Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Lagrimal rojo: posibles causas

El lagrimal rojo es una afección bastante común que puede obedecer a múltiples y variadas causas. En concreto, la esclerótica (comúnmente conocida como parte blanca del ojo) muestra una apariencia hinchada y enrojecida en esta zona e, incluso, se pueden observar legañas y lagrimeo.

New Call-to-action

Además, a lo descrito, se le añade otra serie de molestos síntomas:

  • Comezón en los ojos.
  • Dolor.
  • Visión borrosa y/o nublada.
  • Fotosensibilidad.
  • Párpados hinchados.
  • Ojos llorosos.

En este artículo vamos a estudiar qué factores pueden favorecer su desarrollo y cuál es el tratamiento adecuado.

Perfil de mujer con ojo rojo

Lagrimal rojo: un problema con muchas causas

Existen muy variadas razones que pueden favorecer que el lagrimal esté rojo:

  • Alteraciones en los párpados como orzuelos o inflamaciones en los párpados.
  • Las alergias.
  • Abuso de las lentes de contacto o molestias derivadas de una falta de higiene en ellas.
  • Infecciones del ojo o conjuntivitis.
  • Por la presencia de bacterias.
  • Infecciones de origen vírico.
  • La introducción de un cuerpo extraño.
  • Una rotura en un capilar.
  • Glaucoma de ángulo cerrado, que además produce un intenso dolor y una pérdida de la visión.
  • Uso de aires acondicionados durante el verano.
  • Nadar en piscinas tratadas con cloro y otros productos químicos puede acabar derivando en un problema como el descrito.

Mención aparte merece el lagrimal obstruido. Dada su importancia le hemos reservado un apartado especial en este artículo.

¿Qué causa que el lagrimal esté obstruido?

El lagrimal se define como un conducto por el que discurre la lágrima hasta llegar a la nariz. El problema se presenta cuando este canal queda obstruido y la lágrima no puede fluir.

Esta circunstancia, que ocurre con cierta frecuencia, ocasiona en el ojo un constante lagrimeo. No olvidemos que gracias que la lágrima es el mecanismo que limpia el ojo, pero por culpa de la obstrucción no puede limpiarse correctamente y favorece el desarrollo de bacterias con las habituales conjuntivitis de repetición (ojo rojo, secreciones…).

Pero ¿por qué se obstruye? Existen múltiples causas: traumatismos, acumulación de detritus, blefaritis, conjuntivitis…

Sin embargo, en muchas ocasiones no es posible determinar qué ha causado la obstrucción.

Normalmente para tratar el problema se opta por una técnica quirúrgica conocida como dacriocistorrinostomía. El cirujano abrirá una vía de comunicación alternativa entre el saco lagrimal y la fosa nasal que volverá a permitir el drenaje.

¿Cuál es el tratamiento del lagrimal rojo?

En caso de padecer un cuadro como el descrito quizás no necesitemos más que el transcurso de los días para dejar atrás estos molestos síntomas. Por lo tanto, en la mayoría de ocasiones remitirá por sí solo sin necesidad de tratamiento alguno.

Sin embargo, en ciertos casos, y dependiendo de cuál fue la causa que motivó su aparición, el médico nos puede prescribir ciertos medicamentos. En concreto, si la afección tiene un origen bacteriano, el oftalmólogo puede prescribir gotas para los ojos con antibiótico.

También es posible que el lagrimal rojo se deba a una alergia. En ese caso, es recomendable que sigamos las recomendaciones médicas para tratar de atenuar sus efectos.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario