Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

El blog de la Oftalmología

Goniotomía: fases del procedimiento y beneficios

La goniotomía es la cirugía más recomendada para mitigar los efectos del glaucoma congénito, una anomalía que afecta a los niños en sus primeros meses de vida o antes de los 3 años y que se caracteriza por el aumento de la presión intraocular, algo que provoca el deterioro de las fibras del nervio óptico.

New Call-to-action

Hombre rubio durante una prueba oftalmológica

De no ser tratado a tiempo, el glaucoma congénito puede generar daños irreversibles en la salud visual de los pequeños, como por ejemplo la pérdida visual parcial o total.

Existen varios tipos de glaucoma congénito en función del nivel de presión intraocular que se alcance. En los casos más graves, es muy habitual que la recomendación que se realice inmediatamente después del diagnóstico es la intervención quirúrgica por cualquiera de los métodos existentes, entre ellos la goniotomía.

¿Qué pasos se siguen para realizar una goniotomía?

El objetivo primordial de la goniotomía es lograr que el paciente obtenga niveles de presión intraocular normales o aceptables evitando, de paso, que el nervio óptico sufra nuevos daños. Recordemos que este nervio es el encargado de transmitir los estímulos visuales en forma de impulsos eléctricos desde el ojo hasta el cerebro.

Hasta la fecha, es un tratamiento que se ha revelado efectivo en el 80% de los casos. La única condición necesaria para que un niño pueda ser operado es que la córnea no presente síntomas de opacidad antes de la intervención.

Para que conozcas con mayor detalle en qué consiste esta intervención quirúrgica, te proponemos echar un vistazo al siguiente apartado, en el que describimos algunas de sus fases y procedimientos principales. Veamos:

1) Apertura de un orificio en la red tabecular, que no es otra cosa que el conjunto de canales diminutos que se encuentran en el denominado ángulo de drenaje del ojo, es decir, por donde sale el líquido lagrimal.

2) Una vez el especialista ha accedido al interior del ojo, el siguiente paso consiste en seccionar una pequeña cantidad de tejido ubicado justo en el ángulo que forma la córnea con el iris.

3) Desplazamiento del iris hacia atrás como consecuencia de la abertura que se ha realizado en el ángulo conformado por la córnea y el iris. Esta acción permite que se amplíe dicho ángulo y que el líquido lagrimal fluya con mayor facilidad que antes de la intervención.

4) Al ampliar el ángulo iridocorneal, el especialista también logra que la presión intraocular, que es la principal característica del glaucoma congénito, disminuya notablemente.

Goniotomía: otras consideraciones de la intervención

Aun cuando la goniotomía suele ser una cirugía altamente eficaz, se recomienda a los padres que realicen un control minucioso de la evolución de los niños tras someterlos a esta intervención. Esto obedece a la sencilla razón de que la presión en los ojos debe medirse de forma permanente.

La forma más común de glaucoma en los adultos es el glaucoma crónico simple. Para tratar este tipo de glaucoma se suelen recomendar otro tipo de técnicas, como por ejemplo la de los implantes valvulares o la trabeculectomía.

Exámenes previos a realizar una goniotomía

Como es lógico, antes de realizar una gonitomía, el oftalmólogo deberá realizar diferentes pruebas al paciente. Este tipo de pruebas serán las que permitirán saber qué tipo de glaucoma padece  y en qué fase se encuentra el mismo, lo que permitirá también determinar si la goniotomía es la solución más recomendable y cómo se deberá llevar a cabo en el caso de que, finalmente, el médico recomiende la intervención.

Algunas de las pruebas más comunes que suelen llevarse a cabo antes de la intervención son las siguientes:

  • Campimetría: Permite el estudio del campo visual del paciente.
  • Gonioscopia: Consiste en una visualización directa del ángulo iridocorneal.
  • Tonometría: Permite conocer la presión intraocular.
  • Paquimetría: Se realiza para conocer el grosor de la córnea.
  • Exploración del nervio óptico: Mediante diferentes técnicas, se exploran las características particulares del nervio óptico del paciente.

goniotomia

Datos interesantes relativos a la operación

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la goniotomía requerirá ciertos pasos previos, así como otros elementos que tendrán que tenerse en cuenta antes y durante la operación.

  • Antes de la operación, el paciente podrá recibir un tratamiento farmacológico determinado. Esto se lleva a cabo con la finalidad de reducir la presión intraocular antes de que tenga lugar la operación.
  • La operación se realizará solo de forma parcial sobre una parte del trabéculo. En concreto, únicamente sobre un ángulo de 120 grados. Esto permite que, si con una operación no se soluciona completamente el problema, se pueda optar por ampliar el ángulo en una segunda operación y, de esta forma, asegurarse mejores resultados.
  • Se trata de una operación que tiene un tiempo medio estimado de 45 minutos aproximadamente.
  • Se trata de una operación con un carácter invasivo mínimo, ya que no se introducen prótesis o elementos externos en el cuerpo ocular del paciente.
  • Después de la operación, es habitual que el paciente presente inflamación en la zona de la intervención. Se trata de una reacción normal que no suele conllevar problemas. No obstante, el médico correspondiente deberá llevar a cabo las revisiones pertinentes durante todo el postoperatorio.
  • Después de la operación de goniotomía, es posible que algunos pacientes tengan que someterse a nuevas operaciones. No obstante, estas nuevas intervenciones no tendrán que ser necesariamente nuevas goniotomías, sino que podrán presentar variaciones en el tratamiento con el objetivo de adecuarlo lo mejor posible a las necesidades del paciente.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario