Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Dolor de ojos, ¿cuándo debo acudir al oftalmólogo?

El dolor de ojos es una sensación lacerante e incómoda que se produce alrededor del ojo o directamente en éste. Tiene diversas causas, desde lesiones y traumatismos hasta enfermedades visuales más complejas, y por eso mismo requiere de una exploración específica que ayude a determinar el tratamiento adecuado en función del factor que haya provocado el dolor.

Este tipo de dolores no se deben confundir con la sensación de molestia o fatiga ocular, que, por lo general, es un problema que desaparece con un poco de descanso y cuidado.

En cualquier caso, lo más importante a la hora del diagnóstico es suministrar a nuestro oftalmólogo la información necesaria para que determine el origen del dolor ocular, por ejemplo, la localización exacta del mismo y si es crónico o agudo.

New Call-to-action

Causas más frecuentes del dolor de ojos

El dolor en el ojo o en la zona aledaña a éste ya es en sí mismo un síntoma de que algo no anda bien. Por lo general, es una respuesta a problemas en los nervios faciales, infecciones leves o agudas u otras situaciones a considerar.

Para que tengas una idea más precisa de cuáles pueden ser los orígenes de dicho dolor, echa un vistazo a la siguiente lista:

Es la inflamación del nervio óptico. Aunque en un primer momento parece que está localizado en el globo ocular como tal, en realidad afecta a la zona aledaña al ojo. La visión borrosa, los ojos saltones, los temblores, e incluso los trastornos del habla son algunos de los síntomas que sueñen acompañar a la neuritis óptica

  • Infección de los tejidos aledaños al ojo:

También se conoce como celulitis orbitaria y se caracteriza por la inflamación de los párpados, las cejas e incluso las mejillas. La clave en estos casos es buscar el origen de dicha inflamación y definir el tipo de tratamiento, que puede incluir productos antiinflamatorios, antibióticos o antivirales.

  • Traumatismos:

Los golpes o traumatismos también se consideran causas directas del dolor ocular. En estos casos, alguno de los nervios craneales no funciona como es debido y envían señales al cerebro, el cual reacciona manifestando un dolor en la zona.

  • Enfermedad de Addison:

Aunque no es una enfermedad propiamente visual, sino que se caracteriza por una insuficiencia suprarrenal, en algunos pacientes suele generar daños de percepción que afectan a sentidos como el gusto, el olfato, el oído y, por supuesto, la vista. Sin embargo, en casi todos los casos se trata de daños reversibles gracias al tratamiento.

  • Migraña ocular:

El dolor ocular a veces es una reacción directa de la migraña ocular, una anomalía que, a su vez, se origina por circunstancias atípicas o desajustes. Recordemos que no es un simple dolor de cabeza; es una situación en la que se produce en cambio drástico en el flujo de sangre del cerebro y que acaba afectando a la corteza visual, la zona que se encarga de controlar la vista. Las causas de la migraña pueden ser de tipo físico (una enfermedad visual) o psicológico (ansiedad, estrés, falta de sueño).

Ante la variedad de causas que puede originar el dolor ocular, la mejor recomendación que podemos darte es acudir a la consulta de tu oftalmólogo, quien se encargará de señalarte el tratamiento oportuno y otras consideraciones.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario