Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Dolor en la cabeza y su posible relación con la vista

5/5 - (1 voto)

Sentir dolor en la cabeza es muy habitual y, precisamente por ello, son muchas las causas que pueden estar detrás de este problema.

Si quieres saber más sobre las causas y los distintos tipos de dolores de cabeza sigue leyendo y te lo contamos.

 

¿Qué tipos de dolores de cabeza existen?

Uno de los aspectos más importantes a la hora de hablar de los dolores de  cabeza es aclarar que el dolor de cabeza, en sí mismo, no es una enfermedad, sino un síntoma y, para poder ponerle remedio, será necesario identificar correctamente la causa que ha propiciado su aparición. 

En este sentido, dependiendo de las características del dolor de cabeza, podemos distinguir distintos tipos de dolor y, por lo tanto, diferenciar el tratamiento más adecuado en cada caso.

New Call-to-action

Algunos de los principales tipos de dolores de cabeza son los siguientes: 

Sinusitis

La sinusitis es un tipo de dolor de cabeza que tiende a localizarse en la parte delantera, en concreto en la nariz y la zona alrededor de la cara.

En el caso de la sinusitis, el dolor de cabeza procede de la inflamación de las fosas nasales, lo que aumenta la presión en la zona y origina el dolor, que termina manifestándose como una cefalea frontal

Existen diversas causas que pueden propiciar la aparición de la sinusitis. Algunas de las más habituales son:

  • Las infecciones (por ejemplo, un catarro o una gripe).
  • Las alergias (por ejemplo, las alergias estacionales causadas por el polen). 

En el caso de que el problema se deba a una infección vírica, será necesario esperar a que el propio cuerpo cure la infección, ya que los antibióticos no son afectivos en estos casos. No obstante, se pueden tomar algunos medicamentos que ayudan a reducir las molestias causadas por la sinusitis, por ejemplo paracetamol. 

En el caso de la sinusitis alérgica, lo más recomendable será utilizar un medicamento específico para la alergia, por ejemplo un antihistamínico. 

Además, también existen algunos medicamentos que, si bien no solucionan la causa del problema, ayudan a desinflamar las fosas nasales y que se suelen aplicar directamente por vía nasal en forma de gotas o pulverizadores. 

Migrañas 

Las migrañas son, quizás, el tipo de dolor de cabeza más temido por los pacientes. En este caso, existen diferentes causas que pueden propiciar su aparición. Sin embargo, no se conoce una causa única y determinada que pueda asociarse con este tipo de dolor de  cabeza. 

Las migrañas son más habituales en unos pacientes que en otros. De hecho, las personas que las sufren suelen hacerlo de forma crónica. Situaciones de estrés, ansiedad, así como el consumo de algunas sustancias (tabaco, alcohol, exceso de cafeína, etc.) pueden actuar como disparadores que inician la migraña. 

En el caso de las migrañas, este dolor se suele manifestar como un dolor intenso y pinchazos en la cabeza, que puede afectar a toda la cabeza o localizarse en zonas más concretas de la misma. 

En general, los síntomas suelen ser:

  • Dolor intenso y punzante en la cabeza.
  • Sensibilidad a la luz y al sonido.
  • Malestar general que, en ocasiones, también puede implicar náuseas e incluso vómitos. 

Además, otro síntoma habitual en el caso de los pacientes que sufren migrañas es percibir destellos luminosos cuando miran hacia fuentes de luz o superficies claras. En estos casos, hablamos de migrañas con aura. 

Existen distintos tratamientos que ayudan a prevenir y tratar las migrañas. 

  • En el caso de pacientes reincidentes y con facilidad para sufrir este tipo de dolor de cabeza, el médico suele prescribir un tratamiento farmacológico que ayuda a controlar los episodios agudos de migraña. 
  • Cuando se sufre uno de estos episodios (o el paciente identifica que está en sus fases primarias) lo más recomendable es meterse en la cama en una habitación silenciosa y oscura, ya que es una forma sencilla y bastante eficaz de contener el episodio de ataque de migraña y reducir su duración.

Cefaleas 

Las cefaleas son otro de los tipos de dolor de cabeza más habituales. A diferencia de las migrañas, las cefaleas suelen localizarse en puntos o zonas concretas de la cabeza (en la parte frontal, en el lado izquierdo o derecho, etc.). Otra diferencia de este tipo de dolor de cabeza es que, generalmente, el paciente no experimenta mayor sensibilidad a la luz o al sonido. 

En el caso de las cefaleas, lo más habitual es que la causa del dolor se encuentre en un factor muscular. En este caso hablamos de cefaleas tensionales, y suelen estar provocadas por una mala higiene postural mantenida de forma prolongada en el tiempo o por un tirón o lesión en alguno de los músculos de la cabeza, el cuello, la espalda o los hombros. 

El tratamiento de las cefaleas dependerá del tipo de cefalea que se sufra. 

  • En general, se trata de un tipo de dolor en la cabeza que responde muy bien al uso de analgésicos como el paracetamol o el ibuprofeno. 
  • En el caso de las cefaleas tensionales, es esencial adoptar una correcta higiene postural para que el dolor remita. 
  • En los casos más extremos, también puede ser recomendable acudir al fisioterapeuta para que ayude a reducir la tensión muscular en la zona afectada.

Fatiga visual 

Otro tipo de dolor en la cabeza muy habitual es el provocado por la fatiga visual

En este caso, el dolor se manifiesta con los siguientes síntomas:

  • Cansancio.
  • Enrojecimiento de los ojos.
  • Visión borrosa.
  • Dificultad para mantener abiertos los ojos.
  • Malestar general.
  • Dolor de cabeza y ojos.

Este tipo de dolor en la cabeza está causado como consecuencia de tensionar en exceso los músculos visuales. Esta tensión prolongada lleva al cansancio tanto de los ojos como de la zona de alrededor, lo que causa la aparición de la fatiga visual. 

Se trata de un dolor de cabeza que suele ser habitual cuando se mantiene la mirada fija durante largo tiempo (por ejemplo, trabajando delante del ordenador). Pero también es común en el caso de que exista un problema refractivo no diagnosticado o mal diagnosticado (miopía, hipermetropía, astigmatismo, presbicia, etc). 

La fatiga visual tiende a desaparecer por sí sola cuando cesa la actividad que mantiene en tensión la musculatura de alrededor de los ojos, por lo que no es necesario aplicar ningún tratamiento específico más allá del propio descanso. Si se quiere, se puede optar por aplicar lágrimas artificiales para mejorar la lubricación e hidratación de los ojos, lo que ayudará a que los ojos mejoren más rápido. 

Hombre con dolor de cabeza

¿Qué relación existe entre el dolor en la cabeza y la mala visión?

Uno de los aspectos que se tiene que tener en cuenta al hablar del dolor de cabeza es su posible relación con la vista y con los problemas refractivos. Cuando una persona sufre un problema refractivo y este no es tratado correctamente, esto hace que fuerce la vista para ver correctamente. Esta acción es un acto reflejo que se realiza de forma inconsciente. Sin embargo, mantenida de forma constante a lo largo de todo el día, puede conllevar un dolor de cabeza crónico que vaya más allá de la propia fatiga visual que se experimenta cuando se realizan actividades concretas que requieren fijar la vista. 

Además, hay que recordar que, en el caso de que se experimente dolor de cabeza al despertar o durante la noche, puede ser muy probable que debamos buscar la causa en algún tipo de problema relacionado con la vista, ya que este tipo de dolor de cabeza suele estar relacionado con esta situación. 

Debido a esto, si eres una persona que sufre dolores de cabeza de forma habitual (por ejemplo, cefaleas o migrañas), es muy recomendable que acudas al oftalmólogo para revisar tu vista. Gracias a esta revisión se puede saber si existe un problema refractivo no diagnosticado o, en otros casos, si la graduación de la vista ha cambiado con el paso de los años y es necesario cambiar la graduación de las gafas o lentillas que se utilizan habitualmente.

¿Cómo prevenir el dolor de cabeza?

Todas las personas sufrimos dolor en la cabeza en mayor o menor medida a lo largo de nuestra vida. Sin embargo, existen ciertos hábitos y recomendaciones que nos pueden ayudar a prevenir su aparición. 

