Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

¿Qué es la fóvea del ojo?

La fóvea del ojo es una parte fundamental del ojo y, a pesar de ello, muchas personas no la sabrían ubicar en la anatomía general del ojo. Esto se debe a que ocupa una parte muy pequeña del mismo, en concreto en la retina. Sin embargo, aunque sea una parte tan pequeña, es una zona importantísima para nuestra salud visual, ya que de ella depende la visión central de nuestro campo de visión. 

New Call-to-action

Qué es la fóvea del ojo

La fóvea del ojo es una parte del ojo que se corresponde con el centro de la mácula que, a su vez, es una parte de la retina. Es decir, tomando el globo ocular, encontramos la pared interna posterior, que es donde se encuentra la retina. La retina es la responsable de percibir la luz que llega al interior del ojo a través de la pupila y transformarla en impulsos eléctricos que son transmitidos a través del nervio óptico hasta el cerebro. Justo en el centro de la zona de la retina, se encuentra una pequeña depresión (con aspecto semiesférico). 

Esta pequeña depresión también constituye parte de la retina, pero en este caso se denomina mácula, y es la responsable de la visión central de nuestro campo de visión (el resto de la retina es la que se ocupa de la visión periférica). Finalmente, en el centro de la mácula, justo donde la depresión de la retina es mayor, es donde se sitúa la fóvea, que es la parte de la mácula que se ocupa de realizar la mayor parte de su trabajo a la hora de realizar la visión central de nuestro campo visual. 

Imagen con detalles de la fóvea del ojo

Funciones principales de la fóvea del ojo

La fóvea, también denominada a veces como fóvea centralis, es la zona de la retina más sensible al color y a la nitidez. Debido a esto, se ocupa de funciones como la percepción del color y de ella depende en gran medida la agudeza visual de cada persona. Además, debido a que tanto la fóvea como la mácula en su conjunto se ocupan de la visión central del campo visual, cumple la función de percibir aquellos objetos que tenemos situados justo delante y, sobre todo, aquellos que requieren mayor nitidez cuando estamos mirando: como por ejemplo cuando estamos leyendo, mirando un cuadro o a la cara de otra persona. 

Cómo cuidar nuestros ojos 

Tanto la fóvea como la mácula en su conjunto son partes fundamentales de la retina, que es la parte del ojo encargada de convertir la luz en impulsos eléctricos que son enviados a nuestro cerebro. Es decir, se trata, en última instancia, de la parte de nuestros ojos que nos permite ver correctamente el mundo que tenemos enfrente, por lo que es importante que las cuidemos correctamente. 

En la mayoría de los casos, su cuidado pasa por el cuidado general de nuestra vista y, en casos concretos, siguiendo las recomendaciones y tratamientos prescritos por nuestro oftalmólogo si este lo considera necesario. Algunas de los problemas más comunes que suelen afectar a la mácula, y en consecuencia también a la fóvea del ojo, son la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) o el desprendimiento de retina. Así mismo, también existen enfermedades menos comunes que también pueden dañarla en algunos casos, como pueden ser la retinosis pigmentaria o retinopatía diabética, entre otros. 

Debido a esto, es recomendable que toda persona (incluidas también personas sanas) visiten a su oftalmólogo con frecuencia para llevar a cabo revisiones rutinarias que permitan controlar la evolución de nuestros ojos e intervenir en las primeras fases en el caso de que se detecte alguna enfermedad. Aunque estas visitas son recomendables a cualquier edad, se vuelven especialmente importantes a partir de los 40 ó 45 años, cuando nuestros ojos empiezan a mostrar los primeros signos de la edad. 

Fuentes:

Academia Americana de Oftalmología – Partes del ojo

Academia Americana de Oftalmología – La fóvea

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario