Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Veo borroso, ¿voy a tener que llevar gafas?

La visión borrosa puede estar provocada por muchos factores, aunque en casi todos los casos se debe a problemas refractivos (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo). Si ve borroso, debería acudir a un especialista para que determine qué le ocurre y le indique un tratamiento. En este artículo hablaremos de las posibles causas de la visión borrosa y las opciones para abordar este problema.

Cefaleas y Migrañas

Las cefaleas intensas o migrañas, pueden afectar a la visión y producir visión borrosa. Una vez pase el dolor, su visión volverá a la normalidad. Si son permanentes, debe consultar con un médico especialista en neuroftalmología.

Fatiga

La fatiga puede causar visión borrosa de manera temporal. En el caso de la fatiga, el hecho de pasar muchas horas seguidas forzando la vista, por ejemplo estudiando para un examen, puede provocarla. En estos casos, la visión volverá a ser normal una vez se haya descansado. Si el cansancio se extiende en el tiempo, por ejemplo en el caso de una persona que pase todo el día trabajando frente al ordenador, puede llegar a producirse una fatiga visual a largo plazo.

Estrés

El estrés también puede causar visión borrosa,. Entre otros factores, este problema puede venir provocado por  una inflamación benigna de la mácula (la parte de la retina que percibe los detalles). En este caso, los tratamiento son variados y es el oftalmólogo quien debe determinar cuál es el más  adecuado.

Cataratas

Las cataratas se producen cuando el cristalino va perdiendo progresivamente su transparencia normalmente debido a la edad, hasta volverse opaco. Esto provoca un gran deterioro de la visión y la  única solución es la cirugía.

Vista borrosa de ciudad al atardecer 

Diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que perjudica a la salud de diversas formas. Una de estas complicaciones es la retinopatía diabética, que daña los pequeños vasos sanguíneos de la retina provocando visión borrosa y, a la larga, ceguera.

Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad ocular causada, generalmente,  por el aumento de la presión intraocular. Este aumento de presión daña el nervio óptico secundario y, consecuentemente, genera pérdida de visión. Los tratamientos que reducen la tensión intraocular suelen ser eficaces en la prevención y en las primeras fases para el control  del glaucoma.

Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

La DMAE supone una pérdida progresiva de la visión central que se traduce en problemas para realizar tareas de precisión. Habitualmente va asociada a una visión deformada de los objetos y afecta a personas de la tercera edad. Existen dos tipos, la DMAE seca o atrófica y la DMAE húmeda o exudativa. La segunda es más grave y menos común, pero también es la única que tiene tratamiento.

Descarga la guía:

Errores refractivos

La refracción es el fenómeno por el que la luz cambia de dirección al pasar por la córnea y luego por el cristalino. Esta luz incide en la retina, que recibe y transmite esta información a través del nervio óptico al cerebro, el cual la interpreta.

Cualquier defecto ocular que ocasione un enfoque inadecuado de la imagen sobre la retina, causa una disminución de la agudeza visual. Los errores refractivos más comunes son la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la presbicia o vista cansada.

Miopía

En un ojo normal, la luz que atraviesa el ojo se enfoca justo en la retina. Sin embargo, en el ojo miope, la imagen se enfoca antes de llegar a la retina, por lo que se genera visión borrosa. Los miopes tienen problemas para enfocar los objetos lejanos, pero no los cercanos.

La miopía se produce, casi siempre, porque el globo ocular es más largo de lo normal, aunque también puede deberse a que la córnea, el cristalino o ambos  son más potentes de lo habitual.

La miopía elevada, también llamada alta miopía o miopía patológica, puede degenerar en problemas más graves.

Hipermetropía

Es el caso contrario a la miopía. En el ojo hipermétrope la luz converge detrás de a la retina. Casi siempre se debe a que el ojo es muy corto en su eje antero-posterior. Una persona con hipermetropía tiene problemas de visión a distancias cortas, pudiendo ver con mayor claridad a distancias lejanas.

Astigmatismo

El caso del astigmatismo es un poco más complejo. Éste se produce cuando la córnea (la capa más externa del ojo) no tiene la misma curvatura en toda su superficie. La luz que entra al ojo se enfoca en distintas partes de la retina causando una visión borrosa y distorsionada a todas las distancias.

Existen varios tipos de astigmatismo:

  • Simple: afecta solo a un eje
  • Compuesto, que viene acompañado de alguno de los anteriores errores de refracción:
    • Miópico: astigmatismo asociado a miopía
    • Hipermetrópico: asociado a la hipermetropía
  • Mixto, un eje se enfoca delante de la retina y el otro detrás.

Presbicia

La presbicia o vista cansada es un problema de la visión que dificulta el enfoque de los objetos cercanos. Con los años, el cristalino va perdiendo su elasticidad, lo que le dificulta enfocar de cerca. Todas las personas, en mayor o menor medida, sufrirán este problema, ya que es una consecuencia natural del proceso de envejecimiento.

Cómo me afectan los problemas refractivos en mi día a día

Tradicionalmente, el tratamiento para los errores refractivos han sido las gafas y las lentes de contacto, pero ambas pueden llegar a resultar soluciones incómodas y antiestéticas.

  • Los ojos se pueden hundir con el uso continuado de gafas, que además provocan marcas y ojeras, se clavan y se mueven de su sitio.
  • El deporte es una de las actividades para las que más perjudican las gafas. Aparte de que se empañan, se pueden caer y escurrir con el sudor. Además, pueden ser peligrosas si se rompen por un golpe.
  • Las lentillas también pueden ser molestas e incluso algunas personas nunca se acostumbran a ellas. Se pueden mover dentro del ojo haciendo que perdamos la nitidez,  requieren muchos cuidados y se pierden con relativa facilidad. Además, es necesario extremar la higiene al usarlas.

¿Qué hago si no quiero llevar gafas ni lentes de contacto?

Por suerte, es posible librarse de la visión borrosa debida a problemas refractivos gracias a la cirugía refractiva. Existen varias técnicas de cirugía refractiva, siendo el Lasik, las técnicas de superficie (PRK/Lasek), y la implantación de una lente intraocular las más comunes. El método más habitual y consolidado es el Lasik, gracias a la rapidez y sencillez de la intervención. El Lasik permite, además, una fácil recuperación.





¿Por qué veo mal?




No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario