Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Fatiga ocular: cómo proteger los ojos de las pantallas

Aunque la fatiga ocular puede tener diversas causas, el uso excesivo de pantallas es una de las más comunes. Especialmente en la actualidad, cuando muchas personas pasamos largas horas delante del ordenador o utilizando el teléfono móvil. En este artículo te contamos cómo prevenirla y cómo tratar sus síntomas más molestos. 

Qué es la fatiga ocular

La fatiga ocular se produce cuando se hace un uso intensivo de los ojos, por ejemplo, tras conducir largas distancias, leer durante mucho tiempo, o, más frecuentemente, cuando pasamos largas horas delante de una pantalla. Estas actividades requieren concentración y un uso intenso tanto de los propios ojos como de los músculos que los rodean y que permiten su movimiento, lo que termina por cansarlos igual que se cansaría cualquier otro músculo u órgano del cuerpo. 

Chico con jersey azul trabaja en el ordenador y se frota un ojo

Síntomas de la fatiga ocular 

Al principio, los síntomas de la fatiga ocular pueden ser leves. Sin embargo, a medida que se prolonga la actividad que los produce, estos pueden ir en aumento. 

Algunos de los efectos más comunes de la fatiga ocular son los siguientes:

  • Sensación de cansancio en ojos y párpados. 
  • Escozor o picor en los ojos. 
  • Enrojecimiento de los ojos.
  • Sensación de sequedad ocular. 
  • Lagrimeo excesivo que no termina de lubricar correctamente el ojo.
  • Sensación de tener arenilla en los ojos. 
  • Fotofobia o mayor sensibilidad a la luz. 
  • Visión borrosa
  • Dificultad para mantener los ojos abiertos. 
  • Dolores de cabeza o migrañas. 
  • Dificultad para concentrarse.

New Call-to-action

Causas de la fatiga ocular

La causa que está detrás de la fatiga ocular siempre está relacionada con un uso intensivo de la vista. Es decir, se trata de la consecuencia de un sobreesfuerzo o de un esfuerzo visual mantenido durante largo tiempo.

Este sobreesfuerzo suele estar vinculado a la realización de una actividad concreta que, para hacerse, requiere del uso intenso de la vista. En este sentido, algunas actividades cotidianas que pueden llegar a producir fatiga ocular pueden ser conducir durante largas horas (especialmente si es de noche), leer y, sobre todo, el uso de pantallas. Usar pantallas (ordenador, smartphone, dispositivos electrónicos en general, etc.) requiere concentración por parte de nuestra vista y, además, a este esfuerzo se suma el hecho de que la luz que emiten las pantallas, unido a un menor parpadeo, acentúan los efectos de la fatiga ocular.

De hecho, la fatiga visual es uno de los problemas laborales más frecuentes, sobre todo en entornos de oficina, donde los trabajadores pasan largas horas o todo el día frente a un ordenador

Relación entre fatiga ocular y el uso de las pantallas

Aunque la fatiga ocular puede estar causada por diferentes actividades, el uso de pantallas es una de las más comunes en la actualidad. Esto se debe a varios factores:

  • Mayor uso de pantallas: En primer lugar, hay que tener en cuenta que, en la actualidad, el tiempo que pasamos delante de una pantalla es considerablemente mayor que el de años atrás. Esto hace que sea más frecuente  llegar a realizar el sobreesfuerzo necesario para que aparezca la fatiga ocular. De hecho, este tipo de fatiga visual es tan habitual que, en muchos casos, ya se habla directamente de fatiga ocular digital para diferenciarla del resto. 
  • Efecto de la luz azul: En segundo lugar, hay que considerar que, al mirar a una pantalla, se está mirando directamente a una fuente que irradia luz, lo que de por sí favorece la fatiga ocular. Además, parte de la luz que emiten las pantallas es la denominada luz azul, que es especialmente dañina para los ojos, lo que favorece todavía más la aparición de este problema. 
  • Menor parpadeo: Finalmente, el uso de pantallas está vinculado a una menor frecuencia de parpadeo. Al usar pantallas, el número de veces que parpadeamos por minuto se reduce de forma considerable. Esto implica que la lubricación e hidratación natural del ojo se vea afectada y, en consecuencia, se favorezcan todavía más las condiciones necesarias para que aparezca la fatiga ocular. 

