Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

El blog de la Oftalmología

¿Qué se entiende por excavación papilar y cuáles son sus causas?

La excavación papilar es una depresión fisiológica que se produce cuando el canal por el que salen las fibras del nervio óptico es algo mayor que el espacio mínimo que sería necesario. No es una patología en sí misma, ya que existe en prácticamente todos los ojos, aunque estén totalmente sanos. El problema se produce cuando dicha excavación aumenta de tamaño por alguna razón, superando en un tercio el tamaño total de la papila. Cuando esto ocurre, en la mayoría de casos es indicativo de glaucoma.

New Call-to-action

¿Qué es el glaucoma y cuáles son sus síntomas?

El glaucoma se suele producir por un mal funcionamiento del sistema del drenaje del humor acuoso. Esto provoca un aumento de la presión del ojo que, poco a poco, va provocando daños en el nervio óptico, desencadenando una pérdida de la visión que de no tratarse a tiempo puede llegar a ser total.

Resultado de OCT

El glaucoma suele permanecer asintomático en las primeras etapas, para posteriormente, y a medida que la enfermedad avanza, presentar los siguientes síntomas, que serán diferentes según el tipo de glaucoma del que hablemos:

  • Cambios en la visión periférica. Al ser muy pequeños y progresivos, muchas veces el paciente no llega notarlos.
  • Pérdida progresiva de visión.
  • Visión borrosa.
  • Dolores de cabeza y/o alrededor de los ojos.
  • Náuseas y/o vómitos.
  • Pérdida de visión de un modo abrupto.
  • Ver halos de diversos colores alrededor de los focos o luces brillante.

Otro síntoma muy representativo de esta enfermedad es el aumento de la excavación papilar, así como de la palidez de la misma. Pero esto no puede notarlo de ningún modo el paciente, por lo que solo puede ser detectado por un oftalmólogo mediante una exploración profunda de la retina (retinografía).

La pruebas diagnósticas del glaucoma

Como hemos comentado, la excavación patológica papilar, o del disco óptico, anormalmente agrandada, casi siempre es indicativa de glaucoma, aunque también puede deberse a otro tipo de patologías neuro-oftalmológicas.

Por lo tanto, una de las herramientas diagnósticas de glaucoma más importantes es la retinografía, que consiste en la realización de una serie de fotografías del fondo del ojo, tanto en conjunto (imagen panorámica) como de zonas concretas ampliadas, entre ellas la mácula y el disco óptico o papila, con el fin de detectar esas depresiones anormalmente grandes.

Pero existen otra serie de pruebas que le van a servir al especialista para confirmar el diagnóstico de glaucoma, su alcance y tratamiento adecuado:

  • Tonometría. Medición de la presión del ojo mediante un instrumento llamado tonómetro.
  • Gonioscopia. Se trata de la inspección del ángulo de drenaje del ojo.
  • Oftalmolocopia. Con el fin de inspeccionar el nervio óptico para comprobar si se han producido daños.
  • Pruebas del campo visual. En especial de la visión lateral y periférica para buscar puntos ciegos que pueden estar pasando desapercibidos para el paciente.

Los exámenes periódicos, sobre todo a partir de los 40 años, son fundamentales para detectar a tiempo enfermedades que, como ocurre con el glaucoma, en sus primeras etapas no presentan síntomas reconocibles. Asimismo, unos hábitos de vida saludables (alimentación equilibrada, ejercicio físico, no fumar…) son fundamentales para mantener unos ojos sanos durante muchos años.

¿Cómo diferenciar una papila sana de una que no lo está?

Uno de los primeros factores que tenemos que tener en cuenta es que se trata de un diagnóstico que deberá realizar el profesional médico, ya que el paciente carece de los medios para distinguir este tipo de problema ocular. Para ello, hay que tener en cuenta que realizar una anamnesis cuidadosa será un paso importante.

Por otro lado, cuando se padece una excavación papilar, los pacientes suelen presentar una serie de síntomas comunes. Entre los más habituales que suelen referir al especialista caben destacar los siguientes:

  • Disminución o alteración de la visión
  • Disfunciones o variaciones cromáticas
  • Dolores asociados a los movimientos oculares
  • Pérdidas de visión transitorias
  • Cefaleas
  • Sensación de percibir aros o anillos luminosos alrededor de los focos de luz

Así mismo, es muy importante que el oftalmólogo realice las pruebas complementarias a la oftalmoscopia tradicional. En este sentido, pruebas como los reflejos pupilares, los exámenes de colores, exámenes de sensibilidad al contraste, así como el uso de campimetrías y pruebas electrofisiológicas, pueden ayudar al profesional a identificar este tipo de problema características del nervio óptico que, como ya se ha dicho, prácticamente todas las personas sufren en mayor o menor medida.

Además, también es muy importante que, cuando se observe el nervio óptico, se preste atención a la totalidad de aspectos que pueden influir en la presencia de una excavación papilar pronunciada, como son el color, la forma, el propio tamaño de la excavación, si presenta simetría bilateral o no, la estructura vascular, los signos peripapilares, así como la forma del reborde neuroretiniano.

¿Qué tipos de papilas pueden presentarse en un ojo?

Así mismo, más allá de la presencia o no de excavación papilar en el nervio óptico, es importante distinguir entre un tipo de papila u otra, lo que determinará ciertas características del ojo del paciente y cómo actuar en cada caso si fuera necesario. La clasificación de los tipos de papila que puede tener un paciente es:

  • Papila sana: Se trata de papilas en las que la excavación papilar es igual o inferior a 0,3, y que no presenta una diferencia mayor a 0,2 entre ojo y ojo.
  • Papila hipermetrópica: Se presentan normalmente como papilas más pequeñas o con un tamaño disminuido en comparación a las papilas sanas. Así mismo, presentan un mayor número de vasos que la mayoría de papilas.
  • Papila miópica: Suelen presentarse con una excavación papilar más grande que la media, especialmente a partir de miopías que superan las 6 dioptrías.
  • Papila oblicua: Se trata de una anomalía de tipo congénito que, además, suele ser común a ambos ojos. En estos casos, el nervio llega al ojo con una posición que no está centrada con respecto al globo ocular.
  • Papila con excavación fisiológica grande: Se trata, como su nombre indica, de una papila con una excavación más grande de lo habitual, lo que suele significar que es mayor que 0,3. No obstante, es importante matizar que la presencia de este tipo de papilas no tiene que implicar la presencia de una patología ocular.
  • Papila glaucomatosa: Se trata de las papilas que se suelen encontrar en la mayoría de los pacientes que presentan glaucoma, lo que hace que presenten una excavación papilar más grande que la media y que, a medida que pasa el tiempo y si no se trata, esta pueda aumentar de tamaño.

New Call-to-action

2 Comentarios

  1. 15 de marzo de 201719:42
    dijo:

    Muy buen articulo…interesante para mi conocimiento

  2. 5 de diciembre de 201902:46
    dijo:

    Muy interesante y muy buena informacin muchas gracias por est maravillosa informacin yo tengo glaucoma de ngulo abierto y siempre me estoy informando , que Dios los bendiga por est informacin

Escribe un comentario