  • Evitar el consumo de sustancias que pueden favorecer el dolor de cabeza (tabaco, alcohol, cafeína, etc.). 
  • Mantener una correcta higiene postural. 
  • Realizar ejercicios de estiramientos del cuello y los hombros (sobre todo después de permanecer durante largos períodos de tiempo en la misma postura). 
  • Utilizar una férula de descarga durante la noche para evitar problemas de bruxismo. 
  • Mantener una correcta higiene postural también durante las horas de sueño, así como dormir con una almohada y un colchón adecuados a nuestras necesidades
  • Utilizar gafas o lentillas con una graduación adecuada a nuestras necesidades y revisar dicha graduación cada cierto tiempo. 
  • En caso de trabajar delante de un ordenador, realizar pausas y descansos cada hora para evitar la fatiga visual. 
  • Evitar situaciones de estrés, sobre todo si son prolongadas en el tiempo. 
  • Descansar correctamente y dormir al menos ocho horas al día. 
  • Acudir al médico para que pueda realizar las pruebas que considere oportunas en el caso de que el dolor de cabeza sea habitual y recurrente. 

¿Cuándo es peligroso un dolor de cabeza?

Dado que sentir dolor de cabeza es algo común y que puede estar relacionado con muchos factores, en la mayoría de los casos, no es una situación que pueda llegar a ser peligrosa. No obstante, podría darse el caso de que el dolor de cabeza estuviera relacionado con algún tipo de enfermedad o problema de mayor importancia. 

En general, se debe prestar especial atención si el dolor de cabeza cumple con la mayoría de las siguientes características: 

  • El dolor aparece de forma repentina y es muy intenso. 
  • El dolor va acompañado de rigidez en el cuello y dificultad para mover la cabeza. 
  • Además del dolor, también aparece fiebre, entumecimiento y desorientación.
  • Si la persona experimenta visión borrosa o dificultades para hablar. 
  • Si el dolor aparece después de una lesión o traumatismo en la cabeza. 

En estos casos, es posible que la causa del dolor de cabeza sea más grave, y esté relacionada tanto con enfermedades neurológicas como con posibles traumatismos u otro tipo de dolencias. 

¿Cuándo debo acudir al médico?

En el caso de que el dolor de cabeza vaya acompañado de las características mencionadas en el punto anterior, lo más recomendable será acudir de forma urgente a un médico para que se pueda realizar una evaluación del paciente y poder aplicar el tratamiento más recomendable en cada caso. 

Por otro lado, si el dolor en la cabeza no cumple con estas características, pero sí que se puede asociar con otra tipología (sinusitis, migraña, cefalea, etc.), lo más recomendable será acudir al médico en el caso de que el dolor de cabeza se intensifique o no desaparezca por sí solo pasadas unas horas. 

Además, en el caso de aquellas personas que sean proclives a sufrir estos tipos de dolores de cabeza, también es aconsejable que acudan a su médico. De esta forma, se podrá prescribir un tratamiento farmacológico adecuado a las características particulares de cada paciente.

Teresa Delgado
24/05/2022
100% recomendable, trato, profesionalidad y eficacia al mismo nivel, top
Santiago Esponda Chaux
23/05/2022
Juan Carlos Cuenca
20/05/2022
David Tores
13/05/2022
Carolina Vicent Toril
03/05/2022
Christian Martinez Garcia
20/04/2022
Sierri León Vega
06/04/2022
Marta Acero
02/04/2022
Contenta con el momento de la operación y cómo nos han tratado, aunque sí es cierto que me dijeron que iba a quedar después de la operación totalmente perfecta y que mi visión iba a ser del 100% y NO HA SIDO así. Ayer mismo me dieron el alta y avisé a mi Doctora Belén que no veía 100% bien desde mi ojo izquierdo y me dijo que me había quedado un poco de astigmatismo en ese ojo y que no hacía falta ningún retoque. Esto ha sido bastante feo para mí, porque crees que vas a quedar perfecta al 100% y te quedas viendo mal de un ojo, la verdad que ha sido un final un tanto amargo. Tengo dos amigas que se iban a operar aquí, y ya me encargaré de avisarlas por lo menos que no se quede como yo, con ese mal sabor de boca.
Flora Rascón Rascón
24/03/2022
Jorge Gallego
23/02/2022
Le pongo 5 estrellas porque no se pueden poner mas. El trato es espectacular desde que entras por la puerta, el personal muy profesional y agradable que no escatima en tiempo y dedicacion al paciente, Un 10.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario