Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Mejores lentillas para cada tipo de ojo

Rate this post

Las lentillas son una de las formas más comunes para corregir algunos problemas visuales. Sin embargo, dependiendo de qué problema visual tengamos y de las características de nuestros propios ojos, encontramos mejores lentillas que otras. 

Si quieres saber cuáles son las más adecuadas en cada caso, sigue leyendo y te contamos todo lo que necesitas saber al respecto. 

Tipos de lentillas y usos

Existe una gran variedad de tipos de lentillas y, según el caso, se pueden catalogar de distinta forma. Lo más común es encontrar los siguientes tipos: 

Lentillas según su composición

Dependiendo de los materiales que compongan las lentillas, podemos encontrar los siguientes tipos: 

  • Lentillas blandas: están desarrolladas con la tecnología más moderna y usan agua para mantener su forma. Son muy cómodas y se suelen adaptar sin problema a la mayoría de los pacientes. Son perfectas si necesitas usar lentillas durante muchas horas seguidas. Según el caso, podemos encontrar lentillas blandas con diversos tiempos de vida útil. 
  • Lentillas rígidas: las lentillas rígidas, o de gas permeable, no contienen agua. Gracias a su rigidez, son las que más tiempo resisten. Tienen una vida útil que va desde los 6 hasta los 12 meses. Son la opción más común en aquellos pacientes que no se adaptan bien a las lentillas blandas. 

Lentillas según su vida útil

Dependiendo del tiempo que aguantan las lentillas podemos encontrar los siguientes tipos: 

  • Lentillas diarias: son un tipo de lentillas blandas que están pensadas para ser usadas durante un solo día. Es decir, son lentillas de usar y tirar. De esta forma, no requieren de mantenimiento. 
  • Lentillas quincenales: son lentillas blandas pero que se deben guardar después de ser usadas. Esto hace que requieran mantenimiento y cuidado. Su vida útil es de dos semanas. 
  • Lentillas mensuales: son lentillas blandas, muy similares a las quincenales pero con una vida útil más larga, lo que las hace también más económicas a largo plazo. 
  • Lentillas de uso prolongado: son lentillas duras. Están pensadas para usarse durante al menos 6 meses. Son la opción más rentable desde un punto de vista económico debido a su larga durabilidad.

Lentillas según su uso 

Según el uso que hagamos de las lentillas, podemos encontrar los siguientes tipos: 

  • Lentillas correctoras: son lentillas que están graduadas y que buscan corregir algún problema refractivo en el ojo. Por ejemplo, miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia
  • Lentillas recreativas: son lentillas que se utilizan por estética, pero que no tienen el objetivo de corregir ningún problema de la vista. En general, se trata de lentillas de colores o dibujos cuyo objetivo es cambiar temporalmente el aspecto del ojo. 

mejores lentillas

¿Cuáles son las mejores lentillas para la presbicia?

Las lentillas para la presbicia o vista cansada se caracterizan por ser lentillas multifocales. Es decir, son lentillas que cuentan con varias graduaciones en la misma lentilla. Esto se consigue distribuyendo las distintas graduaciones en la superficie de la propia lentilla. Por lo general, el centro para ver de lejos y la zona periférica para ver de cerca. 

Esto permite que este tipo de lentillas se adapte perfectamente a las necesidades de las personas con presbicia o vista cansada, que necesitan poder ver bien tanto de cerca como de lejos sin necesidad de tener que utilizar dos tipos de gafas o lentillas distintas. 

Una versión de este tipo de lentillas son las lentillas progresivas. En este caso, además de contar con dos zonas de graduación en la propia lentilla, también cuentan con una zona intermedia que permite adaptar una graduación a otra de manera progresiva. De esta forma, su utilización es mucho más cómoda para el paciente.

¿Cuáles son las mejores lentillas para ojos secos?

El síndrome del ojo seco aparece cuando el ojo no es capaz de producir lágrimas en cantidad o calidad suficiente. Esto produce sequedad ocular, que implica escozor, picor y enrojecimiento de los ojos, entre otros síntomas. 

Debido a que cuando sufrimos síndrome de ojo seco la hidratación de nuestros ojos es menor, si usamos lentillas, es mejor decantarse por aquellas que requieran menos agua. Es decir, las lentillas rígidas o lentillas a gas permeable. 

Aunque mucha gente considera que las lentillas blandas (por ser hidrófilas) podrían ser las mejores lentillas para los pacientes con ojo seco, la realidad es la contraria. Las lentillas blandas, una vez puestas en el ojo, mantienen su humedad gracias a la lágrima del propio ojo. Si el ojo no produce lágrima natural suficiente, las lentillas blandas se endurecerán y no cumplirán su función correctamente, además de resultar molestas para la persona que las lleva. 

En cualquier caso, si sufrimos de síndrome de ojo, es importante complementar nuestra lágrima natural con lágrimas artificiales. De esta forma, conseguiremos el nivel de hidratación y lubricación ocular necesario para ver correctamente y asegurar que nuestros ojos están sanos. 

¿Cuál es el mejor tipo de lentilla para uso diario?

A la hora de determinar cuáles son las mejores lentillas para uso diario, hay que tener en cuenta varios aspectos importantes. 

  • La adaptación al propio ojo: hay personas que se adaptan mejor a las lentillas rígidas y otras que lo hacen a las blandas. Por ello, este factor será determinante a la hora de considerar que una lentilla de uso diario sea mejor o peor para una persona u otra. 
  • El uso que hacemos de las lentillas: no es lo mismo estar con las lentillas durante toda la jornada que estamos activos que hacerlo solo durante unas pocas horas al día. Este aspecto es importante, porque, dependiendo de cada caso, puede que un tipo de lentillas se adapte mejor a nuestra rutina que otra.
  • El precio: las lentillas blandas de uso diario son más baratas que las lentillas con más duración. Pero, si las usamos todos los días, a la larga salen más caras. Este es un elemento que se debe tener en cuenta, ya que el coste al final puede determinar que un tipo de lentilla sea más rentable que otra dependiendo del uso que hagamos de las mismas. 

En conclusión, no se puede determinar de forma general cuáles son las mejores lentillas para uso diario, ya que hay muchos factores personales que influyen en ello. Puede que las mejores lentillas de uso diario para una persona sean de un tipo, pero para otra persona pueden ser de un tipo distinto. Lo mejor será tener en cuenta todos los factores y circunstancias personales y escoger las que mejor se adapten a cada persona y a cada ojo. 

Mantenimiento de las lentillas: limpieza del estuche y de las propias lentillas

Con excepción de las lentillas de usar y tirar, el resto de lentillas requieren mantenimiento y cuidados concretos. Tanto las lentillas como el estuche en el que se guardan cuando no se usan pueden acumular suciedad y gérmenes si no se limpian correctamente. Esto puede provocar infecciones oculares, como, por ejemplo, conjuntivitis.

Para evitar problemas con las lentillas relacionados con una mala higiene, debemos seguir los siguientes consejos: 

  • Lavarse las manos con agua y jabón antes de manipular las lentillas o el estuche. 
  • A la hora de secarse las manos, hacerlo siempre con una toalla limpia. 
  • Limpiar la lentilla usando líquido de lentillas, frotándola durante 15 segundos por cada lado. 
  • Sustituir el líquido de las lentillas del interior del estuche cada vez que se hace uso de ellas. 
  • Limpiar el estuche de las lentillas de forma diaria y correcta. 
  • Desechar las lentillas cuando hayan completado su vida útil.
    Desechar las lentillas cuando detectemos que están en mal estado (incluso si todavía están dentro del período considerado como vida útil). 
  • No guardes las lentillas en agua, usa siempre líquido para lentillas, que es la fórmula correcta para garantizar su buen mantenimiento y la desinfección ante posibles gérmenes. 

¿Qué son las lentillas de colores y para qué sirven?

Al hablar de lentillas, lo más habitual es pensar en las lentillas correctoras. Es decir, aquellas que sirven para corregir un problema de la vista. Sin embargo, también existen las lentillas de colores, o lentillas recreativas. 

Las lentillas de colores son similares a las lentillas transparentes pero, en este caso, cuentan con un dibujo o color en la superficie. De esta forma, al colocarse en el ojo, permiten crear el efecto de que se tiene el iris de un color diferente al natural. El objetivo de estas lentillas de colores es estético o recreativo. O sea, el dibujo o el color no cumple una función visual en sí misma. Sin embargo, pueden ser útiles si queremos cambiar el color de nuestros ojos de forma temporal. 

Aunque la mayoría de las lentillas de colores no tienen graduación, existe la posibilidad de combinar lentillas correctoras con lentillas de color. De esta forma, obtenemos lentillas que permiten corregir problemas de la vista y cambiar el color del ojo al mismo tiempo. 

Los cuidados y el mantenimiento de las lentillas de colores es similar al de las lentillas correctoras o lentillas convencionales. Dependiendo de las características y tipo de lentillas que sean, habrá que adaptar dichos cuidados y mantenimiento a las mismas.

¿Cómo funcionan las lentillas tóricas?

Las lentillas tóricas, o lentes de contacto tóricas, son un tipo de lentillas que están especialmente diseñadas para corregir el astigmatismo. 

La mayoría de las lentes de contacto tienen una forma curva continuada. Sin embargo, en el caso de las lentes tóricas, esta forma es diferente. En concreto, las lentillas tóricas tienen la zona periférica curva (igual que las lentillas convencionales), pero la parte central tiene una forma diferente (adaptada a las necesidades de cada paciente). Esto permite corregir los distintos tipos de astigmatismo, tanto si se trata de astigmatismo corneal como de astigmatismo en el cristalino. 

Al igual que sucede con otros tipos de lentillas, las lentillas tóricas pueden ser blandas o duras, con mayor o menor duración. La elección de un tipo u otro dependerá de las características de cada persona y de la recomendación del oftalmólogo. 

¿Qué hacer si me duelen los ojos al usar lentillas?

Cuando usamos lentillas, los ojos no deben causar dolor ni malestar. Si sentimos que los ojos nos molestan o se nos ponen rojos cuando estamos con las lentillas puestas, debemos retirarlas de inmediato y limpiar los ojos. En estos casos, lo más probable es que exista algún tipo de irritación en la córnea o en la conjuntiva y, al contacto con las lentillas, esta empeore. 

Además de retirar las lentillas, es necesario que vayamos al médico para que pueda llevar a cabo una revisión del estado de nuestros ojos y, si fuera necesario, iniciar el tratamiento más adecuado en cada caso.

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario