen, la lente también deforma la imagen de nuestro rostro, especialmente cuando se trata de graduaciones muy altas.
  • Además, las gafas constituyen un elemento que se sitúa directamente delante de los ojos, lo que hace que en muchos casos no se aprecien correctamente.
  • En el caso de los cristales antirreflejos, estos limitan parte del reflejo de las luces, pero no la totalidad, por lo que pueden resultar algo incómodas. 
  • Por otro lado, el uso de lentes de contacto tampoco está exento de molestias. Aunque no se vean como las gafas, su uso tiene consecuencias que se deben conocer. Como por ejemplo que se deberá tener mucho cuidado de no dejarlas puestas, ya que esto irrita la conjuntiva del ojo.
  • Así mismo, el uso de lentes de contacto puede favorecer la aparición del síndrome del ojo seco, lo que resulta muy molesto para el paciente además de producir enrojecimiento y sensación de escozor.

Debido a estos motivos estéticos, además de los no mencionados motivos prácticos, son muchas las personas miopes que hacen un uso concreto de las gafas o lentes de contacto, limitando su uso solo a situaciones concretas. En estos casos, lo más recomendable es decantarse por la cirugía refractiva, que permitirá corregir los problemas de miopía y prescindir tanto de gafas como de lentes de contacto.

La cirugía refractiva

La cirugía refractiva nos permite corregir nuestros problemas refractivos o minimizarlos, pudiendo prescindir de gafas y lentillas en todas las situaciones. La técnica Lasik (que es la más extendida actualmente) tiene más de 20 años de implantación con un altísimo porcentaje de éxito.

Si la miopía se corrige poniendo una lente cóncava delante del ojo, lo que hace la cirugía refractiva láser es moldear la córnea para darle esa concavidad sin necesidad de ninguna lente. Para las personas que por alguna razón no pueden someterse a la cirugía láser una alternativa sería la implantación de una lente intraocular. Con esta cirugía, igual de segura y eficiente que la cirugía láser, se implanta una pequeña lente correctora dentro del ojo, lo que permite que se pueda ver con normalidad y nitidez sin necesidad de usar ni gafas ni lentillas.

New Call-to-action

1 Comentario

  1. 7 de septiembre de 201922:08
    dijo:

    gracias

Escribe un comentario