Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Edema macular quístico: causas, síntomas y tratamiento

El edema macular quístico (EMQ) es una patología ocular que consiste en un acumulación anormal de líquido en la mácula (zona central de la retina) como consecuencia de un cirugía anterior de cataratas, ya que uno de los riesgos de esta intervención es que se produzca una irritación de los vasos sanguíneos que puede provocar un escape de los fluidos al interior del ojo.

New Call-to-action

Causas

En realidad, el edema macular como efecto secundario de un operación de cataratas, o de otra cirugía del ojo, es solamente una de las posibles causas del edema macular, una patología que puede deberse a motivos tan diversos como:

  • Enfermedades oculares de tipo vascular: retinopatía diabética (que es la más frecuente), trombosis venosa o retinopatía por radiación entre otras.
  • Procesos inflamatorios oculares: uveítis anterior, uveítis posterior, vasculitis, etc.
  • Retinosis pigmentaria, que es una distrofia de carácter congénito de la retina.
  • Tumores intraoculares.
  • Efectos secundarios de algunos medicamentos
  • El envejecimiento puede provocar una patología específica de la mácula conocida como Degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Debemos aclarar que el edema de la mácula solo se conoce como edema macular quístico cuando la causa es consecuencia de una intervención previa de cataratas.

Resultado OCT mácula y venas

Síntomas del edema macular

La mácula es la parte de la retina que concentra una mayor densidad de células sensibles (conos), lo que la convierte en una de las zonas más relevantes del globo ocular. De apariencia diminuta, es una pequeña mancha de color amarillo dentro de la retina, y nos permite tener una visión de los detalles y el movimiento.

Por este motivo, para tener una visión de calidad es imprescindible que la mácula esté en perfecto estado. Cuando esto no ocurre, aparecen diversos síntomas:

  • Visión central borrosa.
  • Distorsión de las imágenes o de los colores.

Normalmente las patologías maculares son indoloras y de progresión lenta, aunque a veces el debut de la enfermedad se produce de forma rápida y abrupta, como es el caso de las trombosis venosas de la retina.

Detección y tratamiento

La exploración clínica estereoscópica con lámpara de hendidura o biomicroscopio es el método más habitual, y la mayoría de veces concluyente,  para determinar si existe o no edema macular.

No obstante, en ocasiones el oftalmólogo recurre también a pruebas complementarias como:

  • Tomografía de coherencia óptica (OCT), para valorar posibles alteraciones en el espesor o morfología de la mácula del ojo.
  • Angiografía fluoresceínica, con el fin de comprobar el estado circulatorio de la retina.

En lo que se refiere a tratamientos, la cuestión clave es la detección y reconocimiento de los factores que provocan la enfermedad en cada caso y, a partir, de ahí elegir las opciones más idóneas para cada caso de un modo individualizado:

  • Tratamiento con colirios, inyecciones intraoculares o inyecciones perioculares.
  • Fotocoagulación con láser.
  • Cirugía de vítreo-retina.

Los tratamientos suelen ser eficaces, por lo que el pronóstico del edema macular es bueno en la mayor parte de los casos. No obstante, es muy importante detectar a tiempo la enfermedad y tener un buen control de los factores que predisponen a padecerla.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario