Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Miopía magna en niños: qué es y cómo se trata

La miopía es una patología que aparece cuando en ojos con un tamaño mayor del normal las imágenes se enfocan delante de la retina y no sobre ella. Esto produce una visión de lejos borrosa. En el caso de la miopía magna, también conocida como miopía degenerativa, se produce un alargamiento posterior del globo ocular que se asocia con un adelgazamiento de las paredes del ojo. Los pacientes que la padecen tienen más de 6 dioptrías, lo cual puede suponer un riesgo para la visión, pues puede derivar en patologías más severas. Sin embargo, ¿puede presentarse la miopía magna en niños?

Miopía magna en niños

La miopía magna solo afecta a un 2% de la población, pero puede derivar en otros trastornos de la visión, como el desprendimiento de retina, el glaucoma o las cataratas, lo cual no es muy habitual en los niños. Sin embargo, sí que puede presentarse en un pequeño porcentaje de casos, sobre todo entre los 8 y los 12 años. 

New Call-to-action

La miopía magna en niños puede aparecer desde los 5 o 10 años aunque tiende a estabilizarse al finalizar la adolescencia; eso sí, es posible que siga aumentando poco a poco desde entonces. Sin embargo, en ocasiones, hay un periodo del crecimiento del niño en el que las dioptrías aumentan a gran velocidad.  

Es decir, cuando un niño presenta miopía, no se suele convertir en miopía magna hasta la edad adulta, pues lo habitual es que las dioptrías aumenten gradualmente a lo largo de su vida. Sin embargo, a veces sí se produce esta miopía magna en niños por una subida rápida de esas dioptrías. 

Ante esta situación, es muy importante acudir al oftalmólogo para controlar la evolución de la miopía, tanto en niños como adultos, además de que en el caso de los niños puede estar asociada a otras enfermedades, como el síndrome de Stickler, el síndrome de Wagner o el síndrome Marfan, entre otras. 

Tratamiento

La miopía magna no tiene un tratamiento específico, pues dependerá de las circunstancias de la persona que la padezca, así como de las complicaciones que puedan ir apareciendo. Por ejemplo, si se prevé un posible desprendimiento de retina, se puede tratar a modo de prevención con fotocoagulación con láser.

En el caso de la miopía magna en niños, se trata de evitar llegar a esas altas graduaciones por encima de las 6 dioptrías, por lo que es importante un diagnóstico precoz y un seguimiento detallado. Además de controlar la miopía para no llegar al desprendimiento de retina o las maculopatías miópicas, también se busca la comodidad y la mejora visual del paciente. 

Cada caso es diferente, pero algunos de los posibles tratamientos son el uso de lentillas, lentes intraoculares, inyecciones intraoculares o fotocoagulación con láser. Sin embargo, es un especialista el que tiene que evaluar al paciente de manera individual y establecer la solución que mejor se adapte a su situación. 

En conclusión, la miopía magna en niños, al igual que en los adultos, ha de ser controlada por un especialista para que no solo sea tratado el problema de visión en sí (no ver de lejos), sino también para que no aparezcan otras patologías asociadas, como el desprendimiento de retina, el glaucoma o las cataratas. En definitiva, que la prevención es la mejor manera de curar. 

Fuentes:

Guía Infantil – Tipos de miopía que pueden afectar a la visión de los niños

Science Direct – Prevalencia y factores asociados a la miopía en jóvenes

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario