Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Cuáles son los principales usos del colirio ciclopléjico?

El colirio ciclopléjico es una de las sustancias más usadas en las consultas de oftalmología.

Al igual que los otros tipos de colirios oftálmicos, los ciclopléjicos (también llamados midriáticos) tienen unos usos determinados y buscan generar unos efectos concretos en los ojos según las necesidades y los cuidados de cada paciente.

Se clasifican básicamente en dos categorías, el colirio ciclopléjico anticolinérgico y el colirio ciclopléjico simpaticomimético, y la diferencia sustancial entre ambos es que la fenilefrina, componente de los del segundo grupo, provoca la dilatación de la pupila sin perder el reflejo de acomodación.

New Call-to-action

Colirio ciclopléjico: ¿cómo y cuándo debemos usarlo?

Aunque los dos grupos de colirio ciclopléjico que hemos descrito antes presentan diferencias en su composición, en general, este producto se usa para situaciones como las que describimos a continuación:

  • Dilatación de las pupilas:

Se trata de su uso más común. Cuando vamos a consulta, independientemente de cuál sea la causa, nuestro especialista por lo general nos aplica unas gotitas en los ojos antes de iniciar la exploración correspondiente. Pues bien, esas gotitas son de colirio ciclopléjico, el cual favorece el examen a fondo del ojo (retina) y la zona ocular.

  • Irritación del iris:

El iris es el que da el color a nuestros ojos y el que controla el grado de dilatación de la pupila en función de la luz exterior. Cuando se irrita o se inflama, una pequeña dosis de colirio ciclopléjico nos ayuda a remitir esta situación.

  • Inflamación de la córnea:

La inflamación de la córnea es uno de los trastornos oculares más comunes. Puede tener varias causas, que van desde las infecciones por bacterias, virus o parásitos hasta el uso excesivo de medicamentos o la ausencia de lágrima. En este caso, el colirio ciclopléjico también nos ayuda a controlar esta anomalía.

 

Mujer con ojos azules echándose un colirio

 

Algunos consejos para el empleo del colirio ciclopléjico

El colirio ciclopléjico debe ser empleado siempre bajo la supervisión de un médico y no solo se utiliza para facilitar la exploración de la vista en una consulta rutinaria, sino también en consultas preoperatorias de modo que no existan dudas sobre el estado de los ojos antes de cualquier intervención.

Para los pacientes con glaucoma se recomienda el uso del colirio con fenilefrina, es decir, el del tipo simpaticomimético, pues esta sustancia evita el aumento de la presión ocular. En cambio, el anticolinérgico bloquea los músculos que contraen la pupila y nos ayuda a que el cristalino enfoque los objetos con mayor precisión.

Cuando se trata de preparar el ojo para exámenes de refracción, se recomienda que la dosis para adultos y niños mayores de 6 años sea de 1 gota, repetida tras 5 minutos de la primera aplicación, y que la refracción se realice a los 40-50 minutos. Eso sí, hay que tener en cuenta que  los niños con el iris claro (ojos verdes, azules, miel, etc.) requieren de una dosis menor para dilatar las pupilas.

Es bueno aclarar que el colirio ciclopléjico produce una sensación de quemazón en la zona ocular, la cual sin embargo es momentánea y no tiene efectos secundarios. Lo que sí es necesario es que se aplique dos veces antes de la exploración.

New Call-to-action

 

1 Comentario

  1. 30 de julio de 201808:09
    dijo:

    Muy bueno.

Escribe un comentario