Cómo prevenir la fatiga ocular

Aunque existen formas de tratar la fatiga visual cuando esta ya ha aparecido, lo mejor que podemos hacer por la salud de nuestros ojos es prevenirla. Para ello, algunos de los consejos que podemos seguir cuando usamos pantallas son los siguientes.

Descansar con frecuencia

Dejar de utilizar la pantalla antes de que se empiecen a sentir las primeras molestias es la mejor manera de prevenir la fatiga ocular digital. Un descanso de unos 5 minutos por cada 30-60 minutos de uso de pantallas suele ser suficiente. 

Guardar una distancia de al menos 50 cm entre los ojos y la pantalla

La distancia a la que se sitúa la pantalla de nuestros ojos también es importante. Por lo general, se considera que una buena distancia para prevenir los efectos de la fatiga ocular son los 50 cm o, si se prefiere, la longitud de nuestro brazo extendido. 

Aumentar el parpadeo de manera consciente

Al usar pantallas desciende el número de veces que parpadeamos por minuto. Esto es normal, pero, si nos forzamos a parpadear más de lo habitual, reduciremos el cansancio de los ojos y evitaremos (o al menos haremos que aparezca más tarde) la fatiga ocular. 

Usar lágrimas artificiales para complementar la hidratación ocular

Las lágrimas artificiales se aplican directamente por vía oftálmica y se pueden comprar en la farmacia. Este producto imita la composición de la lágrima natural del ojo, por lo que permite complementar la lágrima natural cuando esta es insuficiente, mejorando la lubricación e hidratación de los ojos.

Aplicar la regla 20 20 20

La regla 20 20 20 es un buen sistema para evitar la aparición de la fatiga visual digital o síndrome visual informático. Esta regla consiste en parar cada 20 minutos, durante 20 segundos, mirando a una distancia de unos 20 pies (unos 6 metros aproximadamente). 

Cómo tratar la fatiga ocular cuando ya ha aparecido

Sin embargo, si la prevención no ha sido suficiente para evitar la aparición de sus efectos, existen ciertos remedios para la fatiga ocular que nos ayudarán a reducir sus molestias y su tiempo de duración. Si quieres saber qué hacer cuando tienes fatiga visual sigue leyendo y te lo contamos. 

New Call-to-action

Detener el uso de las pantallas

Lo primero que debemos hacer para poner remedio a la fatiga ocular es dejar de utilizar las pantallas. De lo contrario, los ojos seguirán realizando un sobreesfuerzo y los síntomas solamente podrán ir a peor. 

Cerrar los ojos y masajear la zona de las sienes

Cerrar los ojos ayuda a que los síntomas de la fatiga ocular desaparezcan más rápido. Si acompañamos este descanso con un suave masaje en la zona de las sienes conseguiremos acelerar todavía más el proceso de recuperación. 

Aplicar lágrimas artificiales

Además de poder usarse para prevenir la fatiga ocular, las lágrimas artificiales también ayudan a tratar sus síntomas. Por ello, es importante tenerlas siempre a mano para poder usarlas cuando sea necesario. 

Acostarse durante un rato

Una de las formas más efectivas para solucionar este problema pasa por meterse en la cama. No es necesario dormirse (aunque si nos dormimos ayudará al descanso de todo el cuerpo), basta con acostarse durante un rato para que los ojos descansen. Si la habitación está en silencio y completamente a oscuras notaremos la mejoría antes.

Mirar a objetos lejanos o por una ventana

Otra forma de mitigar los efectos de la fatiga crónica pasa por relajar la vista mirando a largas distancias, como pueden ser objetos lejanos o, simplemente, a través de una ventana. 

Aumentar la frecuencia de  parpadeo

Finalmente, otra forma que nos puede ayudar como remedio a la fatiga visual es aumentar la frecuencia de  parpadeo. Esta acción tan sencilla, además de ayudarnos a prevenir su aparición, también va a conseguir disminuir las molestias causadas por la fatiga visual, por lo que es algo que debemos recordar y hacerlo con frecuencia para evitar el cansancio de los ojos causado por el sobreesfuerzo al que los sometemos frente a las pantallas.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario