Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Tipos de lentillas: características, puntos fuertes y débiles

Hoy en día el mercado nos ofrece diversos tipos de lentillas o lentes de contacto. La elección de una u otra dependerá de factores diversos: el defecto visual de cada usuario, gustos personales, hábitos, profesión, deportes que practique o presupuesto.

New Call-to-action

Los diferentes tipos de lentillas

En función del material, diseño y duración de las lentillas, estas pueden clasificarse en diversos tipos:

Según el material de fabricación

  • Lentes blandas (hidrofílicas) Están fabricadas de un material que tiene una gran capacidad para hidratarse, conocido como hidrogel. Su principal ventaja es que son muy cómodas, pero por contra son más complicadas de limpiar y pueden romperse con facilidad.
  • Lentes rígidas. Actualmente casi todas las lentes rígidas están contruídas de gas permeable Estas lentillas dejan pasar con bastante facilidad el oxígeno, con lo que se ha ganado en comodidad en relación al material que se utilizaba anteriormente, el polimetil metacrilato, el cual tenía muy poca permeabilidad al oxígeno. De cualquier modo, las lentes rígidas son más incómodas que las blandas y el paciente suele notar que las lleva puestas.

Según la duración

  • Lentillas reutilizables. Puede ser semanales, mensuales o anuales.
  • Lentillas desechables. Su duración se limita a un solo día y luego hay que cambiarlas por unas nuevas.

La gran ventaja de las lentillas desechables es que no precisan de mantenimiento ni tienen que limpiarse, aunque pueden salir algo más caras si su uso es muy frecuente. Por este motivo, se suelen aconsejar a personas que solo se las ponen de vez en cuando.

Según el diseño

  • Esféricas. Corrigen defectos de refracción, como la miopía y la hipermetropía, y astigmatismos corneales inferiores a 3.00 dioptrías.
  • Tóricas. Son las más indicadas para corregir astigmatismos superiores a 3.00 dioptrías o no corneales. Su principal problema es que tienden a girarse al parpadear.
  • Bifocales. Se utilizan para contrarrestar problemas de visión a distintas distancias, cuando confluyen en una misma persona uno o más defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo) junto a problemas de presbicia o vista cansada.

Estos tres tipos son los más usados, pero existen otras muchas clases de lentillas que se fabrican con el fin de corregir condiciones específicas. Dentro de este grupo estarían las lentes para el tratamiento de queratoconos o lentillas estéticas para disimular cicatrices corneales

Las limitaciones de las lentillas

Las lentillas han supuesto un notable avance, sobre todo a nivel de comodidad y posibilidad de practicar con comodidad la mayoría de deportes y acciones cotidianas, en relación a las gafas tradicionales. Permiten practicar deportes de contacto en los que no es posible llevar gafas por seguridad e, incluso, por cuestiones normativas. También es posible usar gafas de sol o protectoras sin ningún problema y sin necesidad de que estén graduadas.

Mujer poniéndose una lentilla

Las lente de contacto también solucionan los problemas estéticos de aquellas personas que no acaban de verse bien con gafas, pese a que actualmente existen muchísimos modelos, de diversos materiales, formas y colores.

Además, las lentillas han ido evolucionado a lo largo del tiempo, hasta lograr unos notables niveles de confort, comodidad y cada vez menos mantenimiento. Y con las actuales lentes desechables, ya no tenemos que preocuparnos ni siquiera de su limpieza, al ser de usar y tirar.

Sin embargo, aún existen importantes limitaciones con respecto a las lentillas:

  • Todavía muchas personas no las toleran.
  • Pueden llegar a provocar molestias e infecciones.
  • No permiten bañarse con ellas en la playa y la piscina.
  • Puede provocar lesiones en el ojo a consecuencia de un golpe.
  • Precisan de medidas higiénicas y algunos cuidados, como tener que guardarlas en su estuche correspondiente.
  • Por lo general, tienen un uso limitado entre 8 y 12 horas y no se puede dormir con ellas puestas.

Afortunadamente, para muchos pacientes con problemas de visión, una cirugía refractiva puede liberarlos de tener que usar tanto gafas como lentes de contacto.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario