Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Síntomas de presión ocular alta

Para poder funcionar correctamente y mantener su morfología, el ojo necesita tener una cierta presión ocular en su interior, también denominada presión intraocular o PIO. Si existe un equilibrio entre la producción y eliminación de un líquido transparente que se encuentra en el interior del ojo y que se encarga de nutrir y oxigenar el cristalino y la córnea, conocido como humor acuoso, la presión ocular se mantiene constante.

Sin embargo, en ocasiones la producción del humor acuoso aumenta demasiado o no consigue eliminarse de manera suficiente. En estos casos la presión intraocular sube y el nervio óptico puede quedar sometido a demasiada presión, con el riesgo de sufrir daños importantes que afectan a  la visión y que pueden llegar a ser irreversibles.

New Call-to-action

¿Cómo se mide la presión ocular?

La unidad de medida de la presión intraocular son los milímetros de mercurio (mmHg), considerándose que a partir de los 21 mmHG es posible empezar a tener problemas visuales de consideración.

Para medir la presión intraocular se utiliza un instrumento llamado tonómetro. Aunque existen diversos tipos de tonómetros, como los de rebote o de aplanamiento o tonómetro Golgdan, el más utilizado en la actualidad es el tonómetro de aire.  Este tiene la gran ventaja y comodidad para el paciente de que en ningún momento se produce el más mínimo roce de la córnea con el aparato.   

Mujer con el pelo recogido se hace una prueba en la consulta de oftalmología

Síntomas de la presión intraocular alta

El gran problema de la presión intraocular alta es que en sus primeras fases no suele manifestarse ningún tipo de síntoma. Por este motivo, es posible que una persona no empiece a notar problemas de visión hasta que ya tiene dañado el nervio óptico.

La presión ocular alta es la principal causa del glaucoma, una patología visual que puede llegar a ser grave si no se trata a tiempo. Cuando empieza a dar síntomas, el glaucoma se caracteriza por:  

  • Reducción del campo visual periférico, lo que se conoce como “visión de túnel”.
  • Ojos extremadamente sensibles a la luz o el deslumbramiento, pudiéndose percibir halos alrededor de las fuentes del luz eléctricas.
  • Problemas de visión nocturna.
  • También se pueden notar dolores de cabeza.

Causas de la presión intraocular alta y factores de prevención

No existe una causa clara que permita determinar con seguridad por qué, en un momento determinado, se produce algún problema en el sistema de drenaje del humor acuoso que provoque un aumento de la presión intraocular.  Sin embargo, sí se sabe que hay una serie de circunstancias que pueden favorecer su aparición:

  • La edad. Las posibilidades de sufrir glaucoma aumentan considerablemente a partir de los 45-50 años.
  • Ser fumador.
  • Estar expuesto a niveles altos de contaminación.
  • Llevar una mala alimentación.

En lo que respecta a la prevención de la presión ocular alta y del glaucoma,  llevar una alimentación equilibrada, rica en antioxidantes (vitamina B1, vitamina C, caroteno, luteína, zexantina…) o evitar hábitos tóxicos como el tabaquismo pueden servir para evitar o retrasar este problema. No obstante, dado que su causa exacta se desconoce y los primeros estadios suelen ser asintomáticos, la recomendación más efectiva es hacerse revisiones periódicas de la vista que incluyan la medición de la presión ocular, sobre todo a partir de los 45 años.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario