Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Agudeza visual: qué es y cómo entrenarla

La agudeza visual es la capacidad de nuestro sistema de visión para percibir, detectar o identificar objetos especiales con unas condiciones de iluminación buenas. 

New Call-to-action

Test de agudeza visual

Para determinar tu nivel de agudeza visual existen diversos test, como el test de Snellen, una tabla formada por filas de letras que van reduciendo su tamaño según bajamos la mirada: cuanto más abajo logre ver nítido el paciente, mayor agudeza visual tendrá.

Otro test es el de Landolt, donde se trata de identificar la continuidad de caracteres formados por líneas discontinuas; en esta prueba es común la presencia de la letra C, en forma circular y en distintos tamaños y posiciones, para que el paciente tenga que resolver dónde está la discontinuidad: arriba, abajo, a la derecha…

Por último, también podemos medir nuestra agudeza visual con el test de contraste y frecuencias, donde el objetivo es el cálculo de la agudeza visual al contraste (diferenciación de blanco y negro). Si alguna vez has acudido al oftalmólogo a revisar tu vista, seguro que estas pruebas te resultarán familiares.

Mujer pelirroja con camiseta gris

Ejercicios para entrenar la agudeza visual

Sin embargo, aunque la agudeza visual es algo que se presenta de forma natural en cada persona (algunas presentan una agudeza visual superior que otras sin que tengan que hacer nada para conseguirla), existen ciertos ejercicios que nos pueden permitir mejorarla. Algunos de los más conocidos son los siguientes: 

Ejercicio del punto

Para realizar este ejercicio bastará con seguir las siguientes indicaciones en el orden en el que se presentan a continuación:

  • Localiza un punto o una coma en una página.
  • Céntrate en enfocarlo para que sea lo más nítido posible.
  • Cuando esté totalmente enfocado es posible que el punto se vuelva algo borroso; si esto ocurre, intenta relajar los ojos, por ejemplo, ciérralos durante un minuto.
  • Vuelve a mirar el mismo punto pero sin verlo fijamente. En lugar de eso, tienes que permitir que tus ojos se muevan lentamente por la página alrededor del punto. No te enfoques solo en este punto, ya que los ojos necesitan movimiento…
  •  Intenta cerrar los ojos e imaginar el punto. Luego abre los ojos y míralo de nuevo, cuando tus ojos están relajados, es más fácil ver el punto.

Este sencillo ejercicio permite que la musculatura de la pupila sea más receptiva a este tipo de imágenes pequeñas, como pueden ser los detalles de las cosas, lo que favorece que se mejore la agudeza visual. 

Ejercicio de la doble visión

Este ejercicio pretende lograr que tus ojos trabajen en conjunto, pues la mayoría de las personas utiliza solo un ojo para ver un objeto. Se trata de otro de los ejercicios  más conocidos y recomendados para mejorar nuestra agudeza visual: 

  • Generalmente, ponerse bizco es una forma de enfocar un objeto con ambos ojos. Sin embargo, esto genera un estrés innecesario en la visión. Por ello, lo que tendremos que hacer es que los ojos enfoquen de la misma forma que lo hacen cuando se ponen bizcos pero sin forzar la mirada. 
  • Lo primero que habrá que hacer es seleccionar un objeto, preferiblemente uno que no esté demasiado lejos ni demasiado cerca. 
  • A continuación, dirigimos nuestra mirada a dicho objeto y, en lugar de forzar la vista para que se vea de forma nítida, intentamos relajar la mirada lo más posible, pero manteniendo la vista fija en el objeto en cuestión. 
  • A los pocos segundos, deberemos notar cómo, de forma natural, la propia mirada se acomoda a la imagen del objeto sin que tengamos que forzar la vista. 
  • Mantendremos esta situación durante unos segundos más y, después, descansaremos la mirada, mirando a otro sitio y parpadeando bastante. 
  • A continuación, repetiremos el ejercicio varias veces más con el mismo objeto. 

Este ejercicio, que parece muy sencillo, permite que ambos ojos trabajen de manera conjunta, adaptándose uno al otro y viceversa. Esto consigue que nuestra agudeza visual sea mayor, ya que facilita que este trabajo conjunto de los ojos se lleve a cabo de forma automática cuando fijamos la mirada en cualquier objeto determinado. 

Alternancia con lapiceros o bolígrafos

Para este ejercicio vamos a necesitar dos lapiceros o dos bolígrafos, y está especialmente indicado para mejorar la agudeza visual en aquellas personas que tienen astigmatismo

  • Se toma cada uno de los lapiceros con una mano y se extienden ambos puños cerrados con los lapiceros sobresaliendo frente a nosotros. 
  • A continuación, separamos ambos puños entre sí, de forma que formen un ángulo de unos 45º aproximadamente. 
  • El ejercicio consistirá en mirar repetidamente de lado a lado cada uno de los lapiceros que sobresalen del puño. Para ello, es importante relajar la mirada y dejar que sea el propio ojo el que se adecúe de forma natural a la imagen que va cambiando cada vez que miramos al otro lapicero. 
  • Repetiremos este ejercicio al menos diez veces con cada lapicero. 

Este ejercicio permite mejorar la agudeza visual en las distancias cortas y lejanas, y está especialmente indicado para aquellas personas que tienen astigmatismo. 

Movimientos laterales y círculos

Este ejercicio mejora la agudeza visual de nuestros ojos y, además, también está indicado para combatir la fatiga visual causada por falta de sueño, muchas horas delante del ordenador, o simple cansancio. 

  • Lo primero que vamos a hacer es mover los ojos de derecha a izquierda diez repeticiones. 
  • En segundo lugar, realizaremos el mismo ejercicio, pero moviendo en este caso los ojos de arriba a abajo, también diez veces. 
  • A continuación, lo que haremos será hacer círculos con la mirada a cada lado. Primero contando hasta diez en una dirección y después repitiéndolo pero en el sentido inverso. 
  • Para terminar, descansaremos unos segundos y repetiremos el ejercicio desde el principio una vez más. 

Este ejercicio ayuda a que toda la musculatura de los ojos se estire y, de esta forma, que actúe de forma más rápida y precisa a la hora de fijar la mirada en cualquiera de los objetos que tenemos delante, consiguiendo que las imágenes que percibamos sean más precisas y, en consecuencia, mejorando nuestra agudeza visual.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario