Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Inflamación del ojo: causas y tratamiento

Se conoce como uveítis a la inflamación del ojo, que suele mostrar síntomas como enrojecimiento de la esclerótica, fotofobia, abundante presencia de moscas volantes, así como dolor del propio ojo. Se trata de un problema complejo, debido sobre todo a la variedad de causas que pueden estar detrás de un episodio de uveítis, por lo que es importante consultar al oftalmólogo para que evalúe cada caso de forma particular. 

New Call-to-action

Posibles causas de la inflamación del ojo

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta respecto a la inflamación del ojo o uveítis es que puede estar causada por una variedad bastante amplia de motivos. Las principales suelen ser las siguientes:

  • Enfermedades autoinmunes: Asociadas principalmente a enfermedades reumáticas , aunque también abarcan otras tipologías. En este caso, es importante realizar un diagnóstico correcto y completo, ya que la inflamación del ojo sería un síntoma de una enfermedad de otro tipo, por lo que el tratamiento que se aplique deberá solucionar tanto la inflamación del ojo como la enfermedad que la causa. 
  • Infecciones: Causadas por bacterias o virus. En este caso, según sea de un tipo u otro, se aplicará un tratamiento adecuado para cada situación. 
  • Causas idiopáticas: Por otro lado, se habla de causas idiopáticas en los casos en los que la uveítis o inflamación del ojo no está relacionada con ninguna otra enfermedad o causa externa, sino que es una inflamación que surge por sí sola. De este modo, se aplicará un tratamiento concreto para reducir la inflamación del ojo en sí misma. 

Hombre canoso con barba se revisa la vista

Tratamiento de la inflamación del ojo

Como se puede ver, la variedad de causas que pueden motivar la aparición de uveítis es muy variada. En consecuencia, los tratamientos que se aplicarán serán igual de variados, y estarán en consonancia con el tipo de causa que motive la inflamación del ojo en cada paciente. 

En el caso de la uveítis causada por enfermedades autoinmunes, lo más habitual es que el tratamiento esté centrado en la enfermedad autoinmune que la genera. De esta forma, mejorando el cuadro clínico de la enfermedad autoinmune en cuestión, se suele mejorar también la inflamación del ojo y otros posibles síntomas asociados a la enfermedad autoinmune. No obstante, en muchos casos, es posible que el tratamiento principal se complemente con el uso de otros medicamentos concretos para tratar la uveítis, como pueden ser gotas en forma de colirio que se aplicarán directamente en el ojo. 

Cuando la causa se deba a una infección, lo más habitual es que el tratamiento esté centrado en conseguir eliminar este problema , lo que suele conllevar también la eliminación de la inflamación del ojo y de otros posibles síntomas asociados a este problema. En el caso de que se trate de una infección bacteriana, lo más habitual será el uso de antibióticos adecuados a cada tipo de bacteria. Mientras que en el caso de que se trate de una infección de tipo vírico, se tendrán que utilizar medicamentos específicos para este tipo de infecciones, ya que los antibióticos no tienen efecto alguno sobre los virus. 

Finalmente, en el caso de que la uveítis o inflamación del ojo se diagnostique por causas idiopáticas, lo más habitual será que se utilicen medicamentos destinados concretamente para reducir la inflamación de ojo. Por lo general, estos medicamentos se aplicarán mediante gotas en forma de colirio oftálmico adecuado a cada tipo de paciente y situación concreta. 

Hay que tener en cuenta que todos estos tratamientos deberán ser siempre prescritos por un médico tras realizar la exploración del paciente y el correspondiente diagnóstico. En ningún caso el paciente deberá automedicarse o compartir medicamentos con otros pacientes que presenten síntomas similares.

Cuándo acudir al médico

La uveítis o inflamación del ojo es un problema que puede presentar cuadros clínicos muy variados, algunos de mayor gravedad y otros de menos. Debido a esto, se recomienda que la persona que presente síntomas asociados, como pueden ser dolor de ojo, enrojecimiento, fotofobia, abundante presencia de moscas volantes, así como la necesidad continua de parpadeo, acuda de forma inmediata al médico para que pueda llevar a cabo una evaluación de la situación del paciente y prescribir el tratamiento más adecuado en caso de necesitarlo.

New Call-to-action

2 Comentarios

  1. 24 de diciembre de 201900:26
    dijo:

    Me gustaria saber si una catarara que dificulta mi visión, incluso con gafas progresivas, es operable a los 59 años, ya que segun mi óptica tego hipermetropía y un poco de astigmatismo. Gracias

    Un cordial saludo

  2. 24 de diciembre de 201909:41
    Clinica Baviera dijo:

    Hola María José, buenos días. La simplificación de las técnicas quirúrgicas, unida a la búsqueda de la mejor calidad de vida para los pacientes, ha dado lugar a un cambio en los criterios a la hora de establecer el momento de operar las cataratas. Hace algunos años, se recomendaba al paciente esperar a tener una catarata muy avanzada para poder realizar la intervención quirúrgica con menor riego. Actualmente, la operación se realiza lo más precozmente posible, dependiendo de las características del paciente y una vez que comience a percibir un deterioro de su calidad de visión. Además el desarrollo tecnológico de las lentes intraoculares permite operar de cataratas y, a la vez, corregir otros problemas visuales asociados como la hipermetropía y el astigmatismo que comentas. En todo caso, debe ser el médico el que determine si es el momento o no de la cirugía durante una primera consulta. Puedes pedir tu cita en nuestro teléfono gratuito de atención al paciente 900 180 100. Un saludo y muchas gracias por tu interés.

Escribe un comentario