Llama gratis
900 180 100

El blog de la Oftalmología

Esclerectomía profunda no perforante

5/5 - (1 voto)

La esclerectomía profunda no perforante (EPNP) es una técnica quirúrgica de cirugía de drenaje que se emplea para reducir la presión intraocular elevada que puede llegar a producir glaucoma. El glaucoma es una enfermedad que se caracteriza por la pérdida de visión como consecuencia de un daño en el nervio óptico y suele ser asintomático.

¿Para qué se realiza la esclerectomía profunda no perforante?

El objetivo de la esclerectomía profunda no perforante es facilitar la salida del humor acuoso (líquido incoloro que se encuentra dentro del globo ocular por delante del cristalino) hacia el espacio subconjuntival para reducir la presión intraocular (PIO) a través de una membrana natural de pocas micras (la denominada ventana trabéculo-descemética). Esta membrana actúa generando una resistencia parcial a la salida del humor acuoso y, aún así, permite la reducción de la presión intraocular por filtración.

Para evitar que la vía de salida del humor acuoso funcione a largo plazo, evitando su cierre, el cirujano puede:

  • Utilizar medicamentos que reduzcan la cicatrización (sustancias antimitóticas).
  • Colocar unos implantes intraesclerales, reabsorbibles o no, que mantendrán la vía abierta durante más tiempo y facilitarán la salida del humor acuoso.

Diagrama de un ojo

¿Cuándo se aplica la esclerectomía profunda no perforante?

Esta técnica quirúrgica, que se lleva realizando desde 1984,  puede aplicarse como procedimiento único o combinarse con una cirugía de cataratas y está indicada en pacientes cuyo ángulo camerular (unión entre la córnea, el iris y la esclera) esté abierto. Por lo tanto, se excluiría a pacientes con alteraciones anatómicas de este ángulo: ángulos cerrados, sinequiados y síndromes iridocorneales. En estos casos es habitual que se empleen otros procedimientos como la trabeculectomía, por la que se realiza la apertura directa de la cámara anterior para reducir la tensión ocular alta. En otros casos, se opta por la esclerectomía profunda no perforante para minimizar las complicaciones postoperatorias de la trabeculetomía.

¿Cómo es el postoperatorio?

En el periodo postoperatorio es habitual que el médico indique la realización de ciertas pruebas para comprobar el resultado de la intervención y el estado de los implantes, como la gonioscopia o la OCT del segmento anterior. Además, se realizará un control estricto de la evolución de la presión intraocular. Por último, tras este procedimiento quirúrgico se suelen emplear fármacos antiinflamatorios y corticoides.

Teresa Delgado
24/05/2022
100% recomendable, trato, profesionalidad y eficacia al mismo nivel, top
Santiago Esponda Chaux
23/05/2022
Juan Carlos Cuenca
20/05/2022
David Tores
13/05/2022
Carolina Vicent Toril
03/05/2022
Christian Martinez Garcia
20/04/2022
Sierri León Vega
06/04/2022
Marta Acero
02/04/2022
Contenta con el momento de la operación y cómo nos han tratado, aunque sí es cierto que me dijeron que iba a quedar después de la operación totalmente perfecta y que mi visión iba a ser del 100% y NO HA SIDO así. Ayer mismo me dieron el alta y avisé a mi Doctora Belén que no veía 100% bien desde mi ojo izquierdo y me dijo que me había quedado un poco de astigmatismo en ese ojo y que no hacía falta ningún retoque. Esto ha sido bastante feo para mí, porque crees que vas a quedar perfecta al 100% y te quedas viendo mal de un ojo, la verdad que ha sido un final un tanto amargo. Tengo dos amigas que se iban a operar aquí, y ya me encargaré de avisarlas por lo menos que no se quede como yo, con ese mal sabor de boca.
Flora Rascón Rascón
24/03/2022
Jorge Gallego
23/02/2022
Le pongo 5 estrellas porque no se pueden poner mas. El trato es espectacular desde que entras por la puerta, el personal muy profesional y agradable que no escatima en tiempo y dedicacion al paciente, Un 10.

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario